Irene Montero ha afirmado esta mañana de viernes en el programa Hoy por hoy de la Cadena Ser que no es una exigencia para la negociación con Pedro Sánchez que Pablo Iglesias este en el Gobierno. Al contestar a esta pregunta ha asegurado que no tienen «ninguna línea roja, pero no nos parece razonable empezar la negociación con vetos». Además, ha añadido que «los inscritos han dicho con rotundidad que quieren un Gobierno de coalición y que quieren negociar sin vetos».

En relación a los resultados de la consulta, donde 1 de cada 3 inscritos ha votado a favor de darle el gobierno a Pedro Sánchez, asegura que «ha sido una consulta honesta y al final mayoritariamente se ha votado que tenemos que ir a por un gobierno sin vetos y de negociación». «Se trata de la quinta participación más alta, indica que la gente tiene ganas de que nos pongamos de acuerdo y que está cansada de mentiras», ha añadido.

Al ser preguntada por las declaraciones de este jueves del presidente del Gobierno, sobre que no quería a Pablo Iglesias de vicepresidente, Montero ha asegurado que les ha sorprendido este veto y que Sánchez nunca les había informado de el mismo. «Sus palabras de ayer fueron hostiles. Tenemos que negociar sin vetos, sin mentiras y sin amenazadas. Cederemos en muchas cosas y sabemos que el PSOE es el que tiene que liderar y somos conscientes de nuestra posición más modesta por eso no pediremos nada que no nos corresponda», ha explicado y ha continuado que ellos ya han hecho presidente a Sánchez a cambio de nada.

El presidente del Gobierno ha llegado a decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia»

Montero exigió este jueves al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, una rectificación por vetar la entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno al afirmar que él necesita a una vicepresidente que defienda la democracia española. En un tuit, la dirigente de Podemos afirma que «hoy el presidente del Gobierno ha llegado a decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia», advirtiendo a continuación que «no todo vale, y menos entre fuerzas políticas que aspiran a gobernar juntas y por tanto, a respetarse y entenderse».

Por esto motivo, la número dos de Podemos asegura que Sánchez debe rectificar. El jefe del Ejecutivo dijo que él necesita un vicepresidente que «defienda la democracia española» y no diga que los acusados de promover la independencia de Cataluña son «presos políticos» como ha dicho Iglesias «en público y en privado».

En la mañana del jueves, Montero pidió al PSOE reabrir las negociaciones con Unidas Podemos «sin vetos ni líneas rojas», y, preguntada sobre si Pablo Iglesias estaría dispuesto a renunciar a ser ministro, ha dicho que también ellos irán «sin líneas rojas» a las negociaciones. «Ojalá estuviésemos en un momento en el que estuviésemos hablando de los equipos», señaló.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, evitó este jueves extender a Irene Montero el veto de Pedro Sánchez sobre la entrada de Pablo Iglesias al Consejo de Ministros. En una entrevista con la Cadena SER, y ante las insistentes preguntas del entrevistador, Calvo se ha limitado a subrayar que aceptarán la entrada de personas «capacitadas» de Podemos o de su órbita en un hipotético equipo de gobierno.

Carmen Calvo ha sido cuestionada hasta en cuatro ocasiones sobre si entre esas personas «capacitadas» se podría encontrar o no Irene Montero, número dos de Podemos, sin que Calvo haya dado ninguna respuesta concreta.