Con la negociación sobre la composición del Gobierno prácticamente concluida entre PSOE y Unidas Podemos, ahora quedan cerrar otros aspectos: la otra negociación, la programática -las políticas que implementará el Ejecutivo de coalición-, la abstención de ERC durante la investidura para evitar terceras elecciones o, en tercer lugar, las discusiones internas, que viene a ser algo así como qué ministerios ocuparán los elegidos.

Una vez negociadas las competencias de cada uno, los nombramientos recaerán sobre cada partido porque el PSOE rechaza que haya un gobierno transversal con cargos cruzados. Así que Pablo Iglesias podrá asignar carteras, pero respetando dos premisas: una, que Ada Colau podrá nombrar un ministro catalán no necesariamente diputado (En Comú-Podem aporta siete de los 35 diputados); y dos, que Iglesias tiene que contentar a su socio Izquierda Unida.

Por eso el mayor rompecabezas en UP ahora mismo es cómo encajar a Garzón, quien aspira a un ministerio según adelantó El Confidencial. «Su nombramiento está en el alero. Se está estudiando ahora mismo», aseguran consultados. Garzón tiene un perfil de economista y parece más idóneo para un ministerio como el de Trabajo. Ese cargo sin embargo parece destinado a Yolanda Díaz, que también milita en IU en Galicia pero está muy alejada de su organización y es cercana a Podemos.

Ministro de cargo menor

La deliberación interna ahora mismo pasa por decidir si Iglesias nombra a Garzón ministro con un cargo menor o -si no hubiera espacio- designar al coordinador de IU secretario de Estado, un puesto por debajo.

Varios medios sitúan a Garzón como ministro de Dependencia y Juventud, departamentos que se encuadran dentro de la cartera de Sanidad y que están por ver. Las otras carteras con las que se especula son, además de Trabajo, Universidades e Igualdad. Igualmente se trabaja en rellenar de competencias la Vicepresidencia que ostentará Iglesias. Una de las fijas para ocupar un ministerio, seguramente Igualdad, es Irene Montero. Se da por seguro que habrá cuota de género, y como mínimo dos ministras serán mujeres.