Política ENTREVISTA A OLGA JIMÉNEZ

"Más Madrid no excluye a nadie, es lo que de verdad debería haber sido Podemos"

La ex presidenta de la Comisión de Garantías, la primera expulsada de Podemos, abra la candidatura de Más Madrid en Alcorcón

logo
"Más Madrid no excluye a nadie, es lo que de verdad debería haber sido Podemos"
Olga Jímenez, ex presidenta de la Comisión de Garantías de Podemos y candidata de Más Madrid a la alcaldía de Alcorcón

Olga Jímenez, ex presidenta de la Comisión de Garantías de Podemos y candidata de Más Madrid a la alcaldía de Alcorcón A. CABANILLAS

Resumen:

Olga Jiménez (25 de enero de 1968, Madrid) fue la primera dirigente defenestrada por el ‘nuevo Podemos’. No transcurrió ni medio año desde que fue elegida presidenta de la Comisión de Garantías en Vistalegre 2, cuando la cúpula estatal abrió una contienda hasta apartarla del cargo después de que impugnara los nuevos estatutos, envueltos en polémica. Abogada laboralista en ejercicio, Jiménez vuelve al ruedo para las municipales del 26 de mayo, esta vez como candidata de Más Madrid a la Alcaldía de Alcorcón, donde se enfrenta a Jesús Santos Gimeno, el hombre fuerte de Pablo Iglesias en Madrid al que nombró a dedo responsable de la gestora.

La inhabilitación de Jiménez nunca se resolvió: consiguieron desactivarla y apartarla del cargo, pero nunca llegó a ser expulsada. Fue ella quien, desencantada con la formación, se dio de baja hace unos meses. A su salida le sucedieron otras muchas, en una tendencia excluyente que, según cuenta, ha sido desterrada en el proyecto Más Madrid. Junto a ella, un equipo de civiles que compagina su vida laboral con la nueva faceta política.

La candidata hace campaña entre los juzgados de lo Social y Alcorcón. La resolución de la Junta Electoral ha impedido a la candidatura disponer de propaganda en espacios públicos, al considerar a Más Madrid un partido de nueva creación. Sin recursos, sólo disponen del voluntarismo de quienes le apoyan y quienes, tras acabar la jornada laboral, se pasean por el municipio, megáfono en mano, en una furgoneta prestada que ya ha sido bautizada: «La MásMadrineta«.

Pregunta-Después de año y medio fuera de la política, ¿por qué ha vuelto?

Respuesta– Salí de la política por lo que ya salió en los medios entonces y he vuelto porque me lo han pedido los compañeros. Todo el mundo conocía un poco mi trayectoria, que da una especie de imagen de honradez y tal. Lo que ocurrió conmigo fue que la gente me había elegido para ser independiente; los estatutos no decían lo que dijo la gente en Vistalegre, los impugné, como arriba no estaban de acuerdo, no respetaron la democracia, inventaron un proceso de expulsión, bueno de inhabilitación, porque nunca han llegado a expulsarme, me tuve que ir yo. Se resolvió el mismo día en que se votó al independencia de Cataluña, y a partir de ahí, me inhabilitaron, me quitaron herramientas a pesar de que muchos círculos, corrientes, y 14 de las 17 comisiones autonómicas de garantías me apoyaron. A mí no me importó todo eso porque yo me creía eso de que la gente gobernaba en Podemos, el empoderamiento, que funcionaba de abajo arriba, yo me lo creía y lo que hice fue aplicar esos principios. La gente sabe que no me caso con nadie. A mí no me hace falta. Estaba ahí para defender eso, lo defendí hasta donde pude y volví a mi trabajo sin ningún problema, y sigo defendiendo a la gente de otra forma.

P– ¿Por qué Más Madrid?

