España | País Vasco | Política

PNV y Bildu unen sus votos en el Parlamento Vasco por un Estatuto con derecho a decidir

La portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, abandona el salon de plenos del Parlamento Vasco junto al líder del PP, Alfonso Alonso.

La portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, abandona el salón de plenos del Parlamento Vasco junto al líder del PP, Alfonso Alonso.

Hoy tocaba entenderse. El PNV y EH Bildu lo han hecho para suscribir de manera conjunta una iniciativa parlamentaria en favor de un nuevo Estatuto vasco que reconozca el derecho a decidir y fije una relación con España basada «en la igualdad, la bilateralidad y el pacto» y con garantías de cumplimiento. Hace sólo unos días, ambas formaciones hacían públicas sus diferencias en el seno de la comisión de expertos que el próximo lunes presentará la conclusiones de un año de trabajo para buscar el consenso para redactar un texto articulado para un nuevo estatuto. La formación liderada por Andoni Ortuzar y la dirigida por Arnaldo Otegi no han logrado 14 meses de trabajo después consensuar un único documento y cada una presentará su propia propuesta, a la que se sumará la firmada por el PP. El pacto de bases que alcanzaron el año pasado y del que partían los expertos, parece ahora lejos.

Pero esta tarde la sintonía, cual río Guadiana, ha retornado. Lo ha hecho para contraponer una iniciativa del PSE en la que con motivo del 40 aniversario del Estatuto de Gernika, que se celebró hace un mes, quería poner en valor su aportación. En la iniciativa socialista se apelaba a la capacidad de vertebración demostrada por el Estatuto de 1979 y a la necesidad de continuar con el cumplimiento de su desarrollo pactado y su actualización «dentro del ordenamiento jurídico». En ella, ni rastro del derecho a decidir.

Es lo que ha llevado a las dos formaciones nacionalistas a suscribir una enmienda a la misma y presentar su propio texto en el que se comienza por exigir el cumplimiento del calendario de transferencias pendiente y para rechazar medidas y leyes que se consideran un ataque al autogobierno vasco, como la LOMCE, la reforma laboral o la ‘Ley Mordaza’. PNV y Bildu aprovechan el viaje para reclamar además en la declaración parlamentaria la derogación de la política penitenciaria que se aplica a los presos de ETA, solicitar su acercamiento a cárceles vascas y la puesta en libertad de los presos de la banda enfermos. En el quinto punto, las dos partidos consideran «imprescindible» que para evitar nuevos incumplimiento, el futuro nuevo estatuto vasco en el que ahora se trabaja dé «cauce al ejercicio del derecho a decidir de la ciudadanía».

«Amputar» identidades

El Partido Popular ha sido la formación más beligerante con la propuesta pactada por PNV y Bildu. Su portavoz, Borja Sémper, ha afirmado que la reforma del Estatuto que el nacionalismo pretende es «para llevarnos a un sitio peor»: «Lo que ustedes pretenden es que seamos menos vascos, desfigurar nuestra condición de vascos». El portavoz popular ha añadido que la actualización del Estatuto de PNV y Bildu contempla «amputar una parte de lo que es ser vasco, que es ser español». Según Sémper, la operación pasa por llevar al País Vasco hacia una «independencia de facto» al «vaciar» la presencia de España en Euskadi, «es un disparate jurídico»: «Queremos convivir en una tierra sin sentirnos apestados».

Desde Elkarrekin Podemos, que ha presentado su propio texto y se ha abstenido en los promulgados por PSE y PNV y Bildu, su portavoz, Lander Martínez ha señalado que en este proceso de actualización estatutaria «algunos quieren jugar a la ‘soka-tira’ y nosotros preferimos trabajar por eliminar los nudos». Marítnez ha mostrado su preocupación por continuar «enredados en debates viejos» sin solucione. Ha defendió la necesidad de dar forma a un nuevo estatuto con capacidad para «articular el derecho a decidir» pero también de articular una Euskadi más «feminista, ecologista y digital».

Ustedes quiere amputar una parte de lo que es ser vasco, que es ser español»

La representante de EH Bildu, Maddalen Iriarte, ha reprochado al PSE que se presente en el Parlamento «sin aportar nada nuevo» ni «constructivo» después de 40 años de incumplimientos del Estatuto, «han traído esta iniciativa para celebrar la subordinación», ha declarado. Iriarte se ha reafirmado en que la mejor solución para dar salida al conflicto territorial de Euskadi y Cataluña «es reconocer que las naciones tienen derecho a decidir: «Es la única fórmula para cerrar un problema que arrastramos desde hace siglos».

«¿Sólo un adorno?»

En su intervención también se ha dirigido al PNV para preguntarle si su defensa por el derecho a decidir «es sólo un adorno» que esgrime en ocasiones y en otras la relega: «¿Mañana ofrecerán otra oferta de subordinación?».

El representante del PNV, Joseba Egibar, ha defendido la necesidad de proteger la diversidad asegurando que «todos los proyectos democráticos puedan salir adelante: «Esa es la garantía que pide este pueblo y España nos niega. No reconoce la identidad nacional». Egibar ha defendido el «anclaje» de la reivindicación soberanista en la defensa de los derechos históricos vascos y ha defendido la necesidad de avanzar en este camino a través de los acuerdos amplios: «Estamos entre dos países, no podemos hacer un camino unilateral».

Comentar ()