Política TRAS EL 10-N

Sánchez confía en que la "extrema izquierda" y la derecha "cambien" y le den la investidura

"Creo que los partidos políticos cambiaran su actitud y también sus estrategias" después de las elecciones, explica en una entrevista con la CNN

logo
Sánchez confía en que la "extrema izquierda" y la derecha "cambien" y le den la investidura

Resumen:

Con unos resultados similares que no ofrezcan mayoría absoluta ni al bloque de la izquierda ni al de la derecha, ¿qué cambiará en España tras las elecciones del 10 de noviembre para acabar con el bloqueo político. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha explicado en una entrevista con la CNN cuál es su plan para ser investido sin formar una coalición con Podemos, un objetivo que no logró en su investidura fallida de julio. «Creo que los partidos políticos cambiarán su actitud y también sus estrategias posteriormente», ha admitido en Nueva York.

El entrevistador le ha repreguntado por el «riesgo» que asume con una repetición electoral que tiene visos de variar poco el resultado de las del 28-A, con «votantes totalmente desilusionados» y la amenaza de una importante abstención. «Por tanto, ¿cómo intenta comprometerles, que ha cambiado este año con respecto al anterior?», le ha inquirido.

«En este caso, ante todo, creo que vamos a movilizar a más personas en favor del proyecto político que defiendo y que represento, y después porque creo que los partidos políticos cambiaran su actitud y también sus estrategias posteriormente», ha reconocido, tras acusar al resto de grupos parlamentarios de impedir su investidura y recordar que el PSOE ganó las elecciones generales de abril y las europeas, municipales y autonómicas de mayo.

El presidente en funciones ha vuelto a acusar al resto de partidos políticos de su fracaso en la investidura. A los «liberales» les reprocha su acercamiento a la «extrema derecha» y a la «extrema izquierda», término con el que se refiere por primera vez a Podemos, le sigue culpando del naufragio de las negociaciones con el PSOE.

«Tenemos un sistema político peculiar. En mi país, tenemos una extrema izquierda que, en cuatro ocasiones, rechazó la formación de un gobierno progresista en estos cuatro años, a nivel nacional. Y por otra parte, tenemos a los llamados liberales que han abrazado a la extrema derecha en distintos gobiernos a nivel regional y municipal. Pero que también bloquea, junto con la extrema izquierda, y la extrema derecha y los partidos de derecha, la formación de un gobierno nacional», ha acusado.

«Por lo que dice, parece usted muy seguro de que lo conseguirá», le pregunta el entrevistador a Sánchez. «Creo que los españoles han comprendido que, tras lo que han visto estos últimos meses, he hecho lo que he podido para formar Gobierno en España. No fue posible, como le he dicho, por este, digamos, frente que ha bloqueado cualquier posibilidad de formar Gobierno. Pero en todo caso, al final, los españoles tendrán la oportunidad de votar y decidir si quieren iniciar este periodo de estabilidad, que creo que es crucial y que defenderé», responde el candidato socialista.

Sánchez confía en recibir votos de la derecha y de la izquierda como único candidato con posibilidades de convertirse en presidente. «Antes de las elecciones de abril, los españoles no sabían que los liberales iban a bloquear y a crear más inestabilidad en nuestro sistema político. En segundo lugar, los españoles sabrán definitivamente que la extrema izquierda, por cuarta vez en los últimos cuatro años, ha rechazado la formación de un Gobierno progresista. Por tanto, en cierto modo, pienso que las elecciones aportarán más información a los españoles y, por tanto, lo que tendrán que responder con sus votos es si podremos tener un periodo de estabilidad y un Gobierno fuerte para afrontar todos los retos que tenemos ante nosotros como el paro, la precariedad y la transición ecológica», asegura.

La Segunda República

En otra entrevista en la misma cadena pero en un canal en español, Sánchez ha reivindicado la Segunda República Española. Al ser preguntado si Francisco Franco sigue ocupando un lugar central en la vida española, el presidente en funciones ha alabado ese periodo histórico. «A mí me gusta más reivindicar la España de la Segunda República, la España que emigró, que se exilió como consecuencia de la guerra civil y de la dictadura, y que acabó en muchos de los países latinoamericanos que son países hermanos a los cuales siempre vamos a estar agradecidos por su acogida», ha recalcado en esta conversación que tiene lugar en Nueva York, donde Sánchez ha participado en la Asamblea General de la ONU.

«¿Por qué digo esto? Porque creo que es bueno que empecemos a reivindicar esa España republicana, una España que defendió derechos y libertades que desgraciadamente fueron mancillados por la dictadura franquista», ha continuado Sánchez, asegurando que sus valores fueron recuperados por la Constitución de 1978 y la monarquía parlamentaria.

Así, ha defendido que la exhumación de los restos del dictador se realizará procediendo con la Ley de Memoria Histórica, con la Resolución aprobada por unanimidad del Congreso de los Diputados que «dice que no puede haber un mausoleo», en homenaje a un dictador. «Un dictador que colaboró con el régimen nazi y que, en consecuencia, lo que hizo fue defender todo lo contrario de lo que representa la paz y la democracia», ha resaltado.