Política

Arrimadas anima a los “disidentes” del PSOE a levantarse contra Sánchez para “pactar” tras el 26M

La líder de Ciudadanos ha reiterado que va a ser "muy complicado" llegar a pactos con los socialistas tras las municipales y autonómicas porque aún "nadie" ha criticado las medidas fiscales de Sánchez o los pactos con los nacionalistas

logo
Arrimadas anima a los “disidentes” del PSOE a levantarse contra Sánchez para “pactar” tras el 26M
Inés Arrimadas en la sede de Ciudadanos de Madrid.

Inés Arrimadas en la sede de Ciudadanos de Madrid. EFE

Resumen:

No habrá veto explícito al PSOE en el triple llamamiento a las urnas del próximo 26M. Pero sí “será muy complicado” llegar a “pactos importantes” con los socialistas tras las municipales y autonómicas.

Inés Arrimadas se ha mostrado tajante este lunes ante los medios después de la reunión de la ejecutiva nacional. Ciudadanos no ha dado portazo a pactos con los socialistas tras el 26M como sí lo ha hecho tras los comicios generales, pero ha asegurado que “de momento no hay ninguno” y que “va a ser muy complicado” porque aún no hay “disidente alguno que se levante contra las decisiones de Sánchez”.

“¿Va a haber líderes del PSOE que a nivel local o autonómico sean capaces de criticar la subida de impuestos o los pactos con nacionalistas? ¿Va a ver alguien dispuesto a criticar que sus compañeros baleares vayan en listas con ERC?”, se ha preguntado Arrimadas.

Así, la número uno de Ciudadanos por Barcelona ha animado a que los socialistas no se queden “en el silencio cómplice y fácil”, asegurando que los naranjas estarían dispuestos a pactar solo con aquellos que quieren “luchar” contra el “sanchismo, el populismo y el nacionalismo” y que ellos, reforzados tras el pasado domingo electoral, van a continuar con el mantra de ejercer una “oposición firme y con sentido de Estado”.

La portavoz naranja no ha desaprovechado la oportunidad para cargar contra los de Pablo Casado, a los que acusa de tener “desvaríos de última hora” y a cuyo líder lanza una pregunta clara tras dar por sentado el sorpasso en bastiones tan importantes como Baleares, Madrid o Aragón y de ser la “alternativa al sanchismo” en algunas de las capitales más pobladas del país: “¿Va a apoyar a Ciudadanos en aquellos territorios donde vamos a quedar muy por delante de ellos” o, por contra, “va a permitir que haya gobiernos sanchistas e independentistas?”.

Sobre el papel de Vox de cara a posibles coaliciones en determinados consistorios o regiones, Arrimadas ha destacado que su papel no va a ser tan “decisivo”, aunque ha lanzado la misma “gran pregunta” que a PSOE y PP: si están dispuestos a “apoyarnos” donde “tengamos que formar gobierno”

Los naranjas firmaron el 28-A su mejor registro histórico en unas generales con 57 escaños (25 más que en 2016), atrayendo más de 4,1 millones de votantes (15,86% del voto), unas cifras tras los que no solo se temió porque superasen al PP como segunda fuerza la noche electoral -se quedó a escasos 200.000 votos-, sino que irrumpe como tercera fuerza política a nivel nacional y con un papel decisivo en el Congreso. Y Ciudadanos tiene claro que tratará de dilatar estos resultados hasta el próximo 26 de mayo, unos comicios “a los que salimos a ganar”.

Reunión en Moncloa

Pedro Sánchez ejerce entre hoy y mañana como anfitrión en el Palacio de la Moncloa, recibiendo a los líderes de los partidos que las urnas han dejado en la oposición. Hoy ha sido el turno de Pablo Casado y, el martes, el Ejecutivo en funciones se reunirá con Albert Rivera, la primera cita del líder de Ciudadanos en Moncloa desde que Sánchez es presidente del Gobierno.

La ya diputada electa tras el 28A ha reiterado que el presidente de Cs afronta la reunión con una premisa clara: reafirmando su posición como “líder de la oposición” frente a un PP abocado a reconstituirse tras el batacazo electoral. “Ciudadanos va a ser un dique de contención contra las malas políticas que se van a tomar desde el Gobierno de España”, ha subrayado Arrimadas.

Además de asegurar su veto al PSOE, los naranjas pretenden afear mañana a Pedro Sánchez sus medidas fiscales, por las que, según el Programa de Estabilidad Financiera 2019-2022, se baraja una subida de impuestos de 5.654 millones de euros y un incremento de la presión fiscal que pasaría de un 38,9% a un 40,7% en tres años.