Política

Vertiginoso camino a las elecciones: el apretado calendario para la investidura

logo
Vertiginoso camino a las elecciones: el apretado calendario para la investidura
Una urna junto a papeletas en una jornada de elecciones.

Una urna junto a papeletas en una jornada de elecciones. EFE

Resumen:

PSOE y Podemos ya han entrado en la recta final definitiva para alcanzar un acuerdo de gobierno o encaminar el país hacia unas nuevas elecciones. No hay espacio para dilaciones y el apretado calendario que marca el límite temporal de la investidura exige una agenda exprés difícil de cumplir.

Es 9 de septiembre y Pedro Sánchez aún no se ha visto con ninguno de los principales líderes políticos, aunque los equipos negociadores de PSOE y Podemos mantuvieran el jueves una infructuosa reunión -de más de cinco horas- en el Congreso de los Diputados. Sin avances. Tendrán que ser los líderes, cara a cara, quienes certifiquen si hay «espacio por recorrer» para el acuerdo o si los puentes ya están definitivamente rotos.

Pero no hay tiempo para más e incluso el rey Felipe VI condiciona su agenda a la inestable situación política provocada por la falta de entendimiento entre los partidos de la izquierda nacional. La agenda de la Familia Real entre el 9 y el 15 de septiembre no incluye la ronda de contactos con los partidos, pero si fuera necesario se actualizaría sobre la marcha.

Este lunes el rey presidirá en Madrid la apertura del año judicial y, después, proseguirá en el Palacio de la Zarzuela las reuniones que está manteniendo con los presidentes autonómicos recibiendo al de Murcia, Fernando López Miras; y al de Aragón, Javier Lambán. El martes por la tarde será el turno de la presidenta de Navarra, María Chivite, y la de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pero el monarca tiene ocupada la mañana con una serie de audiencias militares.

No consta actividad oficial para el miércoles 11, día en el que Cataluña celebra la Diada

No consta actividad oficial para el miércoles 11, día en el que Cataluña celebra la Diada, y el jueves Felipe VI viajará junto a la reina Letizia a Sevilla para presidir varios actos organizados en el marco de la conmemoración del V centenario de la primera vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano.

Quedan dudas por tanto sobre cuándo y cómo podrá recibir Felipe VI a los líderes de todos los grupos parlamentarios para que le transmitan su apoyo o no a una hipotética investidura. Tras ello, el monarca debería recibir a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que sería la encargada de fijar día y hora para la celebración del debate en el Hemiciclo.

Un debate y votación que se debe celebrar obligatoriamente antes de que las Cortes se disuelvan automáticamente el día 23, justo dos meses después de que fracasara el primer intento de Sánchez en la investidura. Ese día, si no hay gobierno, el Rey debe firmar el decreto de disolución de la cámara que conlleva la convocatoria electoral.

Sería excepcionalmente extraño que la presidenta del Congreso aprobase otro calendario

Es decir, el debate de investidura, como tarde, debería empezar el martes 17 de septiembre, para llevar a cabo la primera votación el miércoles 18 y, en el caso de que el líder del PSOE no obtenga la mayoría absoluta de los votos, celebrar la segunda votación 48 horas más tarde: el viernes 20. Sería excepcionalmente extraño que la presidenta del Congreso aprobase otro calendario que planteara votaciones de investidura el sábado o incluso el domingo.

También existe otro escenario extraño, pero posible: que aunque Podemos transmita al Rey que apoyará la investidura de Sánchez y éste le proponga como candidato, el dirigente socialista rechace someterse al debate de investidura si no ha alcanzado antes un acuerdo con Pablo Iglesias.

El presidente en funciones no está obligado formalmente a aceptar el encargo del monarca, y justificaría su decisión en que un gobierno del PSOE en solitario con Podemos en la oposición acabaría resultando inviable. Imitaría Sánchez a Mariano Rajoy, que ya rechazó someterse a la investidura en 2016, antes de la repetición electoral del mes de junio.