Política

Génova baraja el nombre del juez De Rosa para la portavocía del Senado

De momento no hay instrucciones en contra de que Cosidó siga de senador autonómico por el Parlamento de Castilla y León

logo
Génova baraja el nombre del juez De Rosa para la portavocía del Senado
Fernando de Rosa (a la izquierda) junto a la diputada valenciana Belén Hoyo

Fernando de Rosa (a la izquierda) junto a la diputada valenciana Belén Hoyo EFE

Resumen:

Aunque las portavocías de Congreso y Senado del PP son una incógnita aún por despejar, uno de los nombres que están sobre la mesa para la sustitución de Ignacio Cosidó como portavoz en la Cámara Alta es el del juez, ahora en excedencia voluntaria, Fernando de Rosa, según fuentes populares. El senador electo por Valencia sonó también para la candidatura a la alcaldía de la capital valenciana, elección que acabó recayendo en María José Catalá, y  fue una apuesta personal del líder del PP, Pablo Casado, avalado por una de las «casadistas pata negra», la diputada Belén Hoyo.

De Rosa acredita un largo currículo en la carrera judicial ya que además de presidente de la Audiencia Provincial de Valencia fue vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, e incluso presidió en funciones este órgano. Pero tampoco le ha faltado recorrido político, porque además fue consejero de Justicia y de Administraciones Públicas del gobierno valenciano de Francisco Camps. De hecho, el hoy senador fue quien afilió a Camps a Alianza Popular en la década de los ochenta, pero esa relación se rompió tras el estallido del «caso Gürtel», hasta el punto de que llegó a declarar públicamente que el ex presidente de la Generalitat valenciana «no se encuentra ya entre mis amistades».

A la espera de cerrar los pactos

Siendo presidente de la Audiencia Nacional de Valencia su nombre apareció en una prueba de la trama Gürtel como supuesto destinatario de un regalo de la empresa de Francisco Correa y Álvaro Pérez, que él siempre negó y que el juez desestimó.

De momento sigue Ignacio Cosidó como portavoz en funciones de los populares en la Cámara Alta. El PP es el único partido que no ha nombrado nuevos portavoces. Casado ha preferido tener cerrados los pactos locales y autonómicos así como la lista de los nuevos senadores por designación autonómica antes de comenzar a hacer nombramientos tanto para los Grupos como en el partido. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, explicó el pasado lunes en una entrevista a RNE que, además, hay diputados y senadores que pueden ir a gobiernos autonómicos. Hasta que no se tenga absolutamente clarificado el panorama no tomará decisiones.

De momento no hay instrucciones en contra de que Cosidó siga de senador autonómico

A día de hoy, lo previsible es que Cosidó vuelva a ser propuesto senador por designación del parlamento de Castilla y León en la cuota que le toca al PP. De momento, Génova no ha transmitido otras instrucciones a la dirección regional. Ello no presupone en absoluto que vaya a ser confirmado como portavoz. De hecho, en la dirección popular lo descartan por el desgaste que su nombre ha sufrido tras el estallido de los casos Kitchen y Tándem, aunque no está imputado, así como aquel famoso whatsaap reenviado que hablaba sobre el control de la Sala Segunda del Supremo y el supuesto control sobre el juez Marchena, hoy presidente del tribunal que ha juzgado a los procesados independentistas.

También se ha especulado con la posibilidad de que el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, desembarque en el Senado por designación autonómica de algún parlamento regional después de haberse quedado sin escaño por Álava. Incluso se apunta a que podría ser el nuevo portavoz, aunque fuentes de su entorno declaran «no lo veo» cuando se les pregunta al respecto. No podría ser senador por designación autonómica de Madrid puesto que el estatuto de esta Comunidad exige ser diputado autonómico. En otros Parlamentos, como el valenciano o el castellano-leonés se exige «vecindad», que tampoco tiene.

El líder del PP también guarda silencio sobre la portavocía del Congreso. Tras el 26-M, Casado se siente reforzado en sus posiciones y podría volver a acariciar la opción Cayetana Álvarez de Toledo a pesar de las resistencias de no pocas baronías, miembros de la dirección del partido y del Grupo que la ven demasiado «dura» políticamente e «inflexible» como negociadora.

El secretario general popular, Teodoro García Egea, en una entrevista el pasado lunes en RNE no descartaba esa opción bajo el argumento de que «cualquiera de los 66 diputados en el Congreso puede ser un excelente portavoz porque hay personas de reconocida experiencia, hay presidentes de diputación y consejeros de gobierno con amplia experiencia». En el Senado, continuó, hay «un presidente de Audiencia provincial», en alusión a De Rosa. Y también, prosiguió García Egea, «hay personas que han estado mucho tiempo en el Congreso y que conocen lo que es hablar con los grupos, consensuar para llegar a pactos y aprobar leyes con el máximo consenso». «¿Y entre ellas está Cayetana Álvarez de Toledo», le preguntó Íñigo Alfonso: «Por supuesto, sí, sí».