Política

Arrimadas pide a Sánchez una reunión a tres con el PP para un Gobierno moderado

El Gobierno, dispuesto a celebrar el encuentro en los "próximos días"

logo
Arrimadas pide a Sánchez una reunión a tres con el PP para un Gobierno moderado
Inés Arrimadas en la sede de Ciudadanos de Madrid.

Inés Arrimadas en la sede de Ciudadanos de Madrid. EFE

Resumen:

Ciudadanos mueve ficha. La portavoz de los liberales en el Congreso, Inés Arrimadas, ha pedido a Pedro Sánchez una reunión a tres entre el PSOE, el PP y Cs para abordar la formación de un gobierno constitucionalista y hacer uso de una «mayoría sólida» con los 221 escaños que sumarían con el apoyo de Navarra Suma. Poco después, el Gobierno en funciones ha respondido a la petición de los naranjas y ha afirmado que no existe «ningún problema» para que tenga lugar esa reunión, que podría celebrarse en los próximos días tras los compromisos de Sánchez por la Cumbre del Clima, pero descarta incluir a Pablo Casado en la reunión.

En concreto, fuentes de Moncloa apuntan que «no existe ningún problema en que se produzca una reunión con la dirigente de Ciudadanos» y que podría producirse después de que «el presidente pueda cumplir con los importantes compromisos internacionales de esta semana», aunque descartan que pueda producirse ‘a tres’.

En la misiva, fechada este lunes y dirigida al presidente del Gobierno en funciones, Ciudadanos defiende que «millones de españoles» ven con «preocupación» las negociaciones que mantienen el PSOE y Unidas Podemos, ya que esa coalición hace «indispensable el apoyo de partidos nacionalistas». «Contemplamos con estupor cómo se incluye en esa negociación a formaciones cuyos líderes acaban de ser condenados por sedición y malversación y que siguen desafiando la legalidad y quebrantando los derechos de millones de catalanes», continúa.

La portavoz naranja ha insistido en que el citado pacto será «nefasto» para el futuro de España, un acuerdo «del insomnio para el 95% de los españoles» y, por ello, ha dado un paso al frente y ha ofrecido una «solución excepcional»: un pacto constitucionalista entre PSOE, PP, Ciudadanos y Navarra Suma (221 escaños) que apruebe «reformas urgentes» para superar «el bloqueo institucional». Esta alianza evitaría que los independentistas tuvieran la llave de la gobernabilidad.

Para abordar el mencionado acuerdo, Arrimadas ha instado a Sánchez a que, una vez se constituyan las Cortes, convoque una reunión a tres -postulándose como líder de la fuerza naranja-. El escrito recuerda que es un tipo de acuerdo que tiene como precedente el alcanzado en Europa, donde «se han puesto de acuerdo liberales, conservadores y socialdemócratas» e insiste: «le pido que rectifique (…) y mire al centro y al constitucionalismo».

La misiva concluye haciendo una alusión a la Transición, ya que este pacto, según detallan, supondría dejar «a un lado» las diferencias entre las tres formaciones para que el «futuro de España no dependa de los populistas ni de partidos que no creen en nuestro proyecto común de progreso y convivencia».

Sin embargo, Arrimadas no ha desvelado si aceptaría un Gobierno de coalición, y ha evitado proponer «una fórmula concreta» para un pacto que tiene como fin último dar estabilidad a España. «No estamos exigiendo en ningún momento que estemos los tres en ese Gobierno», aclaraba, aunque sin cerrar la puerta a esa posibilidad.

Vuelta a su origen de partido ‘bisagra’

Pese a no ser parte de facto de la gestora que ha tomado las riendas del partido hasta que se consolide la nueva Ejecutiva, Arrimadas aglutina el mandato de la misma poniendo al frente del mencionado órgano personas de su máxima confianza -José Manuel Villegas, Melisa Rodríguez, José María Espejo o Begoña Villacís, entre otros- hasta que pueda convertirse en la líder del partido a todos los efectos el próximo 15 de marzo.

Y encabezados por la portavoz parlamentaria, Ciudadanos ha comenzado a dar pasos que encaminen la investidura de Sánchez. Los naranjas cumplen con las últimas premisas defendidas por el dimitido Albert Rivera de volver a convertirse en partido «bisagra» y contribuir al desbloqueo institucional. Y la oferta de este lunes supone dar portazo absoluto al veto que mantuvo el partido durante seis meses, abriéndose ahora a un acuerdo con el PSOE en una ecuación en la que debe estar presente Pablo Casado.