Política

Casado, preocupado tras su reunión con Sánchez: "La imprevisión le ha sobrepasado"

"No me gustaría constatar que son los violentos y los que llaman al desorden los que fueran por delante del Estado", advierte tras hablar con el presidente en funciones una hora

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez , recibe al líder del PP, Pablo Casado, en el Palacio de La Moncloa donde ambos se han reunido este miércoles para analizar la escalada de violencia en Cataluña tras la sentencia del "procés". EFE

«Salgo de esta reunión con la preocupación de que la imprevisión ha sobrepasado a Pedro Sánchez». Con gesto serio, el presidente del PP, Pablo Casado, ha comparecido en la Moncloa tras reunirse con Pedro Sánchez de 12 a 13 horas de este miércoles, después de la noche de disturbios en Barcelona en protesta por la sentencia del procès. El líder del PP ha anulado su agenda de actos previstos en Ciudad Real y Jaén para acudir a la llamada del jefe del Ejecutivo. También acudirán a la sede de la Presidencia del Gobierno los líderes de Ciudadanos y Unidas Podemos.

Casado ha lamentado el fallecimiento de un ciudadano francés tras andar cuatro kilómetros por el «sabotaje» del aeropuerto de El Prat y ha mostrado su «apoyo unánime» a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y «al uso legítimo de la fuerza», un respaldo que el PP «echó de menos» en la oposición cuando se enfrentó a la consulta ilegal del 1 de octubre de 2017.

«El Gobierno puede estar en funciones pero no sin responsabilidades porque el Estado nunca está en funciones», ha advertido Casado, que ha reprochado las alianzas del PSOE con los independentistas tanto en la moción de censura que hizo presidente a Sánchez como en 40 ayuntamientos y la Diputación de Barcelona, ya que el independentismo «siempre ha justificado el uso de la violencia para intentar imponer sus fines».

«Pedro Sánchez tiene que elegir entre los que le hicieron presidente del Gobierno y los que pueden ser clave para su investidura o los constitucionalistas, a los que no ha tenido como socios preferentes hasta ahora», ha avisado el líder del PP, que ha recordado que el procés siempre ha dado «pasos violentos» que han conducido a esta situación.

«Hay que hacer cosas de inmediato, pero sobre todo lo que hay que hacer es que la situación no desborde al propio Gobierno de España», ha explicado, para volver a pedir que la Fiscalía General del Estado y el Gobierno empiecen a dar pasos para tomar una serie de medidas que reinstauren el orden en Cataluña. «Estamos actuando como una leal oposición, apoyando a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado», ha precisado, alertando de la agenda de movilizaciones independentistas hasta el fin de semana y en un «escaparate internacional» como es el derby entre el Madrid y el Barcelona.

«Le he dicho que cuenta con todos los mecanismos necesarios para hacer frente una escalada de violencia inadmisible», como la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional para que Quim Torra «no esté en la cadena de mando» del Estado para evitar la violencia en las calles. «Pero para ser creíble, Sánchez debe romper con los independentistas», ha insistido.

Casado ha explicado esa «imprevisión» del Gobierno. «No creo que ahora mismo la seguridad esté garantizada en Cataluña con el mando policial en manos de Quim Torra. Es la tercera jornada consecutiva en la que se corta el AVE, la policía ha tardado en sofocar las algaradas de los CDR y no vemos una dotación policial y de los medios acorde con la violencia utilizada», ha aclarado.

«Estoy preocupado porque no me gustaría constatar que son los violentos y los que llaman al desorden los que fueran por delante del Estado. Conviene ser muy firmes porque es lo que la sociedad en Cataluña nos está pidiendo», ha reiterado. «Me llaman y me cuentan que ayer se podía cruzar Barcelona de punta a punta. Los catalanes estaban con miedo en sus casas y sintiendo indefensión por parte del Estado», ha denunciado.

Durante el encuentro, el líder de la oposición ha instado al presidente del Gobierno a que la Fiscalía General del Estado actúe «de inmediato» contra el presidente de la Generalitat y el del Parlamento, Roger Torrent, y otros cargos del Ejecutivo catalán por «incitar los desórdenes públicos y la desobediencia» y «participar en este mismo momento en el sabotaje» de infraestructuras del Estado, como el corte de carreteras por las denominadas ‘marchas por la libertad’.