R.– En mayo de 2018 causé baja en Podemos como inscrita y a partir de ahí empezamos a contactar con colectivos y vimos que no había una alternativa política a la que muchísima gente de Alcorcón pudiera agarrarse para tener una ilusión y una expectativa de cambio. El proyecto de Más Madrid nos interesó bastante porque estábamos viendo que es un proyecto con democracia interna, participativo y donde no se excluye a nadie o se tienen limitaciones a la hora de hablar y de ideología. Es un proyecto para todo el mundo y donde caben todo tipo de personas. Hay gente que viene de Podemos, otros de otras formaciones, gente que no viene de ninguna formación, que no tienen connotaciones políticas pero que quieren cambiar las cosas. Los que estamos en la candidatura todos tenemos la suerte de tener trabajos, estamos en campaña sin medios, sin dinero y haciéndolo todo con los discursos que disponemos: reuniéndonos en casas, recabando dinero entre la gente que conocemos…

La primera vez que hicimos un acto en Villaverde, con Manuela Carmena y Errejón, yo estaba emocionada porque encontré muchas caras sonrientes, alegres. Tres meses después, esa ilusión y esa alegría continúan. No ha habido problemas, altercados, conflictos…hay una unión y unas ganas de hacer cosas que es lo que veo en Más Madrid, no solamente en Alcorcón, sino en Móstoles, Fuenlabrada…

P- La falta de recursos en campaña recuerda al primer Podemos.

R- Este partido que empieza creo que es lo que debería haber sido Podemos y lo que de verdad tenemos que hacer. Es un partido para todo el mundo, que no excluye y no tiene etiquetas, que para mí es lo más importante.

P.- Asegura que es un proyecto donde «no se excluye», ¿en Podemos se ha excluido a gente?

R.- Podemos ha tenido un error a nivel estatal: se ha estructurado demasiado, se ha limitado demasiado y han intentado poner demasiadas defensas, y siempre que haces eso excluyes a mucha gente. Llevo un año y pico fuera de Podemos, pero la evolución la han podido ver todos. En Alcorcón ha pasado lo que también hemos podido ver en el resto de territorios; que lo limitaron tanto que empezaron a echar a gente y se han ido quedando los que ahora están. No voy a hablar mucho de su nivel interno, porque ya ni estoy. Es un partido al que hay que respetar, como al resto.

P.- ¿La candidatura de Iñigo Errejón recogerá el voto desencantado de Podemos?

R.- Si, absolutamente sí. El señor Iñigo Errejón es una figura que representa muchísimas cosas, el feminismo, la ecología, la igualdad, y es una persona que además a sí mismo nunca se ha puesto etiquetas, ha huido de las etiquetas. Como persona me parece bastante normal, no es ni radical ni moderado, es como tiene que ser, para todo el mundo. Es una persona con la que todo el mundo en un momento dado se puede sentir representado por él, no por ser Errejón sino por lo que representa esa candidatura.

P.- Usted fue la salida sonada del nuevo Podemos tras Vistalegre 2, ¿cómo vivió las posteriores salidas que se han ido sucediendo?

Las salidas en Podemos eran las crónicas de una muerte anunciada»

R- He ido hablando con muchas personas que abandonaron el partido motu propio, les echaron, o les invitaron a irse. Eran las crónicas de una muerte anunciada.  Quienes intentaron construir y no les dejaron y dijeron ‘me voy a trabajar a lo mío’. Ese tipo de personas son las que se han ido de Podemos, las que tienen una profesión, una opción, y son honestas. Y como son honestas y no están de acuerdo con lo que ocurrió, son las que se han ido yendo o les han invitado a irse.

P- ¿Qué aporta una abogada laboralista como candidata a la Alcaldía?

R.-No soy sola la que aporta, porque si fuera sola sería imposible. Es verdad que soy abogada laboralista, puedo conocer las leyes y el funcionamiento del mercado de trabajo, y esa experiencia se puede aplicar a nivel institucional, porque mi trabajo consiste en buscar soluciones a la gente. Atiendo a personas con problemas de despido, a empresas que no quieren despedir trabajadores, a trabajadores con problemas…todo lo que se trata en laboral es transferible a las instituciones porque se trata de dar soluciones a la gente. Pero tenemos 27 personas, y hay gente de comunicación, de cultura, de feminismos, de medioambiente…, porque yo puedo saber lo que sea pero para ayudar tiene que haber de todo.

P- El alcalde de Alcorcón es uno de las figuras más sonadas del PP por sus múltiples polémicas, ¿cómo ha sido la gestión más allá de los focos?

R.- El PP en particular y David Pérez en particular han hecho una gestión nefasta, han abandonado los parques y jardines, han llenado Alcorcón de basura, han dejado morir la agenda cultural, han dejado morir la pequeña y mediana empresa y el pequeño comercio en favor de los grandes centros comerciales que inundan Alcorcón, han dejado morir las empresas públicas en favor de la privatización. Y en concreto David Pérez es una persona soberbia, machista, homófoba y alguien que nunca se ha acercado a los vecinos de Alcorcón y que no le importa en absoluto los problemas que tienen día a día.

