Política

Arrimadas dobla su apuesta: "Si Sánchez rectifica, el PP se tendrá que sentar"

El PSOE rechaza la propuesta constitucionalista y mantiene su negociación con Esquerra Republicana de Cataluña

logo
Arrimadas dobla su apuesta: "Si Sánchez rectifica, el PP se tendrá que sentar"

Pedro Sánchez e Inés Arrimadas en una imagen de archivo EFE

Resumen:

El candidato a la investidura, Pedro Sánchez ha mantenido hoy su primera reunión con la nueva líder de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, con la que nunca había mantenido una conversación. Apenas se conocían. La sustituta de Albert Rivera ha redoblado su apuesta para conseguir un acuerdo «constitucionalista» entre PSOE, PP y Cs para evitar que la gobernabilidad de España dependa de «radicales, populistas y separatistas» como Unidas Podemos y Esquerra Republicana de Cataluña.

«Si Sánchez abre esa puerta, el PP se tendrá que sentar», ha asegurado en rueda de prensa tras la reunión, donde ha defendido esa vía de 221 escaños que garantizaría la viabilidad de la legislatura y la gobernabilidad de España.

«Estamos en la propuesta, España necesita soluciones. Nadie me puede convencer de que es más factible reunir a muchos grupos de los regionalistas, de Podemos y de los separatistas, en vez de alcanzar un acuerdo entre PP, PSOE y Cs. Lo hemos hecho en Europa, se lo he dicho a Sánchez. Que haga lo mismo en España, que los números dan. Si Sánchez abre esa puerta, el PP se tendrá que sentar», ha insistido, intentando dejar sin coartada para negarse a esa vía a Pablo Casado (PP), que insiste en que con Podemos dentro del Gobierno no es posible negociar la abstención.

«Le pido a Casado que no le dé excusas a Sánchez, pero comparto con el que Sánchez es quien debe dar el primer paso. Supongo que los votantes del PP prefierne un partido que evite hacer vicepresidente a Pablo Iglesias en vez de un partido que lo facilite», ha explicado.

Para abrir esa puerta, Arrimadas ha entregado a Sánchez un documento con cuatro bases para intentar alcanzar un acuerdo: alianza parlamentaria constitucionalista para aprobar grandes leyes como los Presupuestos; un pacto nacional para la educación; un compromiso para que la crisis «no vuelva a recaer en las clases medias» a pesar del cumplimiento con los compromisos europeos, y una reforma electoral. Éste último punto pretende imponer un nuevo porcentaje mínimo para que los partidos regionales alcancen representación parlamentaria y evitar así que «un partido con un 1,25% de los votos determine quién es el presidente del Gobierno o los Presupuestos».

A partir de esa propuesta, Arrimadas quiere «hablar y negociar» porque «la mayoría de los españoles no quieren un Gobierno con populistas y separatistas». «La vía de la mayoría de los españoles es ésta. Le he pedido a Sánchez que haga historia pero no para mal, sino para bien, con un gran acuerdo constitucionalista. Sería histórico. Sánchez sin duda hará historia: la duda es si la hará para bien o para mal», ha explicado.

Gobierno Frankenstein o «del insomnio»

Arrimadas ha explicado que todos sus esfuerzos durante la reunión con Sánchez se han centrado en explicarle que lo mejor para España no es un «Gobierno Frankenstein o del insomnio con el que nos amenaza con Podemos». «Él mismo decía que esa coalición no dejaría dormir al 95% de los españoles. Le he trasladado que estoy de acuerdo con él, con el Sánchez de hace un mes», ha explicado.

«A un Gobierno radical, como bien decía el propio Pedro Sánchez hace cuatro semanas, no podemos darle apoyo», ha insistido la portavoz de Cs, que ha recordado que Podemos asume las tesis de ERC, defendiendo la misma postura sobre el referéndum de autodeterminación, la existencia de presos políticos en España o de un conflicto político entre Cataluña y España «obviando el conflicto entre catalanes que ha creado el Govern violando nuestros derechos».

«Yo estoy de acuerdo con ese Pedro Sánchez de hace cuatro semanas, y como no quiero un Gobierno del insomnio, con populistas y que incorpora las tesis de ERC, le he hecho esta propuesta: Tenemos la obligación moral de intentar buscar un acuerdo alternativo que ofrezca moderación y estabilidad, porque no se trata sólo de la investidura, sino de la legislatura. Los partidos populistas e independentistas no pueden dirigir este país ni ser la llave de la gobernabilidad», ha reiterado.

El PSOE rechaza el acuerdo

La portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, ha rechazado este lunes el acuerdo ofrecido por Arrimadas para que el PSOE gobierne en solitario con el apoyo del PP y Cs. «Si Arrimadas no quiere que ERC sea determinante, lo tiene muy sencillo, que vote a favor de la investidura. Y el PP, lo mismo, que se abstenga. Es así de sencillo. No hay juego de trileros», ha contestado la dirigente socialista.

Lastra ha insistido en que el único plan sobre la mesa es «llegar a un acuerdo con ERC que favorezca el desbloqueo de la investidura y dé estabilidad a la gobernabilidad». «De eso estamos hablando y vamos a seguir esa discreción en las negociaciones para que haya Gobierno cuanto antes», ha explicado, para justificar el secretismo sobre las cesiones al independentismo a cambio de la investidura.

La vía Arrimadas

Arrimadas trasladó al Rey Felipe VI el miércoles su propuesta de explorar, junto a Casado y Sánchez, la ya denominada como ‘vía Arrimadas’: un pacto «constitucionalista y sensato» entre PSOE, PP y Ciudadanos -más los escaños de Navarra Suma- para aislar a «las fuerzas populistas y a los condenados por sedición».

En rueda de prensa posterior a la cita con el Rey, Arrimadas pidió a Sánchez que «rectificara» y explorara la vía de los 221 escaños. «Cualquier otra fórmula no da estabilidad a la legislatura», insistió, cerrando la puerta tanto a la posibilidad de un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos que suamaría 130 escaños y dependería de la abstención del PP para prosperar.

De momento, Ciudadanos no ha encontrado adeptos a su ‘vía Arrimadas’, ya que tanto PSOE como PP han rechazado participar en la ecuación: Sánchez quiere seguir adelante con su «gobierno progresista» a la izquierda y Casado ha pedido a Cs que no hable «en nombre del PP», ya que ha constadado que Sánchez sigue adelante con su intención de pactar con Podemos.

Tras su reunión esta mañana con Sánchez en el Congreso, Casado ha explicado que el PSOE quiere usar al PP como coartada para «blanquear» el pacto con Unidas Podemos. Así, la única oferta que se le ha planteado es «que nos abstengamos para facilitar un gobierno comunista. Nadie entendería que lo hiciéramos». No ha planteado más alternativa, según la versión del líder del PP. «Nadie en España entendería que facilitáramos un gobierno con los comunistas, sería letal para España», ha agregado en una comparecencia ante la prensa. Sería «como pedir a Sánchez que facilitara un gobierno entre nosotros y Vox», ha ejemplificado.

A las críticas de PP y Cs por las cesiones a ERC, las negociaciones para la investidura también han resucitado unas hostilidades públicas entre barones socialistas que no se producían desde el golpe contra Sánchez de 2016, cuando los dirigentes del partido entablaron una guerra retransmitida al minuto por los medios de comunicación y las redes sociales en el Comité Federal del 1 de octubre de 2016 que se saldó con su defenestración como líder del PSOE.

Comentar ()