“Nunca he falsificado un solo dato”. Así de tajante se ha mostrado en infinidad de ocasiones José Félix Tezanos para tratar de frenar las fuertes polémicas y acusaciones que siguen mellando el prestigio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El halo de órgano al servicio del empeño de Pedro Sánchez por mantenerse en el Palacio de la Moncloa que le rodea ha conseguido unir incluso a diferentes aceras políticas en contra de la fiabilidad de la empresa demoscópica.

Y el último CIS de pactos postelectorales publicado ayer tampoco estuvo exento de controversia por la intrincada formulación de determinados interrogantes. Es el caso de la pregunta 31, en la que se consultaba a los españoles por su alternativa preferida para el futuro Gobierno, punto de gran interés dado el bloqueo en las negociaciones de investidura de Pedro Sánchez y el fantasma de la repetición electoral.

De las diez opciones, la que según el CIS acumulaba un mayor porcentaje de adeptos era la defendida en Ferraz: un Gobierno monocolor con “apoyos puntuales de otros partidos”, defendida por el 20,2% de los encuestados. Muy de cerca (15,8%) se quedaría la opción de un Ejecutivo con la participación de Unidas Podemos y el apoyo externo de formaciones no independentistas, mientras que el 10,6% elegiría esta misma fórmula pero dando un sí a la entrada de partidos secesionistas. Sin embargo, de sumarse ambos caminos, la opción de una coalición PSOE-Podemos superaría, con un 26,4%, a la premisa que los socialistas han venido defendiendo a ultranza en las últimas semanas: gobernar en solitario.

Ahora bien, ¿se puede hacer este cálculo? Apoyar la primera opción, con formaciones no independentistas, no implica necesariamente estar de acuerdo con la segunda, pero en ambas ecuaciones entra Unidas Podemos en la baraja. Lo que se echa en falta, por tanto, es una pregunta concreta: cuántos españoles estarían de acuerdo con un Consejo de Ministros de socialistas y morados con la coletilla de “apoyos puntuales de otros partidos”, del mismo modo que existe la alternativa de respaldar un Ejecutivo monocolor, evitándose así dividir las opciones de Iglesias.

 

Así, en función de la lectura, la alternativa de un pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera se enmarca como la segunda o tercera opción preferida por los españoles, respaldada por el 16,1%.

Cabe destacar que la encuesta se realizó entre el 10 y el 25 de mayo, cuando aún no se había sentido el efecto de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo ni habían comenzado si quiera los contactos para la investidura.

Sin embargo, el sondeo se ha publicado en un momento en que la tensión es máxima entre Sánchez e Iglesias, justo un día después de la fallida quinta reunión que terminó por dinamitar las relaciones entre ambos. Moncloa reveló que el líder morado había exigido la vicepresidencia del Gobierno para él, una idea con la que Ferraz no piensa transigir; mientras que fuentes moradas desvelaban a El Independiente que el líder del PSOE ya había ofrecido “dos carteras menores” que Podemos había rechazado, algo desmentido a su vez desde Moncloa.

Más trampas en la cocina de Tezanos

Las piruetas en las preguntas del CIS de Tezanos para que se perciba la premisa defendida por Moncloa como la mayoritaria no son exclusivas a la encuesta de ayer. Ya en el barómetro de mayo se atendió a confusiones por incluirse dos preguntas sobre coaliciones postelectorales. La 16, una pregunta general lanzada a la totalidad de los encuestados, planteaba que el 38,2% de los españoles consideraba que tras los comicios debía gobernar la lista con más escaños -el PSOE-, mientras que el 45,2% señalaba que lo ideal sería un Gobierno en coalición entre varios partidos. La repetición electoral era apoyada por un exiguo 5,5%.

Y en la segunda -16a-, que pregunta “¿qué coalición de Gobierno le gustaría a usted que se hiciera?” únicamente dirigida al 45,2% desgranado de la cuestión anterior, vuelve a repetirse la opción de un Ejecutivo en solitario del PSOE, señalada por el 7,9% de los encuestados que habría que sumar al 38,2% de la pregunta anterior y que haría prevalecer la premisa de Ferraz por encima del resto: 22,69% -con las cuentas hechas bajo el cerco de la anterior pregunta- elegía la coalición con Unidas Podemos y con el apoyo de partidos nacionalistas; el 11,07% abogaba por un pacto PSOE-Cs; y tan solo el 2,76% optaba por el bloque de las derechas (PP-Cs-Vox).

Barómetro de Mayo de 2019.

Barómetro de Mayo de 2019.