Política | Venezuela VENEZUELA CONTRA LA USURPACIÓN

El Gobierno afirma que Leopoldo López no ha pedido asilo político a España

Numerosos venezolanos salen en Caracas y otras zonas en respaldo del presidente encargado y del liberado Leopoldo López

logo
El Gobierno afirma que Leopoldo López no ha pedido asilo político a España
Leopoldo López, tras ser liberado.

Leopoldo López, tras ser liberado. EP

Resumen:

El líder opositor Leopoldo López, liberado esta mañana por militares a las órdenes de Juan Guaidó, no solicitará asilo en la embajada de Chile en Venezuela, pese a que ha permanecido varias horas como «huésped» en esta delegación diplomática junto a su esposa Lilian Tintori y la hija de ambos. López se ha trasladado con su familia a la embajada de España en Caracas, mientras sigue adelante la llamada Operación Libertad que se está llevando a cabo en Venezuela comandada por Juan Guaidó.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha confirmado este miércoles que Leopoldo López y su familia están en su embajada en Caracas. Leopoldo López y su familia se encuentran en la residencia del embajador de España en Venezuela y «no han solicitado asilo político», según han informado fuentes del Ejecutivo español.

«Ante las informaciones contradictorias, confirmamos de nuevo desde el gobierno que el líder opositor Leopoldo López, junto con su mujer y su hija, se encuentran en la residencia del embajador de España en Caracas», han precisado las fuentes.

Desde el Gobierno han informado además de que López y su familia se encuentran allí acogidos «por decisión propia» y «no han solicitado asilo político».

Por otro lado, Brasil sí ha autorizado asilo a 25 militares venezolanos en su embajada en Caracas.

«Comenzó la Operación Libertad. El golpe de Estado lo dio Maduro, que ha usurpado funciones en Miraflores». El presidente encargado, Juan Guaidó, se ha dirigido a quienes se han unido a su llamamiento al cese de la usurpación en los alrededores de La Carlota, la base aérea situada en Caracas. «Llamen a todo el mundo y que se vengan. Vamos a resistir y vamos a lograr un paso más. Hace falta que se sumen más militares». Rodeado de efectivos de la Guardia Nacional, ha pedido al Ejército a que sea leal a la Constitución y facilite la llegada de la democracia.

«Sí se puede, sí se puede», le han respondido los congregados en el Distribuidor Altamira, junto a la base. Desde primera hora, seis de la mañana en Caracas, Guaidó ha llamado al ejército a que se ponga del lado de la Constitución y ayude en la restauración de la democracia. Lo hacía tras indultar y liberar a su mentor, el dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, que ha encabezado este levantamiento civil y militar contra Maduro. La multitud pretende mantenerse en las calles hasta que Maduro deje el poder.

«Nos queda claro que Fuerzas Armadas están con el pueblo y no con la dictadura», ha señalado el presidente encargado, altavoz en mano. «Todos los venezolanos, incluyendo las Fuerzas Armadas, están a favor del cambio, de la Constitución», ha declarado, en plena calle.

Al principio del día, Guaidó ha llamado a la movilización popular contra el usurpador. «Pueblo de Venezuela, vamos a la calle, la Fuerza Nacional a continuar el despliegue hasta que consolidemos el fin de la usurpación», ha clamado en Twitter. Junto a él, su mentor y dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, que cumplía su pena de prisión en régimen de arresto domiciliario y que ha sido liberado para encabezar este levantamiento civil y militar que tiene como objetivo poner fin a la dictadura de Maduro.

«Es necesario que salgamos todos a la calle a respaldar a las fuerzas democráticas y a recuperar nuestra libertad», señala el presidente encargado. «Organizados y juntos movilícense a las principales unidades militares. Pueblo de Venezuela, todos a la Carlota».

En el Distribuidor Altamira, en los alrededores de esta base aérea ubicada en Caracas donde se concentraron Guaidó y López, ya en libertad. Les acompañan un grupo de diputados de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición a Maduro, y los militares que se han unido a la sublevación. Desde primera hora de la mañana, acuden los venezolanos al llamamiento del presidente encargado.

Ya son cientos los que se han concentrado junto a La Carlota. Algunos han sido reprimidos con gases lacrimógenos. Hay un herido, según informa la agencia Efe. Y un video de ntn24 da cuenta de detonaciones de armas de fuego en la zona en su cuenta de Twitter.

Hay protestas en contra del régimen bolivariano en Lara, Carabobo, Anzoátegui, Aragua, Nueva España y Los Altos Mirandinos. En la base de La Carlota se ha visto un centenar y cuentan con helicópteros. Los uniformados leales a la Constitución y al presidente encargado llevan una banda o un pañuelo azul como distintivo del inicio de «una nueva era».

Como declaración de intenciones, Guaidó ha publicado un vídeo en Twitter en el que aparece rodeado de militares para anunciar que este 1 de mayo comienza «la segunda etapa de la operación de la libertad».

El líder opositor venezolano Leopoldo López, tras ser liberado en Caracas por fuerzas anti chavistas.

El líder opositor venezolano Leopoldo López, tras ser liberado en Caracas por fuerzas anti chavistas. LEOPOLDO LÓPEZ

En la misma red social, Juan Guaidó ha informado que se encuentra reunido con las principales unidades militares de la Fuerza Armada para dar inicio a la «fase final de la Operación Libertad» hasta que «consolidemos el fin de la usurpación que ya es irreversible».

«Fuerza Armada Nacional han tomado la decisión correcta, cuentan con el apoyo del pueblo de Venezuela, con el aval de nuestra Constitución, con la garantía de estar en el lado correcto de la historia» y ha llamado a «desplegar las fuerzas» para expulsar a Nicolás Maduro.

