Política

Podemos presiona al PSOE y fija el acuerdo presupuestario como base de la negociación

Pablo Iglesias recurre al acuerdo de Presupuestos ya firmado con Sánchez para forzar el entendimiento

La portavoz de Podemos, Noelia Vera.

La portavoz de Podemos, Noelia Vera. EFE

Podemos renuncia al maximalismo y presiona a Pedro Sánchez para un Gobierno de coalición. El partido morado recurre ahora al acuerdo presupuestario sellado entre ambos líderes el pasado julio y lo fija como base de la negociación. La formación de Iglesias emplea este paquete de medidas ya firmado como una piedra de toque para forzar el entendimiento con el PSOE, que tendrá difícil negarse a aceptar unas propuestas a las que ya se ha comprometido formalmente.

«Todo el mundo reconoce que esa negociación de los Presupuestos Generales del Estado acabó con un buen acuerdo que supuso tener medidas progresistas, es verdad que no con todas las medidas que Unidas Podemos tenía en su programa», ha señalado la portavoz del Consejo de Coordinación, Noelia Vera, que ha situado este compromiso como un «buen punto de partida» para las conversaciones entre Iglesias y Sánchez que continuarán esta semana después de la primera reunión mantenida la semana pasada, donde acordaron un «Gobierno de cooperación».

En este sentido, la diputada gaditana ha fijado los compromisos de PGE pactados entre Iglesias y Sánchez como un acuerdo de mínimos y ha advertido de que «en un principio estas son las medidas claves que podemos compartir y trabajar de manera conjunta». La dirigente ha advertido que su intención actual es «negociar lo máximo que podamos conseguir», apuntando a medidas como la jornada máxima de 34 horas semanales, la limitación a un mes de los contratos temporales, la equiparación de permisos de paternidad y maternidad a 25 semanas no transferibles o la reforma del régimen de autónomos para que coticen según sus ingresos.

En este sentido, Vera ha hecho referencia a algunas medidas que ya estaban presentes en aquel documento, como la derogación de las dos reformas laborales, aunque ha dado por hecho que la derogación de las medidas de la segunda reforma laboral, que ya estaba contemplada en el acuerdo presupuestario, sería suficiente para un acuerdo con los socialistas.

Más allá del programa, donde no habrá grandes problemas para la alianza, los grandes escollos para Pedro Sánchez son Cataluña y el diseño del Gobierno de coalición, en el que Pablo Iglesias ya ha solicitado ocupar algún cargo. En este sentido, desde Podemos continúan insistiendo en la necesidad de un Ejecutivo que sea «proporcional» en cuanto a responsabilidades en función de los 42 escaños morados y los 123 socialistas. Es decir, un cuarto de responsabilidades. «Vamos a poner por delante la necesidad de poner por delante un Gobierno progresista compartido entre Unidas Podemos y PSOE en las proporcionas que a cada uno le corresponda en las posiciones obtenidas el 28 de abril, hay que naturalizarlo», ha advertido la portavoz.

Te puede interesar

Comentar ()