Política

Errejón ultima una operación para competir en las generales si hay repetición electoral

El ex dirigente de Podemos se está moviendo ya en los territorios aunque su candidatura al frente de "Más país" no está cerrada y hay quien apuesta por Carmena o un perfil similar

logo
Errejón ultima una operación para competir en las generales si hay repetición electoral
Errejón y Carmena, en la noche electoral.

Errejón y Carmena, en la noche electoral. EFE

Resumen:

El escenario de una repetición electoral el 10 de noviembre parece más cercano tras el fracaso del último encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Aunque ambos partidos intentan mantener abiertos cauces de comunicación y siempre es posible un giro de guión en el último momento, el ex dirigente de Podemos, ahora en Más Madrid, Íñigo Errejón, está moviéndose ya para poder concurrir a esos comicios con un partido propio, que posiblemente se llamará “Más país”, en caso de que no prospere la investidura del actual presidente en funciones.

Errejón, hoy portavoz de Más Madrid en la Asamblea Autonómica, tiene previsto celebrar un congreso fundacional de su partido en otoño próximo, una cita que podría servir de plataforma de lanzamiento de la campaña para las elecciones generales. Madrid, Valencia, Cataluña y Andalucía son los primeros territorios en los que trabaja para estar en condiciones de presentarse a unos posibles comicios el 10 de noviembre.

Lo primero es dejar el partido en Madrid en manos “de gente de confianza”

“El planteamiento de ir a elecciones, si las hubiera, es muy serio”, dicen fuentes conocedoras de los movimientos de Más Madrid. Lo primero, es dejar el partido bien situado en la Comunidad madrileña, en manos “de gente de confianza, sin veleidades de verse en el espejo de Podemos”. En definitiva, “que nadie les tosa” en un territorio fuertemente controlado por Tania Sánchez, diputada autonómica de la Asamblea, ahora en un discreto segundo plano, aunque la que fue mano derecha de Carmena en el ayuntamiento, Marta Higueras, también se postula para liderar Más Madrid.

En Valencia irán de la mano de Compromís, con quienes comparten una visión mucho más pragmática de un futuro gobierno de “cooperación” con Pedro Sánchez. A diferencia del líder morado, creen que lo importante es hacer presidente del Gobierno a Sánchez, sin exigir sillones del Consejo de Ministros, sino ejercer la labor de control del Ejecutivo desde una comisión de seguimiento potente, destinada a controlar el cumplimiento del pacto de legislatura.

En Cataluña coinciden con el sector federalista de Iniciativa por Cataluña, que entronca en buena medida con la asociación Federalistas de Izquierdas, de la que forman parte personas como Carlos Jiménez Villarejo, que fue en las listas europeas de Podemos hace cinco años y que salió de allí desengañado de Iglesias tras negarse éste a apoyar la investidura de Sánchez en 2016. Este grupo está presidido por el actual presidente del Senado, el catalán Manuel Cruz.

Errejón busca en el sector “menos radicalizado de Podemos”

En Andalucía los de Errejón se mueven en el estrecho callejón que dejan los anticapitalistas y los partidarios de Iglesias, en definitiva, un sector de esta formación que no comulga ni con unos ni con otros a los que se suman el colectivo Iniciativa por Andalucía, escindido de Izquierda Unida cuyo objetivo era crear una especie de Compromís a la andaluza.

Errejón también busca “en el sector menos radicalizado del podemismo”  en Castilla y León, Aragón, Asturias y Galicia. Además, ha confluido con la formación ecosocialista Equo, que ya en las últimas elecciones autonómicas se presentó con Más Madrid y con Compromís en las europeas. El nombre de su líder, Juan López de Uralde, ha surgido no pocas veces como probable opción de Sánchez para algún cargo menor del gobierno vinculado al acuerdo de investidura con Podemos.

En todo caso, los medios consultados por El Independiente matizan que “no necesariamente Errejón tiene porqué ser el candidato a la presidencia del Gobierno” en esa hipotética repetición electoral, sino que no hay que perder de vista a la ex alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, que dejó su acta de concejal tras perder el bastón de mando en manos del popular José Luis Martínez-Almeida. Aseguran que hoy por hoy no hay nada decidido y acarician la idea de buscar un perfil “más social” que político para una operación que, a fin de cuentas, “no deja de ser un experimento”, dada la situación todavía embrionaria de Más Madrid, obligada además a buscar otra nomenclatura para unos comicios en el conjunto de España.

Más Madrid barrió a Podemos en la Comunidad madrileña

La ruptura de Errejón y de Carmena con Iglesias llevó al nacimiento de Más Madrid, que quedó por delante de Podemos en las últimas elecciones autonómicas. Con 20 escaños frente a los 7 de los morados, -incluso por debajo de Vox, que sacó 12-, creen estar en condiciones de disputar un espacio nada desdeñable de la izquierda que limite aún más las posibilidades de un Podemos a la baja. De hecho, hay un consenso generalizado en los sondeos respecto a que Iglesias sería uno de los grandes damnificados en caso de repetición electoral, a lo que se agarra Sánchez para doblegar su voluntad, hoy férrea, de  entrar en el Consejo de Ministros a cambio de sus votos para la investidura.

Un aspecto nada desdeñable a tener en cuenta es que el concurso del partido de Errejón en las elecciones generales imitaría el mismo nivel de fragmentación que vive ahora el bloque de centro-derecha, dividido en tres partidos, esto es, PP, Ciudadanos y Vox, lo que puede contribuir a la pérdida de votos de la izquierda en el reparto de escaños por la Ley D´hont. De hecho, la mitad de los votos que cosecharon Ciudadanos y Vox el 28-A no obtuvieron ninguna representación.