A su vez, Leopoldo López ha declarado desde su red social: «He sido liberado por militares a la orden de la Constitución y del Presidente Guaidó…. Todos a movilizarnos. Es hora de conquistar la Libertad… Venezuela, lo estamos logrando. Fuerza y Fe». Guaidó ha firmado un indulto que se aplicará a todos los presos políticos. El padre del dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López Gil, que concurre a las elecciones europeas en las listas del Partido Popular, confirmaba poco antes de ver su imagen la noticia.

En declaraciones a los medios concentrados en el Distribuidor Altamira, Leopoldo López ha señalado: «Todos los venezolanos que quieran libertad que vengan aquí con nosotros».

Leopoldo López, condenado a casi 13 años de cárcel por su supuesta responsabilidad en la violencia desencadenada en las protestas de 2014, llevaba en prisión domiciliaria desde julio de 2017. Es el mentor de Juan Guaidó, que pertenece a la misma formación política. Informó que había sido indultado por el presidente Guaidó y que había sido liberado por militares fieles a la Constitución.

El presidente encargado de Venezuela juró su cargo ante el cabildo popular el pasado 23 de enero. Estados Unidos fue el país que primero reconoció a Guaidó. España lo hizo, junto a la mayoría de los países de la Unión Europea, una semana después, tras negarse Maduro a convocar elecciones libres.

La Asamblea Nacional ha aprobado una ley de amnistía para aquellos militares que se sumen a quienes quieren poner fin a la usurpación, iniciar la transición y convocar elecciones presidenciales democráticas. Hasta ahora la mayoría de los militares que se han levantado contra Maduro se han refugiado en Colombia. Otros han caído presos y sufren una represión descomunal, según atestigua el Foro Penal Venezolano. Maduro ha potenciado el generalato, con unos 2.000 generales, el doble que Estados Unidos. Así ha logrado su lealtad.

El pasado 23 de febrero Juan Guaidó encabezó un movimiento encaminado a permitir que entrara la ayuda humanitaria en Venezuela desde Colombia y Brasil. Sin embargo, la ayuda no pudo entrar porque Maduro bloqueó los accesos y trató de impedirse un baño de sangre. El apoyo de la comunidad internacional resulta clave para que pueda restaurarse la democracia.

Hay quienes invocan el derecho a proteger para justificar una intervención humanitaria, pero de momento no había apoyo para llevar a cabo este tipo de operación. La Organización de Estados Americanos (OEA) sería la que comandaría la intervención, según diversas fuentes.

Guaidó había convocado una gran manifestación en todo el territorio de Venezuela para el miércoles 1 de mayo. En los últimos días los medios de comunicación venezolanos habían publicado que el régimen estrechaba el cerco contra Guaidó y los diputados de la Asamblea Nacional. Incluso que se había preparado una celda en Fuerte Tiuna para el presidente encargado, según El Nacional.

Desde el viernes pasado está arrestado, en violación de su inmunidad, Gilber Caro, diputado de Voluntad Popular. El ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, había escrito un tuit a primera hora en el que demandaba su liberación. Sobre lo sucedido este martes 30 de abril, el jefe de la diplomacia española ha señalado: «Es el peor escenario que podíamos imaginar». Ha apelado a que se evite un derramamiento de sangre.

Un «reducido grupo de militares traidores»

El régimen bolivariano ha calificado de «golpe de Estado» el movimiento militar y civil encabezado por Guaidó y López, a la vez que ha tratado de minusvalorarlo. Jorge Rodríguez, vicepresidente Sectorial de Comunicación de Venezuela, ha afirmado que están «enfrentando y desactivando a un reducido grupo de militares traidores». Según fuentes gubernamentales, se han entregado 40 militares de los sublevados contra Maduro.

Poco después, el número dos del régimen, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente, ha pedido al pueblo venezolano que se concentre en el Palacio de Miraflores, sede presidencial, para mostrar su apoyo al régimen de Nicolás Maduro. «Seremos inflexibles en la defensa de la Revolución. A parte de la tropa se la llevaron engañada», ha añadido.  “Invitamos a todo el pueblo, a los motorizados, colectivos, milicianos a que se vengan a Miraflores a defender la revolución”, ha remarcado Cabello.

Tanto Diosdado Cabello como el ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino López, aseguran que en el resto de Venezuela la situación en las bases militares es de normalidad y llama a los venezolanos a que rechacen este golpe «que pretende llenar el país de violencia».

A su vez, el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, hizo un llamado a la “calma constitucional” en toda Venezuela y ha reiterado que “esta acción muscular de un grupo militar, al margen de la ley, es una actuación desesperada facinerosa que no ha tenido eco en el pueblo”.

Cuatro horas largas después del llamamiento de Guaidó y López, el líder bolivariano Nicolás Maduro ha roto su silencio para asegurar que los comandantes de todo el país le habían manifestado su lealtad. «Llamo a la movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!» La cadena ntn24 señala que Maduro estaría en Fuerte Tiuna, una instalación militar, y no en el Palacio de Miraflores.

Venezuela vive una crisis económica, social, política y humanitaria de dimensiones colosales. Todas las instituciones han sido deslegitimadas por el régimen bolivariano salvo la Asamblea Nacional, que resiste a duras penas su batalla por la democracia contra el régimen. El salario medio apenas da para una comida. La población padece hambruna, y sufre y muere por la falta de medicinas y recursos en los hospitales. La Venezuela de Maduro se muere día a día.