Política

Casado pide a Sánchez que llegue a un acuerdo con Podemos y los regionalistas

El líder del PP pide al presidente de Gobierno en funciones que excluya a las fuerzas nacionalistas

logo
Casado pide a Sánchez que llegue a un acuerdo con Podemos y los regionalistas
Pedro Sánchez y Albert Rivera.

Pedro Sánchez y Albert Rivera. EFE

Resumen:

Pablo Casado pide a Pedro Sánchez que no pacte con las fuerzas independentistas. El presidente del PP, segunda fuerza del arco parlamentario, se ha reunido este martes con el presidente en funciones para pedirle que llegue a un acuerdo de Gobierno con Podemos y las fuerzas regionalistas Navarra Suma y Coalición Canaria. El candidato popular ha rechazado cualquier posibilidad de permitir con su apoyo o abstención la investidura del líder socialista.

En su comparecencia posterior al encuentro, Casado ha urgido a Sánchez a formar Gobierno tras su reunión esta mañana con Pablo Iglesias, con quien ha acordado un “gobierno de cooperación”. Una “modalidad nueva” a la que se ha referido Casado, que ha calificado este acuerdo en “algo lógico que PSOE y Podemos hicieron en ayuntamientos y lugares donde han tenido oportunidad”. “Ahora esperamos que ese acuerdo de investidura, legislatura o Gobierno que decidan se complete, no con independentistas, sino con partidos regionalistas”; ha reclamado el presidente del PP.

En este sentido, ha recordado que desde el PP “no vamos a poner impedimento en que los diputados de UPN pudieran abstenerse en una investidura a nivel nacional y que lo hiciera Coalciión Canaria incluso si llegáramos a algún tipo de acuerdo para el Gobierno canario”. En este punto, ha pedido que “esta investidura se desarrolle pronto” para que “cuanto antes empecemos a desarrollar una labor legislativa y de gobierno”.

Rivera insiste en su ‘no’ a Sánchez

Albert Rivera ratifica ante Pedro Sánchez su ‘no’ a la investidura. El líder de Ciudadanos se ha reunido este martes con el presidente del Gobierno en funciones en el marco de la ronda de contactos para la formación de Gobierno. La reunión, que sólo ha durado 40 minutos, ha servido a Rivera para trasladar al líder socialista su negativa a darle su apoyo. “Tiene sentido que hable con Podemos o con sus socios nacionalistas, con Ciudadanos no tenemos mucho que hablar”, ha zanjado.

En la comparecencia posterior en el Congreso de los Diputados, Rivera ha prometido ejercer un papel de “oposición firme” y “lealtad en políticas de Estado” y ha urgido a Sánchez a formar Gobierno cuanto antes. Sobre las políticas de alianzas, Rivera ha justificado el acuerdo sellado en la Asamblea de Madrid para el reparto de la Mesa, donde se ha incluido a Vox y dejado fuera al partido de Iñigo Errejón, Más Madrid, que tiene más escaños que Vox en el parlamento regional.

El dirigente de Cs se ha expresado con cierta confusión sobre estos acuerdos y ha rechazado que exista un acuerdo de Gobierno: “No se ha producido nada más que un acuerdo institucional para que todos los grupos estén presentes, que haya el mayor número posible de grupos parlamentarios en la Mesa, pero no es acuerdo de gobierno”, ha señalado. Rivera también ha rechazado que exista el acuerdo que la candidata de Vox, Rocío Monasterio, ha dicho haber firmado con el PP. “No hay ningún documento de Gobierno ni de acuerdo político”, ha señalado el líder de Cs, que ha limitado el pacto al órgano de la cámara.

Al inicio de la reunión ha sido llamativa la frialdad expresada por los dirigentes, que han posado para las cámaras sonrientes pero evidenciando la distancia que les separa desde que salió adelante la moción de censura planteada por Sánchez al Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Una distancia que se ha agravado en los últimos meses a raíz de que la dirección de Cs aprobara por unanimidad vetar a Sánchez para cualquier acuerdo de gobierno o de investidura por su política en Cataluña.

Pese a la insistencia de Sánchez en que Rivera levantara ese cordón sanitario y las presiones desde otros ámbitos para qe se abstenga en la votación, no está en sus planes hacerlo, como ha dejado claro Ciudadanos todos estos días.

En este sentido, ha ignorado también las advertencias del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, sobre una posible repetición de las elecciones si no es posible poner en marcha una legislatura “viable”.