Política

El PSOE empuja a ERC a una investidura ya: "Cuanto más tarde, más riesgo de que encalle"

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonés, en su reunión en Moncloa.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonés, en una reunión en Moncloa. MONCLOA

La leyenda de Pedro Sánchez dice que se crece ante la adversidad. Infatigable ante los obstáculos, el presidente en funciones y candidato socialista no se da por vencido a pesar de los ultimátums de Esquerra Republicana de Cataluña, que ha congelado las negociaciones para la investidura hasta que la Abogacía del Estado deje clara cuál es la postura del Gobierno sobre la petición de excarcelación de Oriol Junqueras, líder del partido.

«El Tribunal Supremo ha dado tiempo a las partes para pronunciarse y una de las partes es el Gobierno de España a través de la Abogacía» apuntó ayer el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés (ERC). «Y no debería hacerlo de otra manera que acatando la sentencia del TJUE», aclaró. Los republicanos consideran que el Supremo debe poner en libertad a Junqueras en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Europeo y pedir el suplicatorio al Parlamento Europeo para imponerle la sentencia del procés. Y esa es la postura que esperan que defienda la Abogacía del Estado, en consonancia, a su juicio, con la opinión de la corte europea.

De momento, el Gobierno se ha dado tiempo para preparar esa respuesta de la Abogacía del Estado, que ya en el juicio del procès cambió su criterio para pedir penas por sedición y no por rebelión, como había sido su criterio inicial.

Los independentistas admiten que el Gobierno no tiene ninguna incidencia sobre la aplicación que el Tribunal Supremo haga de esa sentencia, pero esperan que marque el camino en favor de Junqueras desde la Abogacía del Estado. Y sobre todo tienen claro que no pueden hacer otra cosa a las puertas de su congreso el sábado y con su corriente crítica, Moviment Primer Octubre, exigiendo ya que no se negocie con el PSOE hasta que Junqueras esté en libertad.

Optimistas con la posibilidad de alcanzar un acuerdo, en el PSOE mantienen el empeño e intentan convencer a ERC de que la única fórmula para salvar la investidura es acelerarla. Se evitarían así escenarios desfavorables para los republicanos como la celebración de terceras elecciones o un acuerdo de legislatura con el PP y Cs. «Cuánto más tiempo pase más riesgo habrá de que encalle», aseguran fuentes socialistas, que alertan de la urgencia de hacer presidente a Pedro Sánchez para evitar nuevos contratiempos.

El PSOE ya ha cedido en las principales pretensiones de ERC, que se queda sin excusas para apoyar la investidura. Pedro Sánchez ha asumido el discurso independentista, ha reconocido la existencia de un «conflicto político sobre el futuro de Cataluña», ha tachado la palabra ‘Constitución’ de sus intervenciones públicas y la ha sustituido por el «marco jurídico democrático». Hasta ha llamado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, tal y como exigían los separatistas para lograr un «reconocimiento institucional» de carácter bilateral, y se han emplazado a una reunión «lo antes posible» que el PSOE supedita a la investidura.

En la misma dirección reman los dirigentes de Unidas Podemos y En Comú Podem, que ven al alcance de su mano entrar en el Consejo de Ministros, una garantía para el independentismo de que el Gobierno reducirá la conflictividad policial y judicial contra su activismo. En esa estrategia común se enmarcan todos los mensajes lanzados ayer por el Gobierno y por los dirigentes de Podemos.

«El Gobierno, en el ámbito político, se ratifica en la necesidad de abrir una nueva etapa de diálogo, negociación y acuerdo entre todos los actores políticos, desde el respeto a las legítimas diferencias, en el marco de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho», asegura el comunicado lanzado ayer por la tarde por Moncloa.

«La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad de Oriol Junqueras es una cuestión jurisdiccional adoptada en el ámbito de la independencia de los tribunales. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo planteó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea el alcance de la inmunidad del señor Junqueras como eurodiputado electo», recuerda el Ejecutivo, que insiste en que el juicio del procés no fue decisión suya, sino algo «heredado» del anterior Gobierno del PP.

«Ha llegado el momento en que la política esté solo en la política», advirtió ayer la vicepresidenta, Carmen Calvo, subrayando el mensaje de Moncloa de que el futuro Gobierno evitará la vía judicial para afrontar el desafío independentista. «Nosotros estamos en lo que nos obliga la democracia a estar, que es conformar una mayoría que permita la investidura de nuestro candidato y un Gobierno pronto, que no tiene evidentemente que ver con este otro espacio en el que se produce esta sentencia», explicó ayer.

«Porque estamos convencidos desde el Gobierno, lo hemos dicho muchas veces y es oportuno que hoy lo digamos una vez más, nos ratificamos en que es necesario abrir una etapa política nueva en este país. Una etapa en que la política esté en la política. Y la política significa respeto de las diversas y legítimas posiciones ideológicas; diálogo para encontrar acuerdos que estén fundamentados en los principios de un estado democrático, social y de derecho. Ésa es la esencia de la democracia y nosotros pensamos que ha llegado el momento en que la política esté en la política y sólo en la política a través del acuerdo, de la negociación, del respeto y del encuentro entre los que pensamos de manera muy diferente», instó a ERC.

«Quizás toda esta nueva situación que tenemos que afrontar para formar Gobierno pronto nos haga también pasar página de una situación en la que el actual Gobierno en funciones, con el partido que lo sostiene, es el heredero. Hemos heredado del anterior Gobierno una situación que estamos gestionando en los términos más democráticos posibles, en los parámetros constitucionales, respetando las sentencias del poder judicial, pero entendiendo que hay que entrar en otro momento político para nuestro país», explicó.

«Nos toca una enorme responsabilidad para que pronto haya Gobierno y eso es lo que tenemos que seguir haciendo también hoy con quienes piensan de forma diferente», advirtió. «Pienso que todo el ámbito judicial de esta situación no puede impedir que este país alcance lo que en este momento más necesita para hacer política con las necesidades que España tiene planteada, incluida la situación de Cataluña. Necesitamos afrontar la situación de Cataluña con diálogo, tenemos que esforzarnos en alcanzar Gobierno y encontrar salidas. Tenemos que hacerlo viable», concluyó.

Te puede interesar

Comentar ()