Política

Sánchez pide a Casado la abstención de 13 diputados del PP para permitir su investidura

Con trece o catorce abstenciones valdría para tener más votos a favor que en contra en la segunda votación de investidura

logo
Sánchez pide a Casado la abstención de 13 diputados del PP para permitir su investidura
Enorme frialdad en la reunión entre Sánchez y Casado

Pedro Sánchez y Pablo Casado EFE

Resumen:

No hace falta que se abstenga el Grupo Popular en pleno, basta con que lo hagan los diputados indispensables para que la investidura salga adelante, esto es, las trece o catorce abstenciones que permitirían más votos a favor que en contra en la segunda votación de la sesión de investidiura. Esta ha sido la petición que el aspirante a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cursado a un renuente Pablo Casado, según fuentes del PP, en absoluto partidario de un Ejecutivo entre el PSOE y Unidas Podemos.

El objetivo de Sánchez, en una cita de apenas 40 minutos en la que la cara de uno y otro evidenciaba una incomodidad manifiesta, era asegurarse una alternativa si finalmente el apoyo de los republicanos independentistas de ERC se malogra. No hay nada definitivamente cerrado con ellos, pero incluso en la hipótesis de que se avance en un acuerdo que haga posible la investidura de Sánchez, Moncloa y Ferraz no terminan de tenerlas todas consigo. Temen que, en el último, momento ERC les pueda dejar en la estacada.

De ahí el interés de Sánchez por sondear al líder del PP, aunque su respuesta no le ha debido pillar por sorpresa. Casado ha acudido con el «no» por delante y con el mensaje claro de que su partido no es «sustitutivo» de ERC. Sobre todo, ha puesto el acento en que no puede bendecir un gobierno de coalición del PSOE con Podemos mientras que, por su parte, el presidente del Gobierno en funciones ha reforzado su compromiso con Pablo Iglesias, un pacto que, según ha interpretado el líder popular, Sánchez no puede romper porque no lo entenderían sus bases, en concreto, ni la opinión pública, en general, después del grado de compromiso al que han llegado.

Si permitimos la investidura de Sánchez la mitad de nuestra militancia rompe el carné»

En Génova son conscientes de que su postura puede ser difícil de explicar si la alternativa para Sánchez es depender del independentismo catalán o de ellos. Pero al margen de estas consideraciones políticas de calado, en Génova admiten que «si permitimos la investidura de Sánchez, al final tenemos a la mitad de nuestros militantes rompiendo el carné» del partido, conscientes de que este es un debate donde no hay unidad de criterio con barones territoriales que, como el gallego Alberto Núñez Feijóo, son de la opinión de que el PP debería haber presentado una propuesta para la investidura condicionada a una serie de políticas en materia territorial o presupuestaria.

En todo caso, Sánchez se adelantó a esa posibilidad anunciando en 48 horas tras el 10-N el mismo pacto que había vendido como imposible e insomne apenas dos meses antes. Y desde el PP insisten por activa y por pasiva que no van dar el plácet a un gobierno de coalición con los «comunistas» de Unidas Podemos, tal y como los ha definido Casado. Los mismos medios aseguran que si Sánchez ha dejado claro algo es que esa alianza es irrompible, por lo que las palabras de la próxima líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, respecto a una hipotética «rectificación» del presidente del Gobierno en funciones se les antoja imposible.

«Si Sánchez abre esa puerta, el PP se tendrá que sentar», ha asegurado en rueda de prensa Arrimadas tras la reunión con el socialista, donde ha defendido esa vía de 221 escaños que garantizaría la viabilidad de la legislatura y la gobernabilidad de España. El PP no ve que esa puerta se vaya a abrir.

Comentar ()