Política

Sánchez se escuda en los pactos entre Cs-PP y Vox para justificar su alianza con Bildu

El Gobierno otorga una "legitimidad" democrática a la antigua Batasuna que le niega al partido de Abascal

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a una cumbre del Consejo Europeo en Bruselas (Bélgica), este jueves. EFE

­­Tras constatar que no han surtido efecto sus presiones para que Ciudadanos se abstenga en la investidura, Pedro Sánchez ha iniciado esta semana el camino para reeditar la mayoría Frankenstein que le hizo ganar la moción de censura para volver a convertirse en presidente del Gobierno. Tras un fin de semana de reflexión apremiado por el encargo recibido del Rey, el candidato socialista ha puesto en marcha las alianzas con Podemos (Valencia, Navarra, Canarias, Baleares, La Rioja), con nacionalistas e independentistas, y ha dado el paso que más le costaba: admitir que su investidura dependa de Bildu.

Pedro Sánchez ha decidido sacudirse esos complejos y aceptar ese precio por su investidura, que pagará escudándose en los acuerdos entre Ciudadanos, PP y Vox. El presidente del Gobierno en funciones fue el primero en lanzar un argumentario en ese sentido que repetirán dirigentes socialistas y miembros del Ejecutivo. Moncloa pone en marcha así la batalla del ‘relato’.

«Compartimos con Macron que no hay que pactar con fuerzas antieuropeístas, con fuerzas de ultraderecha. Y es evidente que Ciudadanos ha roto ese cordón sanitario, que está pactando con fuerzas de ultraderecha que a su vez pactan con el PP acuerdos que no se dan a conocer a la ciudadanía, algo que me parece gravísimo. Es decir que no sepamos qué ha pactado el PP y la ultraderecha, y que haya un acuerdo secreto que no conozca la opinión pública me hace temer lo peor», denunció este jueves en Bruselas, para seguir poniendo el foco en Vox y en la negativa a la abstención de Albert Rivera.

«Lo importante es que grupos como el de Cs que se dicen liberales y europeístas, pues que quiten el cordón a quien legítimamente ha ganado las elecciones, que es el PSOE. ¿Por qué mantener un cordón sanitario al PSOE hasta incluso en una hipótesis de facilitar la investidura para que haya un Gobierno que es lo que quieren los españoles?”, se ha preguntado, sin recordar el ‘no es no’ a la investidura de Mariano Rajoy que él acuñó en 2016 y que abocaba al país a terceras elecciones hasta que los barones socialistas lo defenestraron.

El mismo guión reprodujo la portavoz del Gobierno, Isabel Celàa, que ha pasado semanas asegurando que los socialistas no pactarían con Bildu en Navarra en sus ruedas de prensa tras el Consejo de Ministros. En declaraciones a los periodistas durante una visita a la Institución Libre de Enseñanza, la portavoz ha defendido la legitimidad de los escaños de Bildu, que el PSOE niega a los de Vox.

«Ya es tiempo de que en un escenario político tan fragmentado políticamente como es el español asumamos con naturalidad que todos los escaños, tanto de parlamentos autonómicos como de las Cortes Generales, son legales y legítimos. Y que todas las fuerzas políticas que han conseguido sus escaños son legales y legítimas. En España no hay ninguna fuerza política ilegalizada”, explicó la titular de Educación, antes de asegurar que “el PSN ha cumplido estrictamente con su palabra no pactando ni con Navarra Suma ni con Bildu”.

La también ministra de Educación afirmó también que «causa verdadero estupor» que PP y Ciudadanos «lancen improperios» contra el PSOE por su alianza con Bildu cuando «ellos están pactando con Vox». «Pero más allá del cinismo, más allá de la hipocresía de estas fuerzas políticas, ellos saben perfectamente que el PSN no ha pactado con Bildu ni con Navarra Suma. Y para conseguir la presidencia del Parlamento navarro no necesita de ninguna de los dos, afortunadamente”, defendió, antes de calificar la intención del PSOE navarro de presidir el Gobierno autonómico como “un intento valiente y loable para evitar precisamente el choque entre dos bloques: la coalición de derechas y lo que representa un nacionalismo absolutamente moderado como es el navarro”.

Comentar ()