Política

El Gobierno cierra el Valle de los Caídos para exhumar a Franco entre el 18 y el 22 de octubre

El traslado de los restos del dictador hasta El Pardo se materializaría días antes del inicio de la campaña del 10-N / Calvo reitera que no habrá cámaras en la basílica y reconoce que se baraja transportar en helicóptero el féretro hasta la nueva sepultura

Pedro Sánchez y Carmen Calvo, en sus escaños del Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez y Carmen Calvo, en sus escaños del Congreso de los Diputados. EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez sacará los restos de Franco del Valle de los Caídos antes del 25 de octubre, días antes de que comience oficialmente la campaña electoral del 10-N. Fuentes de Moncloa han precisado a TVE que la exhumación se consumará entre el 18 y el 22 de este mes, motivo por el que el Valle de los Caídos quedará cerrado desde este sábado a fin de que puedan desarrollarse los trabajos previos.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la medida, que irá acompañada de un amplio plan operativo técnico y de seguridad del proceso de exhumación y posterior inhumación en el cementerio madrileño de El Pardo-Mingorrubioque se está ultimando, según ha explicado en rueda de prensa la vicepresidenta Carmen Calvo.

Carmen Calvo reitera que no habrá cámaras dentro de la basílica para inmortalizar el histórico acto de exhumación

El propio presidente ha llevado en mano al Consejo de Ministros este tercer acuerdo para la exhumación de los restos del dictador, que Calvo ha asegurado que será «el último» después de las peripecias legales vividas desde que Pedro Sánchez anunció la ejecución inmediata de esa medida en el Congreso de los Diputados a finales de junio del año pasado. Contra esa decisión se han interpuesto cuatro recursos, promovidos por la familia (el único resuelto), la abadía benedictina, la Fundación Nacional Francisco Franco y la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos.

De esta forma, el Ejecutivo desoye la última petición que habían hecho los nietos del dictador, que este jueves le habían solicitado que suspendiera la ejecución de la exhumación hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre su recurso. Éste era el último cartucho para intentar parar el traslado de los restos.

Sin «temor» al prior

Allanado definitivamente el camino este jueves por el Tribunal Supremo, al establecer que la sentencia con la que desestimó el recurso de los nietos del dictador es título habilitante para que se pueda llevar a cabo el traslado aun no mediando autorización eclesiástica, Sánchez está a un paso de materializar una de sus medidas ‘estrella’ desde que llegó a La Moncloa y convertirse en el presidente que sacó a Franco de Cuelgamuros. La exhumación tendrá lugar casi 44 años después de que el ex jefe del Estado fuera enterrado en una sepultura habilitada al efecto en el presbiterio de la basílica, entre el altar mayor y el coro.

La número dos del Ejecutivo ha dicho no tener «ningún temor» a que el prior de la abadía del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, pueda impedir ahora el acceso a la basílica, dado que el Gobierno va «pertrechado» con una sentencia del Supremo que ha avalado punto por punto su pretensión. Calvo ha dicho que la Iglesia «nunca se ha opuesto a la exhumación» y esperan tener ahora su «colaboración».

Ante la insistencia de los periodistas, la ministra en funciones de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad ha explicado que se ha acordado una franja temporal y no una fecha concreta por el hecho de que el Gobierno «necesita días» para ultimar las condiciones técnicas y de seguridad que se requieren para ejecutar con garantías la exhumación y reinhumación. Ello contrasta con la forma de actuar que tuvo el Ejecutivo el pasado 15 de marzo, cuando fijó fecha -10 de junio- e incluso hora -10 de la mañana- para llevar a cabo la operación.

Con todo, la vicepresidenta en funciones ha precisado que será ella la que le proponga el día al presidente del Gobierno y que se notificará con 48 horas de antelación a los nietos del dictador para que puedan asistir si lo desean. Como notaria mayor del Reino levantará acta la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en un acto al que no podrán asistir los medios de comunicación, que sí podrán grabar en el exterior de la basílica.

Patrimonio Nacional cierra desde ya el Valle de los Caídos para preparar los trabajos de exhumación

Calvo ha precisado que el acto de exhumación estará marcado por la “discreción y el respeto”, de lo que se puede deducir que no se rendirán honores al dictador como han pedido sus descendientes. Invocando el artículo 36 del decreto por el que se aprobó el Reglamento de Honores Militares, la familia considera que, como ex jefe del Estado, Franco tendría derecho a honores fúnebres militares cuando sean exhumados sus restos. Aquéllos consistirán en la interpretación del himno nacional completo y una descarga de fusilería o salva de cañonazos, rindiéndolos una unidad con bandera, banda y música.

