Política

Guerra en la Comunidad de Madrid: el PP acusa a Cs de "desleal" y de "atacar" a Díaz Ayuso

Ciudadanos niega que hubiera ningún pacto con el PP para que presidiera la comisión de Avalmadrid y que ha sido Vox la que ha permitido la mayoría de izquierdas en la mesa

logo
Guerra en la Comunidad de Madrid: el PP acusa a Cs de "desleal" y de "atacar" a Díaz Ayuso

Díaz Ayuso en la presentación de la lista de la Selección española de tenis para la Copa Davis en el Consejo Superior de Deportes en Madrid EFE

Resumen:

La elección de la mesa de la comisión de investigación que estudiará las ayudas de la empresa pública Avalmadrid al padre de la hoy presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, ha desatado de nuevo las hostilidades del PP contra su socio de gobierno. Según fuentes próximas a Díaz Ayuso, Ciudadanos ha roto este martes su compromiso por el cual la mesa de la comisión estaría presidida por los populares y no por los socialistas, y todo ello con el objetivo de desgastar a la presidenta.

«Son cómplices y cooperadores necesarios de un deslealtad de libro», dicen en el PP

«No sólo no han cumplido con su palabra, sino que son los cómplices y los cooperadores necesarios en una deslealtad de libro«, dicen las mismas fuentes respecto a Ciudadanos para subrayar a continuación que «no se puede estar en el Gobierno y en la oposición simultáneamente, diciendo una cosa y su contraria». En mayo, los madrileños «dieron el visto bueno con sus votos a un gobierno de centro-derecha y ahora son testigos de una comisión partidista al mando de la izquierda».

Desde Ciudadanos puntualizan que nunca hubo un pacto para que el PP presidiera esta comisión puesto que «lo normal es que el presidente salga de las filas del partido proponente», en este caso, el PSOE. Por eso la designación ha caído en el socialista Modesto Noya, mientras que la vicepresidencia la ejercerá la popular Alicia Sánchez-Camacho.

Sorpresiva abstención de Vox

El problema ha venido a la hora de elegir al tercer miembro de la mesa de la comisión, encargado de la secretaría general de la misma. El popular Alfonso Serrano optaba a ese puesto, pero la sorpresa ha saltado «cuando Vox se ha abstenido y ha facilitado la elección de Mónica García» de Más Madrid. Desde Cs aseguran que ellos han votado a Serrano, «pero quien les ha fallado ha sido Vox». En definitiva, la mesa de la comisión de investigación la controla la izquierda y de ella depende, en muy buena medida, que la propia presidenta de la Comunidad de Madrid, sea llamada a comparecer.

No faltan alusiones críticas del PP hacia Vox, lo curioso es la andanada contra Ciudadanos, que los naranjas atribuyen a intereses electorales. Asegurando en el PP que, en todo, caso que seguirán «garantizando la estabilidad» del Gobierno autonómico «por encima de las deslealtades», acusan a la formación de Albert Rivera de haber «repetido hasta la saciedad que están en contra de montar un circo mediático con la Comisión y atacar a la presidenta y a la hora de la verdad, han sido los promotores del circo y de que la izquierda esté atacando a la presidenta desde el minuto uno de la comisión».

Los populares también cuestionan la actitud de Vox, pero no deja de ser llamativo el ataque contra su socio de gobierno, habida cuenta de que Díaz Ayuso tiene de vicepresidente y portavoz del ejecutivo a Ignacio Aguado además de cinco consejeros de Ciudadanos, entre ellos el ex presidente popular de la Comunidad Ángel Garrido.

El PP quería controlar la mesa de la comisión y eso acordó con Cs

La mesa de la comisión de investigación estará controlada por el PSOE y Más Madrid frente a la mayoría que suman PP, Ciudadanos y Vox, un reparto que a decir de los populares han permitido tanto los naranjas como los de Santiago Abascal. De hecho, si estos hubieran unido sus votos con los del PP «como se había tratado previamente, se hubiese evitado perfectamente que la izquierda la controlase e hiciese un uso torticero de ella», lamentan.

Tras sentenciar que «la postura de Ciudadanos no es ni entendible ni comprensible» pudiendo elegir entre un presidente de PP y PSOE y un secretario de comisión de PP o Más Madrid y «han preferido que el primero fuera socialista y el segundo de Más Madrid» lo que impide a los populares controlar la comisión.

En definitiva, la comisión de Avalmadrid «que ha montado la izquierda en la Asamblea» gracias a que también la auspició Ciudadanos, tiene como objetivo «atacar a a la imagen y al honor de la presidenta» en un asunto, arguyen personas de su entorno, «que nada tiene que ver con su acción política y que se circunscribe a un tema familiar de hace diez años«, Subrayan que «lejos de obtener un beneficio, la familia de Díaz Ayuso se aruinó en una empresa participada con otros 6 socios, siendo los padres de la presidenta los único que respondieron con su patrimonio».

Por su aprte, el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha defendido la necesidad de una “investigación rigurosa” y asegurado que aquellas fuerzas políticas que lo quieran usar para “sacar tajada y atacar personalmente” a la Díaz Ayuso, les tendrán “en contra”.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, ha reiterado que no quiere que dicha comisión sea “una causa personal contra nadie” aunque abogan por “llegar hasta el final del asunto”. Les preocupa lo que ha pasado en una entidad que recibe “muchos millones” de la Administración. “Por supuesto queremos saber qué ha pasado en Avalmadrid desde el punto de vista de la gestión del día a día, cómo es posible que el Banco de España haya identificado 187 operaciones que cataloga como inadecuadas, cómo es posible una serie de irregularidades que se han producido dentro de la institución”.