España | País Vasco | Política

Bilbao rechaza vincular su marca con la selección en la Eurocopa que jugará en San Mamés

El debate se producirá el jueves en un pleno municipal, pero el alcalde de la capital vizcaína, Juan María Aburto, (PNV) ya ha avanzado que la ciudad no tiene vinculará su imagen con la de la selección española de fútbol, cuya sede oficial en la Eurocopa del próximo año será San Mamés. El combinado nacional jugará al menos tres partidos en el campo del Athletic Club -con posibilidad de un cuarto si accede a octavos de final- durante la fase de grupos. Lo hará los días 15, 20 y 24 de junio del próximo año en lo que supondrá el regreso de la selección española de frutos a Bilbao 53 años después de su último partido en la ciudad, en mayo de 1967.

El Pleno del Consistorio vizcaíno debatirá pasado mañana una propuesta del PP que aboga por aprovechar la celebración del evento deportivo y la circunstancia de que la ‘La Roja’ tendrá a Bilbao como la sede de sus enfrentamientos, para «promocionar de forma conjunta» las dos marcas, la de la ciudad y la del combinado que dirigirá Luis Enrique. Aburto aseguró que «lo importante es que se juega la Eurocopa en Bilbao y no quién juega en Bilbao», eludiendo así cualquier compromiso a secundar la iniciativa popular. El PP reclamará en su propuesta que el Consistorio incluso contemple un calendario de actos para promocionar Bilbao junto a la selección.

Aburto, lejos de aceptar la propuesta, llegó a afirmar ayer, en declaraciones a ‘Hoy por Hoy Bilbao’, de la Cadena Ser, que incluso para él hubiera sido más provechoso que quien tuviera por sede el campo de San Mamés fuera una selección extranjera: «Desde el punto de vista económico podría ser más rentable que fuera otra selección, dejaría más dinero», aseguró. El primer edil sí llamó a evitar el enfrentamiento y el uso de este importante evento deportivo «como arma arrojadiza»: «Los de aquí y los de fuera debemos entender que es un evento internacional y que lo importante es que Bilbao es un lugar extraordinario».

El PP plantea en su iniciativa que la selección española es «de todos los bilbaínos» y afirma que se trata de uno de los mejores equipos de fútbol del mundo. Recuerda que España es una de las mayores potencias turísticas del mundo, lo que convierte al evento que acogerá la ciudad en una oportunidad «totalmente conveniente» para vincular ambas marcas, la de la ciudad y la de la selección. Fuentes del PP reconocen que a dos días de que se debata la moción aún no cuentan con el apoyo de ninguna ora formación. Hasta ahora el partido que en más ocasione ha respaldado la iniciativas del PP en torno a la selección española de fútbol ha sido el PSE, socio de gobierno en el Ayuntamiento de Bilbao.

«No es nuestra selección»

La elección de San Mamés como una de las doce sedes europeas en las que se celebrará la Eurocopa acumula un largo historial de polémicas. El combinado nacional no juega un partido en la capital vizcaína desde el 31 de mayo de 1967, cuando se enfrentó y se impuso a la selección de Turquía por 2-0. La selección ha jugado sólo otro partido oficial más, en 1963, contra Irlanda del Norte (empate a 1-1). Además, cuenta con cuatro enfrentamientos de carácter amistoso en Euskadi: en 1921, 1931, 1941 y 1953.

La posibilidad de que la selección retornara a la ciudad ya suscitó un gran rechazo entre las formaciones nacionalistas, incluso divisiones en el seno del PNV. De nuevo a propuesta del PP, en noviembre de 2016, la formación de Alfonso Alonso instó a la Diputación de Vizcaya a solicitar la celebración de la final de la Copa del Rey. Llegó inclusa a cuantificar en 10 millones de euros el impacto económico que generaría. En aquella ocasión, Bildu y Podemos votaron en contra, el PNV se abstuvo y sólo el PSE apoyó la petición.

Un año después, el 21 de junio de 2017, el Parlamento Vasco volvió a debatir la posibilidad de solicitar la presencia de la selección española de fútbol en Euskadi. El PP reprochó al PNV y a Bildu que su única razón para oponerse era su «sectarismo político» y una lista de «razones políticas». En aquel debate parlamentario, el PNV llegó a afirmar que la selección española «no es nuestra selección» y reclamó la oficialidad para la selección de Euskadi. PNV votó en contra junto a Bildu, Podemos se abstuvo y el PSE apoyó la propuesta.

Beneficio económico

En el seno del PNV las posiciones han sido algo dispares a lo largo de estos años. Si bien los alcaldes de Bilbao, Iñaki Azkuna, y el actual, Juan María Aburto, han procurado modular las razones políticas y anteponer los intereses económicos y el beneficio que para la ciudad tendría la presencia de la selección, en la formación de Andoni Ortuzar no siempre se ha mantenido esa posición. En febrero de 2014, cuando comenzó a plantearse la posibilidad de que la selección regresara a Bilbao, o incluso a contemplar a la ciudad como candidata a sede de la Eurocopa, el máximo representante institucional de Vizcaya, el diputado general, José Luis Bilbao, se mostró claramente en contra.

Lo hizo con vehemencia afirmando que Bilbao y la sociedad vasca no estaban preparadas para acoger un evento así, ya que generaría problemas de «seguridad ciudadana» que obligarían a «sacar a los tanques a la calle» ante la llegada de autobuses con «un montón de banderas rojigualdas, con aguiluchos y toros negros» dispuestos a «tomar posesión de las provincias traidoras». La polémica suscitada obligó a Bilbao a disculparse días después.

En los últimos años Bilbao se ha destacado por acoger numerosos eventos deportivos de primer nivel. La potenciación del perfil deportivo de la ciudad ha sido una apuesta de las instituciones que ha llevado a acoger eventos como la final europea de Clubes Rugby en 2018, dos ediciones de la Red Bull Cliff Diving World Series o etapas de la Vuelta Ciclista a España. Actualmente negocia acoger el próximo año una etapa del Tour de Francia.

Comentar ()