P.- ¿Qué proponéis frente a esto?

R.- Es un programa que se centra en la limpieza, en un Alcorcón más verde, en la promoción de la cultura y de la vivienda. En cuanto a empleo, queremos implantar un sistema de economía circular, con el lema ‘trabaja y consume donde vives’. Con esta vía queremos impulsar pequeños comercios que contraten trabajadores de la zona, sobre todo con problemas de alcance de oferta de trabajo: subsidiados, mayores de 45 años o mujeres. En cuanto a la cultura, que Alcorcón antes era un sitio muy vivo, en estos 8 años hemos visto que ahora no existe cultura en Alcorcón; hemos propuesto crear la universidad municipal de los artes y la cultura para dar provisiones y locales a aquellos que tengan un proyecto cultural en Alcorcón, e implantar en los barrios centros de iniciativas vecinales, una conexión entre los problemas del barrio con las instituciones, formar una figura híbrida que pueda traspasar los problemas reales al Ayuntamiento; en vivienda hacer un plan de rehabilitación de vivienda y una agencia pública de alquiler.

P.- ¿Cuál diría que es el mayor problema de Alcorcón?

R.- Si le preguntas a cualquier persona, te va a decir ‘Alcorcón está sucio’. En las recogidas de basura, en contenedores, sin recoger, sin limpiar, hay plazas que llevan dos semanas sin limpiar. Y esto no es culpa de la empresa pública que lo gestiona, ESMASA. Lo que se está haciendo con esta empresa es utilizarse como arma arrojadiza entre oposición y Gobierno, y parece que en el Ayuntamiento quieren dejarla morir para privatizar estos servicios públicos, que nosotros creemos que no se deben privatizar, porque no se pueden lucrar a partir de servicios básicos. Lo que queremos hacer es despolitizar esa empresa pública, como todas las empresas públicas, que sean servicios públicos, y para eso hay que hacerla transparencia, democratizar sus instituciones, que no estén gobernadas por el gobierno de turno sino que también haya personas de la sociedad civil, y vamos a proponer ampliar esa Junta, una nombrado por los sindicatos y otra por los vecinos. Con eso se puede democratizar y despolitizar para atajar un problema de limpieza que ya es de salud pública, porque en Alcorcón hay ratas a las 12 de la mañana. No entendemos muy bien de Ganar Alcorcón cómo, conociendo la empresa, no han conseguido en estos 4 años ofrecer una solución al ayuntamiento desde el punto de vista de los trabajadores. Ninguno de los partidos políticos que están en el órgano de gobierno de ESMASA Ha buscado una solución conjunta para la limpieza.

P.- ¿Se entenderán con Podemos después del 26 de mayo?

Esa división de la izquierda, como le llaman, no aminora las cifras de la izquierda, sino que suma»

R.-Esa unión por ahora no parece que sea fructífera a nivel de escaño. Las encuestas ahora a nivel de Comunidad de Madrid también dan una superioridad numérica a lo que fue sólo Unidas Podemos. Esta división de la izquierda, como se le llama, no aminora las cifras de la izquierda, sino que suma.

P.- ¿A Más Madrid le votará gente que no votaría nunca a Podemos?

R.- No hay que infravalorar a la gente, si escucha se pueden quitar las etiquetas. Si ven lo que representa Más Madrid le podría votar tanto gente que no votaría a Podemos como los que sí.

P.- ¿Y del PP?

R.- Yo creo que sí, porque al final hay un número de votantes en España que no están etiquetados por suerte para ellos, sino que van a la persona en concreto o las propuestas en concreto, o se basan en la experiencia del Gobierno anterior. Toda esa masa de electores, que para mí son la inteligencia colectiva real, lo que hacen es escuchar y si no tienen esas etiquetas porque son realmente libres pueden votar a Errejón en la Comunidad, a Olga Jiménez en Alcorcón, a Fran en Leganés o Gaby en Móstoles o Jesús en Getafe. No es problema. Porque lo que no queremos es que haya esas etiquetas, queremos gobernar para la gente, no por ideas o porque uno sea de derechas o izquierdas. Todo eso hay que superarlo.