Política

Sánchez ofrece a Iglesias multitud de cargos para «fortalecerse» si renuncia al Gobierno

PSOE y Unidas Podemos no se ponen de acuerdo ni en cuáles son las cuestiones de Estado

logo
Sánchez ofrece a Iglesias multitud de cargos para «fortalecerse» si renuncia al Gobierno
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este martes en Moncloa.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante una de sus reuniones en la Moncloa. EFE

Resumen:

Multitud de cargos en la Administración para fortalecerse como líder de Podemos. Ésa es la letra pequeña del «Gobierno de cooperación» que Pedro Sánchez propone a Pablo Iglesias para que renuncie a ocupar una cartera ministerial. Fuentes de la negociación entre ambos partidos explican que Sánchez intentó convencer a Iglesias de que su liderazgo al frente de Podemos se «fortalecería» con el reparto de una enorme cantidad de cargos en segundos niveles de la Administración que podría distribuir a su discreción entre dirigentes de su partido a cambio de lealtad.

En sus conversaciones, el candidato socialista a la investidura se ha referido a la debilidad orgánica de Iglesias al frente de Podemos tras las crisis internas sufridas por el partido y la escisión de Más Madrid, formación liderada por Íñigo Errejón y Manuela Carmena que amenaza con convertirse en un competidor directo a nivel nacional. Para evitar esa sangría interna, Sánchez intentó seducir a Iglesias con los puestos de la Administración del Estado que fueran necesarios para apuntalar su liderazgo. Secretarías de estado, direcciones generales, comisionados, institutos y otros organismos de la Administración servirían para colocar a multitud de dirigentes de Podemos dando oxígeno financiero a la organización y poder interno a Iglesias.

La propuesta se completó en la tarde de ayer con la posibilidad de incluir a militantes de Unidas Podemos y sus confluencias en el Consejo de Ministros siempre que no pertenezcan a la dirección del partido y cuenten con un perfil técnico y profesional que avalen su nombramiento. Sánchez da así un paso más a la posibilidad de incluir en el Ejecutivo a independientes de reconocido prestigio propuestos por Podemos para admitir a profesionales que sí militen en el partido. «La propuesta del presidente del Gobierno en funciones es volver al punto de partida: hablar de contenidos. El presidente está valorando todos los escenarios», aseguraron anoche fuentes del PSOE.

El líder de Unidas Podemos no ha considerado esa oferta y continúa determinado a negociar un Gobierno de coalición, convencido de que el PSOE cederá en el último momento antes de que se produzca una repetición electoral. «Tarde o temprano rectificarán», vaticinó el martes tras el fracaso de la última reunión entre ambos. «Estoy convencido de que Pedro Sánchez no cometerá la irresponsabilidad de repetir elecciones y hará lo mismo que están haciendo sus barones en las comunidades», señaló por la mañana en una entrevista en Antena 3. «Queremos que sea en julio, pero si el presidente no quiere que sea en julio y quiere llevarlo a septiembre, tenemos disponible el mes de agosto para acordar y para transigir», insistió, reclamando al PSOE que renuncie a su «línea roja de tener un gobierno monocolor».

«Nosotros no vamos a empezar una negociación vetando a nadie del PSOE y entendemos que ellos tampoco deben vetar a nadie de Unidas Podemos. No es forma empezar una negociación y no es respetuoso con el aliado», añadieron anoche fuentes de Podemos. «Pensamos que es absurdo que al frente de los ministerios no puedan estar las personas que han sido elegidas por la gente en unas elecciones. Técnicos tiene que haber en todos los ministerios, pero los españoles cuando votan es para elegir a sus representantes y eso tiene que verse reflejado en el Gobierno», reiteraron.

Dos meses y medio después de las elecciones, PSOE y Podemos vuelven al punto de partida. A once días de la votación de la investidura, la sexta conversación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha vuelto a encallar. En este periodo, más que acercar posiciones, ambos líderes las están alejando. Ya ni siquiera se ponen de acuerdo en cuáles son las cuestiones de Estado o los principales problemas en España. Así lo revelaron ayer en sendas entrevistas televisivas. Mientras el presidente en funciones subrayaba el independentismo catalán -que ha ignorado en toda la campaña electoral- como el principal desafío del país, el líder de Podemos rebatía que ése no es el principal problema de España.

En una entrevista por la mañana en Los Desayunos de TVE, Pedro Sánchez ha reiterado que tiene “discrepancias profundas” con Unidas Podemos en materias de estado como la crisis catalana, la aplicación del artículo 155 de la Constitución si es necesario o la afirmación de Iglesias de que en España existen “presos políticos”. Esas “contradicciones internas” amenazan con “paralizar al Gobierno” y dificultar su “cohesión”, asegura el presidente, que justifica así su negativa a incluir a Pablo Iglesias y a otros dirigentes destacados de Podemos en el Consejo de Ministros.

«Si esta legislatura, ante las puertas de una sentencia del Tribunal Supremo en breves meses, los independentistas vuelven a hacer algo como lo que hicieron hace dos años ¿Unidas Podemos va a apoyar al Gobierno de España en la aplicación hipotética, que yo no deseo, del artículo 155 de la Constitución?”, ha planteado Sánchez como ejemplo.

Para combatir este argumentario, los dirigentes de Unidas Podemos han salido en tromba en radio y televisión. Pablo Iglesias, Irene Montero, Pablo Echenique y Alberto Rodríguez han entrado en la batalla del relato desmintiendo al presidente. Todos ellos han respondido que los problemas de Estado son la pobreza infantil, la falta de justicia fiscal o el desempleo.

«Por desgracia no nos hemos puesto todavía a negociar lo que hay que negociar en este país, que es un Gobierno de izquierdas, un Gobierno de coalición que asuma los verdaderos problemas de Estado de España», ha asegurado Iglesias, que ha rebatido que «el problema de Estado en España es Cataluña». «El problema de Estado en España es la pobreza infantil, la precariedad laboral, que no haya justicia fiscal, que hay familias que no lleguen a fin de mes porque tienen que pagar alquileres abusivos. Eso son los principales problemas de Estado», rebatió el líder de Podemos.