Política

Cs no logra el 'sorpasso' al PP pero será decisivo en Madrid, Castilla y León o Aragón

Rivera pierde terreno y no logra rebasar al PP en ningún territorio, aunque será la llave de gobierno de la derecha en importantes bastiones

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en la sede del partido tras los resultados electorales.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en la sede del partido tras los resultados electorales. EFE

Rivera no gana la batalla a Casado. Ante un mapa prácticamente teñido de rojo, el PP certificó este domingo su descalabro electoral con los nefastos resultados de las generales como precedente. Y ni con este resultado Ciudadanos ha sido capaz de remontar a los azules, ni tan solo en aquellos territorios donde sondeos y resultados del 28A les auguraban un efectivo sorpasso a los de Pablo Casado.

Los naranjas llegaron a las municipales, autonómicas y europeas habiendo firmado los mejores resultados de su historia en las generales: 25 diputados más en el Congreso de los Diputados y pisando los talones a los populares. Entonces, solo le faltaron escasos 200.000 votos y 0,8 puntos para situarse como segunda fuerza política, lo que le valió a Rivera disputar a Casado la hegemonía del centro derecha.

Este meteórico ascenso llevó a Albert Rivera a mirar con optimismo al 26 de mayo, una cita considerada como la segunda vuelta que dibujaría un claro líder de la oposición en la Cámara Baja. Y mejoran prácticamente todas sus marcas en provincias y comunidades respecto a la pasada cita electoral, llegando incluso a ser decisivos en territorios tan importantes como el bastión madrileño, donde gobernará gracias a la suma con PP y Vox. Pero los naranjas no han podido -o no han sabido- trasladar esa fortaleza de la que gozaban hace un mes al superdomingo electoral.

Es una realidad. Ciudadanos no rebasa al PP en ninguno de los territorios marcados como objetivo, empezando por el Ayuntamiento de Madrid, donde los naranjas sí adelantan a la izquierda pero se quedan a cuatro escaños de alcanzar a José Luis Martínez-Almeida. Y más de lo mismo en la Comunidad. Aguado tampoco logra el ansiado sorpasso y confirma su posición como tercera influencia a cinco escaños de la popular Isabel Díaz Ayuso.

Misma tónica en Aragón. Los 12 escaños de la candidatura de Daniel Pérez Calvo no logran desbancar a los 16 obtenidos por el popular Luis María Beamonte, que consigue frenar la caída del PP y cosechar el 20,92% de los apoyos. A nivel provincial, en Teruel, Zaragoza y Huesca las generales también desplazaron del tablero político a los populares en favor de los naranjas, y en ninguna de las tres se han cumplido las previsiones.

Sin embargo, Ciudadanos tendrá también la llave del Gobierno en esta Comunidad, donde Lambán (PSOE) ha ganado las elecciones, y solo podrá gobernar si consigue convencer a su homólogo naranja, que tendrá que decidir entre este y Beamonte.

La diferencia entre los dos partidos de la oposición es más que evidente en las Islas Baleares, con clara ventaja del PP (16 escaños y 22,14% de los votos) frente a Cs (5 diputados y 10,03% de los apoyos).

El frenazo a las ambiciones de Ciudadanos se ha notado también en las europeas, donde han perdido cerca de un millón y medio de votos respecto a las generales. La candidatura de Luis Garicano ha logrado una tercera posición y ha mejorado los dos asientos obtenidos en los comicios de 2014, unas cifras que, sin embargo, siguen sin ser suficientes. Los siete europarlamentarios logrados en Bruselas se quedan por debajo de la horquilla de entre ocho y diez que les deparaban las encuestas y por debajo del mínimo de ocho que se había marcado como meta la formación para el Parlamento Europeo.

«La ola naranja no para de crecer»

Y tras la noche electoral, nuevas sensaciones en la sede de Ciudadanos. Pese no haber cumplido con su objetivo de enterrar políticamente al PP en algunos territorios, los de Albert Rivera serán llave de gobierno en importantes bastiones por su posbile suma con Vox y PP y frente a una clara hegemonía roja a nivel nacional.

Sumidos en un tono festivo, Albert Rivera acompañado de Begoña Villacís e Ignacio Aguado ha celebrado con los suyos los resultados bajo los gritos de «¡presidente, presidente!» en la sede de la calle Alcalá. El líder de Ciudadanos ha destacado que la formación «no existía hace cuatro años a nivel nacional, no estábamos en ningún Ayuntamiento fuera de Cataluña y hoy podemos decir que tenemos 2.800 concejales».

«Somos una ola naranja que no para de crecer», ha reiterado, al tiempo que recordaba que Ciudadanos va a gobernar en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid. La conquista de Cs va más allá de la capital, puesto que tendrá un papel decisivo para la constitución de un gobierno de derechas en Aragón, Castilla y León o Murcia y en ciudades como Lorca, Alicante, Ciudad Real o Albacete.

Comentar ()