Política

Interior baraja desmontar el refuerzo policial en Cataluña justo después del Barça-Madrid

El plan actual es iniciar el repliegue de la ‘Operación Ícaro’ el próximo 20 de diciembre, 73 días después de iniciarse / La decisión final sobre el repliegue está a expensas de cómo evolucionen los acontencimientos durante las dos próximas semanas

Antidisturbios de la Policía Nacional, ante una barricada en la barcelonesa Vía Laietana.

El Ministerio del Interior trabaja con la previsión de empezar a desmontar el refuerzo policial desplegado en Cataluña para hacer frente a los graves disturbios promovidos por el independentismo radical tras conocerse la sentencia del procés el próximo 20 de diciembre, justo después de la celebración del partido de fútbol entre el FC Barcelona y el Real Madrid.

Fuentes policiales consultadas por este diario aseguran que ése es el plan que maneja la dirección de la Policía si se mantiene la situación actual, sin altercados desde hace semanas. Ello ha permitido reducir de forma considerable la presencia de agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) en dicha comunidad.

«Si todo discurre como hasta ahora, la Operación Ícaro se empezará a desmontar el día 20″, señalan las fuentes. Éstas aseguran que la jefatura de las UIP pretendía incluso iniciar el repliegue el próximo 12 de diciembre tras la celebración de la Cumbre del Clima de Madrid (COP25), pero fue «desautorizado» por la Dirección Adjunta Operativa (DAO).

De cumplirse la previsión, el operativo extraordinario en Cataluña habría durado 73 días y se alargaría hasta la celebración del clásico, previsto para el próximo 18 de diciembre y considerado de alto riesgo. La disputa de este encuentro estaba fijada inicialmente para el pasado 26 de octubre, pero la Federación Española de Fútbol (RFEF) decidió aplazarlo una semana antes debido a la situación de grave violencia que se registraba esos días en Barcelona.

A partir del día 20 tan sólo quedarían los dos grupos correspondientes a la II UIP -con base en Barcelona y conocidos con el indicativo ‘Jaguar’- y otros dos más de refuerzo procedentes de otras bases para garantizar la seguridad a edificios del Estado como el de la Delegación del Gobierno y cubrir los pasos fronterizos. Y, por supuesto, la plantilla estable que el Cuerpo Nacional tiene en esta comunidad (unos 3.300 repartidos por las cuatro provincias).

El plan actual es iniciar el repliegue de la ‘Operación Ícaro’ el 20 de diciembre, 73 días después de iniciarse

Bajo el nombre de Operación Ícaro, la dirección de la Policía puso en marcha un dispositivo especial en Cataluña el pasado 8 de octubre, seis días antes de que el Tribunal Supremo diera a conocer la sentencia condenatoria a los cabecillas del proceso independentista. Ese operativo se mantuvo en una primera fase hasta el pasado 10 de noviembre, día en que se celebraron las elecciones generales tras no haberse formado gobierno después de los comicios del 28 de abril.

El refuerzo continúa desde entonces, con la previsión de mantenerse hasta final de año en función de cómo vaya evolucionando la situación. El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, nunca ha puesto fecha al fin de las operaciones y se ha limitado a reiterar que el despliegue especial -con un importante sobrecoste para el Estado por los servicios extraordinarios que tendrá que abonar a los policías nacionales y guardias civiles movilizados- se mantendría «el tiempo que sea necesario».

Sin noticias de las medallas

«El dispositivo policial denominado ‘Operación Ícaro’ está planificado con el objeto de asegurar el mantenimiento del orden público y garantizar la Seguridad Ciudadana en las principales ciudades de la Comunidad Autónoma de Cataluña, para dar respuesta policial a las manifestaciones ilegales y actos violentos protagonizados por grupos organizados, que desde el pasado lunes día 13 de octubre [la fecha correcta es 14] vienen protagonizando grupos secesionistas radicalizados», justificó el comisario principal Julio Casal, secretario general de la División Económica y Técnica, en el escrito de 22 de octubre en el que se detallaban las indemnizaciones económicas que se abonarán a los funcionarios que participan en este refuerzo. 

En atención a la gravedad de los disturbios, Interior diferenciará entre semanas de «intensidad alta» e «intensidad media» a la hora de compensar los excesos de jornada realizadas en Cataluña, de hasta 21 horas. En el primer caso se abonará una cantidad equivalente a un servicio y medio extraordinario por día y, en el segundo, un día de lunes a viernes y uno y medio los fines de semana y festivos. En ambos casos se pagará también dos servicios extraordinarios por semana trabajada.

En total, según las estimaciones de los sindicatos, 137 policías nacionales -tres de gravedad- resultaron heridos en Barcelona durante la semana del 14 al 18 de octubre tras recibir el lanzamiento de todo tipo de objetos. Las organizaciones sindicales demandan condecoraciones pensionadas para los funcionarios que sufrieron lesiones de gravedad y medallas con distintivo blanco para todos los participantes en el operativo, sin que de momento se haya concretado por parte del Ministerio del Interior. 

Comentar ()