Política

Tensión en la Diputación Permanente: Vox roba los asientos de Cs y acaban expulsados

logo
Tensión en la Diputación Permanente: Vox roba los asientos de Cs y acaban expulsados

La portavoz de Vox en el Congreso, Macarena Olona EFE

Resumen:

La tensión en Cataluña y la pugna por la carrera electoral hacia el 10-N han convertido a la reunión de la Diputación Permanente del Congreso de este martes en el escenario de una riña sin precedentes que ha terminado en bronca con Meritxell Batet y expulsión del Grupo Parlamentario de Vox.

Los grupos se reunían este martes en el marco de la convalidación de los tres últimos decretos-ley del efímero Gobierno de Pedro Sánchez – en concreto las medidas por la quiebra de Thomas Cook; anticipos a cuenta a las CC.AA. y ayuntamientos; y ayudas por los daños de los temporales- con el objeto de cerrar la pasada legislatura y poner rumbo definitivo hacia la apertura de urnas. Pero la tranquilidad en la que debía enmarcarse esta cita comenzó a emborronarse cuando el grupo de Vox, capitaneado por su portavoz, Macarena Olona, ha llegado a la diputación ocupando los asientos asignados a Ciudadanos, de los que se han negado a levantarse pese a la llamada de Batet a «mantener el decoro de la Cámara» para poder dar comienzo a la sesión.

Como consecuencia de esta decisión, los naranjas se han visto obligados a moverse y situarse en la segunda fila, cediendo a la usurpación de los de Abascal, que ocupaban los asientos delanteros. «Si Vox no entiende lo que es el decoro parlamentario, nosotros nos movemos», espetaba el portavoz de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, movimiento que agradecía la presidenta del Congreso.

El debate daba comienzo al fin, pero la tensión suscitada por los de Santiago Abascal podía cortarse con un cuchillo. Nada más comenzar, Olona comenzaba a hablar sin tener la palabra, mientras le reprendía una y otra vez Meritxell Batet, que le instaba a «respetar el ruego» y «no entrar en una discusión».

De nada servía. Los de extrema trataban de cambiar el debate a introducir la fuerte tensión y los graves incidentes acaecidos en la última semana en Cataluña, para los que exigía la aplicación inmediata del artículo 116 de la Constitución en la región -referente al estado de excepción- unos ruegos que han acompañado con cartelería.

Pero el asunto catalán no estaba en la orden del día. Hasta tres veces ha llamado al orden Batet a la portavoz de Vox, que seguía en pie haciendo caso omiso a las instrucciones de la presidenta de la Cámara. «No estamos en un circo, estamos en el Congreso de los Diputados», insistía.

La bronca se ha intensificado cuando se ha producido un enfrentamiento entre diputados del PP y de Vox. Los primeros han empezado a exigir, a gritos, desde su bancada que los de Abascal ocupasen «la segunda fila, como nosotros», mientras les increpaban al grito de «fuera, fuera». Como respuesta, el diputado de Vox, Víctor Manuel Sánchez se encaraba con sus homólogos populares, a los que espetaba «¡No es cuestión de asientos, es cuestión de España y de defender a la Policía Nacional y la Guardia Civil!».

Ante la imposibilidad de calmar la situación, Meritxell Batet ha terminado expulsando a Macarena Olona de la sala, con la que se han levantado el resto de diputados del grupo de extrema derecha.

Álvarez de Toledo: «Es un espectáculo electoralista»

Una vez ha finalizado el debate, el espectáculo ocurrido este martes ha contado con críticas por parte del Partido Popular. La actitud de Vox ha sido «una exhibición colosal de demagogia y mala fe», atacaba duramente la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, que acusaba a los de extrema derecha de hacer un «espectáculo pueril y lamentable» con fines «electoralistas».

Álvarez de Toledo ha criticado que, pese a no coincidir con las políticas del PSOE, no se puede «utilizar la Diputación Permanente como un plató de televisión». «No es aceptable», zanjaba la dirigente popular.

Sin embargo, a través de Twitter Macarena Olona ha seguido defendiendo el papel que ha jugado su formación en la Diputación, asegurando que el «Congreso está secuestrado y puesto a disposición del Ejecutivo socialista», al tiempo que censuraba la decisión de Batet de expulsarla de la sala. «Fascismo», zanjaba.

El líder de Vox, Santiago Abascal, se ha manifestado también a través de sus redes sociales para salir en defensa de su grupo parlamentario, y ha cuestionado la expulsión de Olona al considerarla «arbitraria». «¿Democracia? Son todos cómplices del ruin silencio», espetaba.