El traslado en helicóptero, una opción

La número dos del Gobierno ha detallado que las operaciones materiales de exhumación, traslado e inhumación se ejecutarán siguiendo las instrucciones ya acordadas por el Consejo de Ministros el pasado 15 de marzo, cuando se decidió que la actuación se llevaría a cabo el 10 de junio.

Así, el Ejecutivo respetará el derecho de los familiares de Franco a estar presente y a que éstos organicen una “breve e íntima ceremonia acorde con sus preferencias religiosas” cuando el cuerpo embalsamado sea reinhumado en El Pardo. Para garantizar la seguridad tanto de los restos como el orden público, el gabinete de Pedro Sánchez instará la intervención del Delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid.

Carmen Calvo ha indicado que el Ejecutivo está contemplando «diferentes medios de transporte» para el traslado de los restos de Franco desde el Valle de los Caídos hasta El Pardo, reconociendo que una de las opciones que se barajan es que el féretro viaje en helicóptero. Se optará por el que «técnicamente» sea el más seguro y genere «menos incomodidad» a los ciudadanos, ha añadido.

La ‘número dos’ del Gobierno dice que la exhumación se hará con «discreción», con lo que descarta los honores que pedían los nietos

Carmen Calvo ha asegurado que la exhumación de Franco supone «cerrar con dignidad 40 años después lo que no era digno», es decir, que los restos del dictador descansaran junto a los de las víctimas en un lugar de exaltación. «Es un gran logro que formará parte de la historia de nuestra democracia», ha afirmado. Sobre el futuro del Valle de los Caídos, ha abogado por convertirlo en un lugar «para la paz, el perdón y la justicia».

El Consejo de Ministros ya aprobó en marzo la fecha del 10 de junio para llevar a cabo la exhumación, pero dicho acto fue paralizado por el Alto Tribunal al acordar la medida cautelar de suspensión que habían solicitado los siete nietos del dictador al interponer el recurso. Desestimadas íntegramente y por unanimidad las alegaciones de los descendientes, el camino ha quedado expedito.

Desde entonces, el Ejecutivo ha estado esperando el desenlace de los últimos recursos de la familia Franco y analizando las resistencias del prior del Valle para facilitar la exhumación. El pasado jueves, el Tribunal Supremo despejó estos últimos obstáculos dando vía libre al Gobierno.

La operación tendrá lugar días después de la notificación de la sentencia del procés, con el objetivo de contrarrestar la repercusión internacional de la misma o el cuestionamiento que se haga de la independencia de la Justicia en España. Fuentes del Tribunal Supremo han situado la fecha de la notificación del fallo el lunes 14 de octubre, antes de que se cumplan los dos años en prisión preventiva -concretamente el día 16- de dos de los 12 encausados: Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Sin necesidad de autorización de la Iglesia

En una providencia, el Supremo explicó que la sentencia dictada el pasado día 30 rechazando el recurso de la familia Franco es «por sí misma título legítimo bastante para llevar a cabo las actuaciones previstas por los acuerdos del Consejo de Ministros de 15 de febrero y 15 de marzo», y por tanto acceder a la Basílica del Valle de los Caídos para proceder a la exhumación de Franco, como solicitó la Abogacía del Estado.

Los magistrados consideran que, una vez resuelto el primer recurso de la familia, «se han alterado los presupuestos sobre los que adoptó la medida cautelar de suspensión, por lo que ahora, atendidos los intereses en conflicto, ha de darse una significativa prevalencia a los intereses generales». Así, en tres autos uno en relación con cada recurso, acuerda levantar las medidas cautelares que suponían los últimos escollos para sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo recuerda también que el artículo 118 de la Constitución española obliga a todos a cumplir las sentencias firmes, un claro mensaje al prior Santiago Cantera que se opone a la exhumación.

A primera hora de la mañana del 23 de noviembre se soldó la caja interior de las dos que componían el féretro de Franco antes de su traslado a Cuelgamuros. Esa operación se llevó a cabo entre las 8 y las 8.19 horas y estuvieron presentes el entonces ministro de Justicia (José María Sánchez-Ventura); Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde y yerno de Franco; Alfonso de Borbón y Dampierre, duque de Cádiz fallecido en 1989; y los doctores Vicente Pozuelo Escudero, Modesto Martínez Piñeiro, Antonio Piga Rivero y Bonifacio Piga Sánchez-Morate.

El féretro fue introducido sobre las 14.10 minutos en la tumba habilitada al efecto entre el altar mayor y el coro de la basílica del Valle de los Caídos, donde permanece desde entonces.

Comentar ()