«El pacto con el PP aún no está firmado», advierten fuentes de Ciudadanos desde Castilla y León, donde se ha alcanzado un acuerdo para un gobierno de coalición con los populares que todavía no se ha materializado. El tsunami de la espantada del ya ex diputado y ex dirigente «naranja» Toni Roldán se ha hecho sentir en todos los rincones del partido, desde esta Comunidad a Asturias e, incluso, en Bruselas, tas la dimisión de su cargos en el partido de Javier Nart. 

Que Francisco Igea tuvo que tragarse el sapo de un acuerdo con el PP es un secreto a voces que él mismo no ha ocultado. Que hubiera preferido un acuerdo con el PSOE para desbancar a los populares de un gobierno ininterrumpido de 32 años era uno de los objetivos de su campaña. Pero, finalmente, se plegó a la disciplina de su partido de hacer del PP su socio preferente y, no sin dificultades, fue avanzando el pacto para hacer al popular Alfonso Fernández Mañueco presidente autonómico. 

El acuerdo puede llegar a puerto, pero sin el capitán», dicen en Cs

Pero los acontecimientos de este lunes pueden provocar un nuevo giro del guión. La incógnita es doble. Igea, fuertemente identificado con Luis Garicano, podría verse tentado a seguir los pasos de Roldán y de Javier Nart tras ser derrotado en la ejecutiva de ayer cuando votó a favor de levantar el veto a Pedro Sánchez para negociar el apoyo a su investidura. Parece la salida más probable que describen fuentes críticas de Ciudadanos con las siguientes palabras: «el acuerdo con el PP puede llegar a puerto pero sin el capitán». Cabe reseñar que el barón territorial de Ciudadanos cambió su fotografía de su cuenta de Twitter para sustituirla por otra en la que aparece con Roldán.

La segunda opción es romper el acuerdo alcanzado, a sabiendas de que siempre ha estado sujeto con alfileres y que la convivencia del día a día con el PP no iba a ser fácil. El propio Igea aclarará por dónde pasan sus pensamientos en una rueda de prensa que ha convocado hoy por la mañana en Valladolid, donde los «naranjas» andan «muy deprimidos».

Apoyo de Garicano, Roldán y Villacís

Igea, que plantó cara a Albert Rivera en las primarias que le enfrentaron a la popular Silvia Clemente y en las que se produjo un intento de «pucherazo» cuya autoría nunca quedó aclarada, forma parte de ese sector crítico que cada vez va sumando más adeptos. Apoyado firmemente por Garicano o Roldán en aquella disputa, también tuvo el respaldo de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, aunque ella se ha mantenido dentro de la disciplina de partido.