La Congregación de Mena, en Málaga, ha pedido a los líderes de PP, Ciudadanos y Vox que no acudan al traslado del Cristo de la Buena Muerte, la tradicional procesión protagonizada por los legionarios cada Jueves Santo. Los tres partidos han programado actos en la ciudad ese día y sus líderes tenían la intención de acudir al evento, famoso por la iconografía militar y por el canto del ‘Novio de la Muerte’, himno de la Legión, mientras se traslada a la imagen de Jesucristo crucificado.

En una carta, adelantada por el diario El Mundo, el hermano mayor de la congregación, Antonio de la Morena González, pide a estos tres partidos que “tengan a bien no asistir a ninguno de los actos que tenemos previstos para este año dada la proximidad del escenario electoral, evitando de esta forma que los mismos puedan llegar a convertirse en un acto más de campaña electoral”.

Si cumplen con la petición de la cofradía, tanto Casado, como Rivera y Abascal se quedarán sin foto cantando el ‘Novio de la Muerte’. El año pasado, ministros del gobierno popular como María Dolores de Cospedal, Rafael Catalá, Iñigo Méndez de Vigo y Juan Ignacio Zoido sí aparecieron cantando en esta procesión.

Novios de la muerte y novios de la vida

El ‘Novio de la Muerte’ es parte de la banda sonora habitual de Vox y su líder tenía la firme intención de acudir al traslado. En el PP dan acuse de recibo de la carta y confirman estar planteándose acudir o no al icónico evento del Jueves Santo malagueño. Ciudadanos asegura que tenían programada una “visita privada” con la cofradía, pero que nunca estuvo previsto presenciar el desembarco.

En el extremo contrario, el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska ha pedido esta misma semana acabar con el discurso del “macho ibérico que va a caballo con la banda sonora del novio de la muerte”. “Los socialistas somos novios de la vida. Amamos la vida y la disfrutamos”, dijo el ministro en un acto del colectivo LGTBI en Barcelona.

Málaga celebra el próximo jueves uno de los días más solemnes de su Semana Santa. La jornada comienza a las 10, con el desembarco del buque de guerra de los legionarios más conocido como el Contramaestre Casado, que llega desde San Fernando (Cádiz). La recepción es multitudinaria en el puerto, y desde horas antes hay adeptos que esperan la llegada de la nave. Al desembarco le acompaña el himno de la Legión, El novio de la muerte, la misma melodía que Vox adoptó en uno de sus actos más sonados en el Palacio de Vistalegre. Hacia las siete de la tarde comienza la procesión del Cristo de Mena, que recorre Málaga ante las autoridades políticas y sociales; entre los asistentes es un asiduo el conocido actor Antonio Banderas, natural de Málaga, que además fue nombrado legionario de honor.