El aún presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha reaparecido a última hora de la jornada de insurreción en su país para dar por derrotada la «escaramuza golpista» y ha amenazado con acciones judiciales contra los involucrados, en su primera comparecencia desde que el autoproclamado mandatario interino, Juan Guaidó, iniciara el martes la Operación Libertad para derrocar al Gobierno chavista.

«Quiero felicitarlos por la forma valiente y de enorme sabiduría con la que ustedes han conducido la derrota y las escaramuzas golpistas«, ha dicho Maduro a los militares en una cadena nacional, informa Europa Press.

«Han alentado el golpe de Estado con vídeos contra el Gobierno constitucional, contra la paz del país y eso no puede quedar impune», ha subrayado. «He designado a tres fiscales nacionales para interrogar a todos los involucrados y dirigen las investigaciones y acusaciones penales que va a haber ante los tribunales de Justicia», ha aseverado.

Maduro ha hablado desde el Palacio de Miraflores junto al ministro de Defensa, Vladimir Padrino, que, según Estados Unidos, había accedido a dejar caer al presidente venezolano pero dio marcha atrás en el último minuto porque Cuba y Rusia habían alertado al dirigente bolivariano de las maniobras políticas en su contra.

Maduro ha denunciado que al menos «el 80 por ciento» de los militares que fueron convocados por la oposición «fueron engañados»

El dirigente bolivariano además ha subrayado que el país está «mayoritariamente» en paz. «He estado hoy pendiente de los sucesos, qué pasaba hoy. Y se puede ver una Venezuela mayoritariamente en paz, atenta a los sucesos que pasaron solo en un punto de la ciudad, en una autopista», ha añadido.

Maduro ha denunciado que al menos «el 80 por ciento» de los militares que fueron convocados por la oposición «fueron engañados» y que «cuando vieron la presencia de Guaidó y López no había quien diera la cara».

Ha calificado de «loco» tanto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como al resto de miembros de su «pandilla» y ha negado las declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo, en las que asegura que Maduro tenía previsto dimitir este martes y viajar a Cuba, pero le ha disuadido Rusia.

«Pompeo (…) decía que Maduro tenía un avión para irse a Cuba y los rusos lo bajaron del avión y se lo prohibieron. Señor Pompeo, por favor, qué falta de seriedad», ha comentado.

El presidente de Venezuela también ha confirmado que los principales militares implicados en este «golpe» han «huido» a varias embajadas de otros países «habiendo reconocido su fracaso». «Los jefes políticos de la ultraderecha también andan de embajada en embajada huyendo después de haber sometido a todo un país a la angustia», ha subrayado.

Es la primera vez que Maduro aparece en público desde que Guaidó y un liberado Leopoldo López difundieron un vídeo en redes sociales la madrugada del martes para dar comienzo a la Operación Libertad. Los líderes opositores han asegurado que cuentan con el apoyo de «un grupo importante» de militares y han confiado en conseguir más apoyos.

Además, han instado a los venezolanos a tomar las calles y miles de personas en Caracas y otras ciudades han secundado la convocatoria. La Guardia Nacional Bolivariana ha reprimido las movilizaciones opositoras dejando un saldo de al menos un muerto, más de cien heridos y decenas de detenidos.

Pese a ello, Guaidó ha publicado un nuevo vídeo en la madrugada del miércoles en el que ha pedido a los venezolanos que este 1 de mayo tomen de nuevo las calles en una «rebelión pacífica» para derrocar al «tirano». López, por su parte, se ha refugiado junto a su familia en la Embajada de España en Caracas.

Guaidó había reprochado a Maduro que se ha encerrado «en cuatro paredes» por «miedo a dar la cara». «Y no va a aparecer porque no tiene el respaldo de las Fuerzas Armadas», le había retado.