Política PODEMOS

Pablo Iglesias abandona a Carmena y da oxígeno a Sánchez Mato para el 26M

El líder de Podemos lanza guiños al candidato de IU y reniega de la actual alcaldesa, con quien mantiene absoluta frialdad

logo
Pablo Iglesias abandona a Carmena y da oxígeno a Sánchez Mato para el 26M

Pablo Iglesias y Carlos Sánchez Mato OTRA VUELTA DE TUERKA

Resumen:

Pablo Iglesias se enfrentará a Iñigo Errejón en las urnas y, por extensión, lo hará también con la alcaldesa Manuela Carmena. El líder de Podemos decretó el pasado enero que «Iñigo no es Manuela» dejando claro que rechazaba al primero pero que apoyarían a la segunda. Pero con el paso de los meses, el resentimiento de Iglesias hacia su ex número dos y el lanzamiento de una nueva candidatura de izquierdas, Madrid en Pie, ha hecho al dirigente volver sobre sus pasos. Podemos, que ha lanzado guiños a Carlos Sánchez Mato, el concejal de Economía apartado por Carmena. Iglesias va un paso más allá y ha decidido dar oxígeno al dirigente de IU en campaña, al tiempo que ha evitado cualquier gesto hacia su otrora aliada, la alcaldesa de Madrid.

Las últimas encuestas sitúan a Sánchez Mato lejos del 5% de voto necesario para obtener representación en el Ayuntamiento y el líder de Podemos ha decidido dar un empujón al rival por la izquierda de Carmena y abrir una importante ventana de visibilidad al candidato. Lo ha hecho otorgándole una entrevista en uno de sus programas más conocidos, Otra Vuelta de Tuerka, del que ya se ha difundido un adelanto a través de las redes sociales. Este mismo jueves, Pablo Iglesias lanzó un tuit anunciando al invitado, pero el mensaje fue eliminado segundos después. El líder de Podemos también ha dado difusión a un mensaje de Sánchez Mato que publicitaba esta intervención; un gesto que muestra de la fluida relación que mantiene con el ex edil de IU frente a la frialdad que manifiesta hacia Manuela Carmena, a quien ha declarado una guerra soterrada.

En el programa, que se emitirá este viernes al completo y donde Iglesias ejerce de entrevistador, Sánchez Mato se arroga la gestión del Ayuntamiento, donde estuvo dos años y medio al frente de la Consejería de Economía hasta que Carmena le destituyó en diciembre de 2017 por negarse a aprobar el Plan Económico propuesto por la alcaldesa donde se acataban los recortes del entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. «Siempre nos están diciendo ‘sois incapaces de gestionar grandes presupuestos sin arruinar las finanzas…’. Eso a nosotros ya no nos lo pueden decir, desde luego no es el resultado de mi trabajo sólo, es el resultado de nuestro proyecto político, y tuyo y de mi compañero Alberto Garzón», reseñaba el ex concejal de Economía, sin mención alguna a Carmena.

Iglesias no es el único dirigente que se ha volcado en la campaña de Sánchez Mato. Monedero, fundador de Podemos y muy próximo a Iglesias, también entrevistó al candidato en su programa En La Frontera, donde el propio Monedero reprochaba a Carmena el «desprecio» a todas las fuerzas políticas que construyeron Ahora Madrid. El ex edil de IU aprovechaba también para sacar pecho de su gestión: «El hecho de que se multiplicara en esos dos primeros años por dos la inversión y se incrementara al 73% el gasto social y se redujera un 42% de la deuda, y se tuviera superávit presupuestario, pues sí, humildemente, mérito mío», aseguraba el alcaldable. «Lo que ocurre en que la última parte de la legislatura todo eso quedó reducido a la décima parte de lo que impulsamos en la primera parte del mandato por la imposición de Montoro y desgraciadamente por la aceptación de Manuela esas premisas». «Hubo una rendición ante esas condiciones», decía después.

En 2017 Iglesias atribuyó el cese de Sánchez Mato a una «remodelación de Gobierno»; ahora dice que fue «purgado»

El viraje de la cúpula de Podemos ha sido radical desde el pasado enero, cuando Iñigo Errejón y Carmena lanzaron la candidatura conjunta de Más Madrid para las autonómicas y municipales. Iglesias anunció entonces que apoyarían a la alcaldesa, que era hasta ahora uno de los referentes institucionales de la formación. Sin embargo, las desavenencias con Errejón han llevado a un giro radical. El líder de Podemos llegó a defender a Carmena cuando defenestró a Sánchez Mato en diciembre de 2017, enmarcando su cese en una «remodelación de Gobierno». «El Ayuntamiento es un ejemplo de gestión (…), hay que cumplir las leyes, por mucho que nos gusten», decía, en defensa de la decisión de la alcaldesa en una entrevista en Cadena Ser concedida el 18 de diciembre de 2017. 

El pasado 29 de marzo, Iglesias volvió al mismo plató de la Cadena Ser pero con un discurso radicalmente opuesto, acusando a Carmena de haber «purgado» al concejal y atribuyendo el mérito de su gestión al dirigente de IU. «Cuando se habla de la gestión económica del Ayuntamiento de Madrid a veces se omite que el artífice fue un señor de IU que se llama Carlos Sánchez Mato que finalmente fue -a mí esta expresión no me gusta- fue purgado», defendió un resentido Pablo Iglesias. «Hace cuatro años nosotros fuimos los que propusimos a Manuela Carmena como candidata a la Alcaldía, fuimos la formación política que más la apoyó, y no entendemos que ella haya decidido construir un nuevo partido que excluye a Podemos y a IU, fuerzas políticas que fueron esenciales para que ella ganara el gobierno», dijo el líder de Podemos.

En este sentido se expresó el pasado lunes la candidata morada a la Comunidad de Madid, Isa Serra, que responsabilizó a Carmena de la ruptura dela izquierda en varias candidaturas: «Si ganamos el Ayuntamiento hace cuatro años fue por la confluencia de un buen número de actores que se sumaron. En los últimos meses Manuela Carmena ha decidido prescindir de un número de esos actores generando una candidatura propia y considera que no es lo mejor que podría haber pasado», consideró la candidata, en un reproche directo a la alcaldesa de Madrid.

Serra, elegida directamente por la cúpula de Podemos, retiró el apoyo exclusivo de Podemos a la alcaldesa y pidió el voto para el dirigente de IU. Defendió que Unidas Podemos tiene que hacer «lo posible para evitar que vuela a gobernar la derecha» en el ayuntamiento de Madrid. «Eso a mi juicio pasa por apoyar ambas candidaturas, tanto la de Manuela Carmena como la de Carlos Sánchez Mato», ha destacado, porque a su juicio «habrá mucha gente que votará» a unos y a otros. «Es un apoyo explícito a ambas candidaturas para que no vuelva la derecha».

Podemos pide así el voto para Sánchez Mato pese a que todas las encuestas le sitúan fuera del arco municipal. La Razón publicaba este domingo un sondeo que adelantaba que su candidatura Izquierda Unida Madrid en Pie Municipalista, quedaría sin concejales el 26 de mayo al no alcanzar el umbral del 6% de votos. Vaticinaba un 3,1% del voto, lo que supone algo más de 25.000 adhesiones que no obtendrían representación en el Consistorio.