Política

Fracasa la moción contra Torra con el voto en contra del independentismo y la abstención del PSC

logo
Fracasa la moción contra Torra con el voto en contra del independentismo y la abstención del PSC

Resumen:

El Parlament ha rechazado este lunes la moción de censura presentada por Cs contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y que solo ha contado con los apoyos de Cs y los cuatro diputados del PP. La moción ha contado con 40 apoyos -36 de los diputados de Cs y 4 del PP-, mientras que los ‘no’ han sumado 76, y se han emitido 17 abstenciones desde la bancada socialista.

Los diputados de JxCat, ERC, los comuns y la CUP han votado en contra de la moción que proponía a la líder de Cs, Lorena Roldán, para sustituir a Torra al frente de la Generalitat, mientras que los diputados del PSC se han abstenido.

Roldán ha presentado la iniciativa a sabiendas de que previsiblemente no saldría adelante, pero repitiendo en sus intervenciones que se hacía necesario impulsarla en un momento en que, según ella, desde los partidos independentistas y el Govern, «se jalea a presuntos terroristas», en referencia a los miembros de los CDR encarcelados.

Durante el pleno, ha intentado en el último momento conseguir el respaldo del PSC, al que ha acusado de romper la unidad del constitucionalismo escenificada el 6 y 7 de septiembre de 2017, cuando los grupos independentistas llevaron a la Cámara las ‘leyes de desconexión’.

«No ha entendido que esto no va de partidos ni de ideologías. Este es un momento en el que los constitucionalistas tienen que ir de la mano. Dice que repartimos carnés de malos y buenos constitucionalistas: el carné lo han perdido ustedes apoyando al señor Torra», ha recriminado al líder del PSC, Miquel Iceta, al que ha pedido su apoyo también por una cuestión de seguridad.

La diputada de Cs ha defendido que, si no apoyaban su moción, se estarían posicionando a favor del presidente y su proyecto: «Cuando es una cuestión de seguridad no vale la equidistancia. Cuando apoyan al separatismo están yendo en contra de los catalanes. En el plan de Torra son tan importantes los comandos radicales como los equidistantes, porque esta abstención actúa de cómplice del separatismo».

El cara a cara entre Roldán e Iceta ha centrado gran parte de un debate, en que el socialista le ha replicado: «Hemos sido, como ustedes, víctimas de la intolerancia. Hemos visto actos perturbados por quienes no piensan como nosotros. Hemos visto sedes atacadas y tenemos compañeros asesinados por quien usa la violencia. No se atreva a ligar al PSC con cualquier tipo de violencia de la que hemos sido víctimas».

Iceta ha reiterado que la moción «nació fracasada», que los socialistas no están dispuestos a verse arrastrados por ese fracaso, y ha atribuido la presentación de la moción de censura a las encuestas electorales que arrojan un resultado a la baja de Cs.

Pese a que la moción se presentaba contra el presidente, Torra ha decidido que fuera la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, quien defendiera la posición del Ejecutivo: se ha centrado en afirmar que Cs ha hecho con la moción «un uso interesado y fraudulento del Parlament».

«Esto no es un bar, no es un plató de televisión, no es un pabellón donde hacer actos de campaña. Esto es el Parlament», ha censurado Budó, que ha también ha lamentado el uso de los recursos que se han tenido que dedicar a la celebración del pleno, cuando todos los grupos habían manifestado de antemano su voto.

Como único apoyo a la moción, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha agradecido a Roldán haberla presentado después de que los populares le hayan pedido en los últimos meses que lo hiciera, y ha confiado en que, pese a su fracaso, sirva como «embrión» de un futuro Govern constitucionalista.

El presidente de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha criticado a Roldán, le ha pedido dejar de «equiparar el movimiento independentista con el terrorismo», y también ha visto una intención electoralista en presentación de la moción.

Tras criticar a Roldán porque también considera que la moción era electoralista, el presidente de ERC, Sergi Sabrià, ha dedicado la mayor parte de su intervención en dirigirse a Iceta, al que ha exigido no sumarse «a la confusión entre independentismo y terrorismo» y ha reprochado al PSOE que, a su juicio, tenga como socio preferente a Cs de cara al 10N.

La presidenta de los comuns, Jéssica Albiach, ha compartido la acusación de que Cs busca convertir el Parlament en un plató de televisión al hacer «una moción de censura de cara a la galería, un acto de campaña que quieren que paguen todos los catalanes», y ha sostenido que nunca los apoyarían porque los ve parte del problema.

El diputado de la CUP en el Parlament Vidal Aragonés ha tachado de farsa la moción porque opina que es electoral y electoralista, y porque «responde a una actuación del aparato del Estado», y ha remarcado que, aunque hayan votado en contra, eso no quiere decir que estén de acuerdo con lo que ha hecho el Govern en esta legislatura.