Casado ha reclamado también que la Fiscalía actúe ya contra los CDR y el movimiento ‘Tsunami democrático’, y que el Gobierno envíe a Torra un requerimiento para que cumpla con sus obligaciones constitucionales, paso previo para aplicar después el artículo 155 de la Constitución.

Se trata de un paso previo para poner en marcha el mecanismo de este artículo constitucional y estar «preparados» para activarlo, si Torra se niega acatar el requerimiento que pueda hacerle el Gobierno y el que ya le ha enviado el Tribunal Constitucional para que respete la ley.

Casado ha explicado que cree que hay «motivos fundados» para activar el mecanismo que pueda llevar a aplicar el 155 porque hay un presidente autonómico, como Torra, que es el máximo mando de los Mossos D’Esquadra y se sitúa «al lado de los que están alentando la violencia, o cortando infraestructuras básicas».

En todo caso, ha puntualizado que el 155, tal y como ha establecido el Tribunal Constitucional, tiene que tener un «plazo de aplicación» y no se puede aplicar «de forma preventiva» por lo que sería necesario esperar al incumplimiento del requerimiento por parte de Torra, aunque ya hay «serias dudas» de que esté cumpliendo sus obligaciones.

El líder del PP ha especificado que los ámbitos donde Torra está incumpliendo sus obligaciones se refieren a las competencias de Interior e instituciones penitenciarias, que son los aspectos en los que debería asumir sus funciones el Gobierno, en primer lugar.

En este sentido, ha insistido en aplicar ya la Ley de Seguridad Nacional, que no requiere de ningún mecanismo previo, para tomar el control de los Mossos, que ahora están bajo el mando político de Torra.

Sánchez actuará «si es preciso»

En un comunicado, Sánchez ha agradecido la disponibilidad del líder del PP, que le ha transmitido su apoyo. Sánchez le ha trasladado un mensaje claro: no descarta ningún escenario. Según informa Moncloa, «todo está previsto» y el Gobierno «actuará, si es preciso, desde la firmeza, la proporcionalidad y la unidad.

Además, el presidente en funciones ha transmitido un mensaje de reconocimiento a las fueras de seguridad y de condena firme del uso de la violencia para «amedrentar a los ciudadanos y quebrar la convivencia en Cataluña».

El objetivo de las reuniones de los líderes políticos es analizar la escalada de violencia en Cataluña a raíz de la sentencia del procés. Así lo han indicado fuentes del Palacio de la Moncloa, que han denunciado que una minoría esté tratando de imponer la violencia y quebrar la convivencia en Cataluña.

«Es evidente que no estamos ante un movimiento ciudadano pacífico, sino coordinado por grupos extremistas que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña», aseguran fuentes socialistas, en un comunicado en el que reconocen también la labor de «todos los cuerpos de seguridad que están velando por mantener el orden y la convivencia».

Desde Moncloa han reafirmado a primera hora de este miércoles la predisposición del Gobierno a «garantizar la seguridad» tras los episodios de tensión y ha recordado que, «si es necesario, actuará desde la firmeza, la proporcionalidad y la unidad».

Además, la ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, ha hecho un llamamiento al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para que condene los incidentes violentos acontecidos en Cataluña.

«Hacemos es un llamamiento a Torra para que condene los incidentes violentos», ha declarado Celaá a los medios de comunicación antes de participar en el Congreso Internacional Mujeres en el exilio republicano de 1939, donde ha mostrado «todo el respeto por las manifestaciones pacíficas». «¡Sólo faltaba!», ha exclamado.

La intensa jornada de tensión de la noche del martes se ha saldado con un total de 72 agentes heridos, algunos con fracturas y lesiones de distinta consideración -54 mossos y 18 policías-. Entre los manifestantes, la cifra oficial facilitada por el Servicio de Emergencias ha sido de 74 heridos, de los cuales 37 se han contabilizado en Barcelona, 19 en Girona, 8 en Tarragona, otros 8 en Lleida y 2 en Sabadell. Además, las fuerzas de seguridad han detenido a un total de 30 radicales tras los graves incidentes registrados.

Las protestas han dejado también innumerables destrozos especialmente en la ciudad condal, donde se han contabilizado 157 barricadas con hogueras que están provocando problemas en la limpieza del asfalto, lo que ha derivado en cortes de calzada en las arterias centrales de la ciudad desde primera hora de este miércoles.

Te puede interesar

Comentar ()