Política

El CIS certifica que Abascal fue el gran vencedor del debate previo al 10-N

El líder de Vox rentabilizó su debut en el debate electoral y le robó votos a Pedro Sánchez, Pablo Casado y Albert Rivera por su posición sobre Cataluña, según los datos segmentados del último barómetro de Tezanos

Santiago Abascal, en el plato del debate de la Academia de TV. EFE

El debate electoral del pasado 4 de noviembre suponía un hito para la política española. Por primera vez enfrentaba a los líderes de cinco partidos de ámbito nacional y representaba además el debut de Santiago Abascal. El líder de Vox fue el protagonista del formato, confrontó con todos sus rivales y muchos de sus mensajes quedaron sin respuesta. Las encuestas de los principales diarios digitales le dieron como vencedor… y ahora también lo hace el CIS.

En su barómetro del mes de noviembre, el instituto que dirige José Félix Tezanos ha elegido una singular manera de presentar los datos. Pese a que el trabajo de campo se realizó entre el 28 de octubre y el 9 de noviembre, el Centro de Investigaciones Sociológicas ha presentado los datos divididos en dos tramos: un primero del 28-O al 3-N, y un segundo entre el 4 y el día de reflexión.

Esto permite inferir muy claramente el efecto que pudo tener entre el electorado el debate organizado por la Academia de la Televisión. Y la conclusión es clara: Abascal destrozó a sus rivales.

En un debate claramente centrado en los disturbios en Cataluña y la reacción del Gobierno, el líder de Vox destacó y robó votos a todos sus rivales. Así se desprende de los datos del CIS, que en su último barómetro asegura que casi el 45% de los ciudadanos tuvieron en cuenta Cataluña a la hora de votar, y que unos 800.000 cambiaron de opinión sobre a qué partido votar debido a la crisis desatada tras la sentencia del procés.

Antes del debate, entre el 28 de octubre y el 3 de noviembre, un 10,2% de esos votantes confesaban que Cataluña les impulsaba a cambiar su papeleta del PP por la de Vox. Después del debate, ese porcentaje creció hasta el 11,8%.

Malo para Pablo Casado, mucho peor para Pedro Sánchez. Antes del combate dialéctico, el 8,7% de los votantes influenciados por Cataluña aseguraban que cambiarían al PSOE por Vox. Tras ver a Sánchez y Abascal cara a cara, el porcentaje se disparó hasta el 11,5%, lo que representaría unos 20.000 votos según la extrapolación de la muestra. La contundencia de Abascal, por tanto, tuvo su premio. También a costa de Albert Rivera, que antes del debate sólo perdía a un 2,1% de indecisos hacia Vox por el tema catalán. Después del 4-N el porcentaje se triplicó hasta casi el 6%.

El debate no fue especialmente productivo para Pablo Casado. El Partido Popular no rentabilizó sus batallas con ningún partido, y de hecho perdió votos a favor del PSOE, según los datos del CIS.

La cita televisiva, por tanto, no fue dañina para Pedro Sánchez, pese a que recibiera el revolcón de Abascal. El líder socialista le robó votos al PP, y también los retuvo frente a Podemos. El 9,9% de los electores influenciados por Cataluña pensaban en apostar por Iglesias en vez de Sánchez antes del debate, y en la recta final ese porcentaje bajó hasta el 9%. En el caso de Más País, ausente en el debate, el porcentaje cayó del 6,8% al 5,3%.

150.000 votos

Que Pedro Sánchez no perdiera el debate, no obstante, no significa que Cataluña no le pasara factura a su campaña. Según los mismos datos del CIS, el PSOE perdió cerca de 150.000 votos durante la campaña por culpa de la crisis catalana.

73.000 fueron a parar a Vox, y otros tantos a Podemos, mientras que Ciudadanos le robó unos 50.000 votos por este motivo. A su vez, y siguiendo la estela del debate, Sánchez le recuperó otros 50.000 votos al PP al tratar de igualarse en su mensaje de mano dura, parcialmente olvidado tras las elecciones para tratar de ganarse el favor de Esquerra Republicana de Catalunya.

En el mismo sentido, fue Vox quien mejor rentabilizó la tensión y consiguió casi 200.000 votos gracias a los disturbios, procedentes en su mayoría del PP, aunque también del PSOE. El auge de Vox, no obstante, no obedece a una sola razón, y se deja entrever en las principales preocupaciones que manifiestan sus votantes, que le otorgan una relevancia muy superior a los problemas relacionados con la inmigración que a la independencia de Cataluña.

Comentar ()