A falta de conocerse la estructura del futuro Gobierno de coalición o de despejarse siquiera si un Ejecutivo formado por PSOE y Unidas Podemos dispondrá de los votos necesarios en la investidura ante las últimas maniobras de ERC, lo único que van filtrándose son flecos e hipótesis sobre los ministrables.

La otra pata de la negociación son las políticas programáticas, de las que apenas hay detalles más allá de medidas a grandes rasgos: la progresividad fiscal para elevar los impuestos a las rentas altas es, por ejemplo, algo que se da por hecho y que está por diseñar. O iniciativas que protejan a los arrendatarios y que reduzcan el precio de los alquileres. O medidas severas contra los locales de juego y apuestas.

A nivel medioambiental la futura coalición también tendrá mucha tela que cortar. Y una de las propuestas que PSOE y Podemos tienen ya sobre la mesa envuelve al ecologismo pero también a las políticas de vivienda: la rehabilitación de hasta 500.000 hogares cada año para «promover la eficiencia energética y la reducción de la factura de la luz».

«Aislamiento térmico»

El entrecomillado procede del programa electoral de Podemos, y es una medida que al parecer cuenta con el apoyo sin fisuras del PSOE. Los morados pretenden incluir el «aislamiento térmico», la «instalación de sistemas de calefacción y agua caliente eficientes» y la «iluminación de bajo consumo».

La promesa de UP fue presentada en octubre por la portavoz de la formación, Noelia Vera, en octubre, aunque se dio a conocer en marzo por parte del responsable del programa económico, el profesor de la Universidad de Valladolid Nacho Álvarez.

UP prioriza los hogares y barrios más vulnerables y los bloques de edificios localizados en zonas menos pobladas y, por ende, más afectados por la lacra energética. De acuerdo con los objetivos de la propuesta, se podría llegar a reducir el consumo de energía hasta un 50% por vivienda con la rehabilitación, lo que produce un ahorro de aproximadamente 400 euros anuales.

Hasta 600.000 empleos

Según avanzó en su día Vera, podrían crearse hasta 600.000 empleos directos en la construcción. El programa contempla una línea de subvenciones para las empresas asignadas para la rehabilitación en base a criterios de eficiencia energética.

El componente verde del Gobierno es inegable: la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera goza de buena prensa entre el ecologismo, el diputado de UP por Álava Juantxo López de Uralde procede de Greenpeace y también entrará Inés Sabanés como diputada de Más País tras la renuncia de Marta Higueras (Sabanés es la impulsora de Madrid Central).