Hace un año, después de servir durante más de medio siglo en el Ejército, Fulgencio Coll (Palma de Mallorca, 1948) comenzó a aprender a jugar al golf para ocupar el tiempo ya como jubilado. Pero la política llamó inesperadamente a su puerta y el nieto de Juan Coll Fuster -alcalde palmesano entre 1945 y 1952- dejó aparcada la bolsa de palos y se afilió a Vox para concurrir a las pasadas elecciones municipales como cabeza de lista al Ayuntamiento de la capital balear. Hoy ejerce la portavocía del grupo municipal, tercera fuerza política con cuatro concejales.

Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME) entre 2008 y 2012, el ex general Coll acapara estos días titulares en los periódicos no por su papel de oposición en Palma sino por sugerir que se investigue a Pedro Sánchez por «abuso de poder» como a Donald Trump en Estados Unidos, al tiempo que pide un pacto en el Congreso para pactar un candidato que «respete a los partidos constitucionalistas» y abandone la tentación de negociar con los que «quieren romper España».

Pregunta.-Insiste usted en que se podría investigar a Pedro Sánchez por «prevaricación». Explíquese…
Respuesta.-Lo que he hecho yo es una crítica ante la situación de bloqueo que tenemos en el país y por ciertas actitudes del presidente del Gobierno. En el artículo [publicado el pasado 18 de diciembre en la edición de El Mundo en Baleares bajo el título ‘Pedro Sánchez, un problema para la seguridad nacional’] vengo a decir que habría que analizar si se aplica o no el artículo 102 de la Constitución. De la misma manera que a Donald Trump se le está investigando por un posible abuso de poder, yo creo que el señor Sánchez ha pasado ciertas líneas en este año y medio: dice una cosa y al día siguiente cambia completamente el discurso.

P.-Muchos políticos prometen o anuncian cosas y luego no cumplen o hacen cosas diferentes a las que dijeron que harían…
R.-Usted puede prometer y luego justificar si ha podido o no. Pero si dice repetidamente que va a hacer una cosa y al día siguiente hace todo lo contrario… En Estados Unidos se caen en campaña electoral los candidatos que han dicho una cosa y han hecho otra. Basta ver la carrera política de Trump para comprobar que la mentira, cuando se utiliza con generosidad, tiene un precio político.

De la misma manera que se investiga a Donald Trump por posible abuso de poder, yo creo que el señor Sánchez ha pasado ciertas líneas en este año y medio»

P.-Habla de Estados Unidos, pero estamos en España…
R.-Estamos hablando de sistemas democráticos. Yo lo que planteo es que se debe estudiar si ha habido abuso de poder, si ha utilizado continuamente el Estado como plataforma electoral con sus reales decretos… Esto no me corresponde a mí, sino al Congreso. Son los diputados los que ahora le tienen que dar o no la investidura. Lo que deseamos nosotros es que no se forme un gobierno encabezado por un presidente que pacta con aquellos que quieren romper España.

P.-Los españoles no han interpretado la actuación de Pedro Sánchez como usted describe, toda vez que volvió a ser el candidato más votado en las elecciones generales del pasado 10 de noviembre…
R.-De los tres artículos que he publicado, en ‘Bordeando el abismo’ denuncio que no ha habido imparcialidad en la distribución de los medios de comunicación y que se ha producido un abuso de control e informativo de RTVE, por poner un ejemplo. Si usted controla los medios de comunicación tiene mucha influencia a la hora de votar.

P.-¿Usted cree que es la primera vez que eso ocurre en un proceso electoral en España?
R.-Pedro Sánchez utiliza todos los medios a su alcance para ser jefe del Gobierno sin reparar en el daño institucional. Con sus pactos puede quebrar el orden constitucional.

P.-Pedro Sánchez ha ganado las elecciones y el sistema parlamentario brinda la oportunidad de negociar a los partidos en búsqueda de alianzas poselectorales…
R.-¿Me puede decir qué ha negociado el señor Sánchez con aquellos representantes de otros partidos que quieren romper España o llevarnos a un modelo económico que es el venezolano? Hay un problema que yo traspaso al Congreso, que es quien tiene que analizar profundamente si este señor debe ser apoyado o no. Yo lo que he hecho es decir que todos aquellos partidos que son constitucionalistas exijan un gobierno que no esté basado en aquellos que quieren romper España. Y eso lo pueden hacer los diputados, empezando por los del PSOE.

Hay notables socialistas, que han demostrado una buena trayectoria, que están totalmente en contra de ese pacto que está negociando el señor Pedro Sánchez»

P.-A su juicio, ¿qué ocurriría en España si el PSOE termina pactando la investidura con ERC?
R.-Sería negativo para el futuro de nuestro país desde el punto de vista económico, social y político. Yo creo que estaríamos más cerca de la ruptura o de un futuro realmente malo para España que si se hace un pacto con aquellos que defienden la Constitución, nuestra Transición y lo que se ha hecho durante muchos años. No lo digo solamente yo. La presidenta de la Comunidad de Madrid está hablando de alta traición. Y hay notables socialistas, que han demostrado una buena trayectoria, que están totalmente en contra de ese pacto que está negociando el señor Sánchez.

P.-Si el PP no quiere facilitar la investidura de Pedro Sánchez con su abstención para neutralizar el pacto con ERC y Podemos, ¿cómo se resuelve entonces el sudoku de la gobernabilidad?
R.-Es que el señor Sánchez no ha hecho ninguna oferta que cambie la dirección que lleva. En el Parlamento se puede votar al señor Sánchez o se puede votar a otro candidato de consenso dentro de la línea constitucionalista.

P.-¿Está planteando que, dentro del PSOE, se proponga otro candidato que no sea Pedro Sánchez para que concite el consenso con otras fuerzas políticas constitucionalistas?
R.-Yo lo que recomiendo es evitar lo que está negociando el señor Sánchez. Hay otras alternativas. El propio Parlamento puede proponer al señor Sánchez o, si fracasa, a otro candidato. Corresponde a quienes componen ahora mismo el Congreso.

P.-Salvo Emiliano García-Page y Javier Lambán, pocas voces autorizadas dentro del PSOE han criticado públicamente las negociaciones del partido con ERC…
R.-Se ha llegado a una situación tan delicada que llegará el momento de decir que no se puede ir por ese camino. Es una posibilidad que yo intuyo. Hay que evitar caer en el abismo y la solución que planteo yo es que se pacte un candidato que sea constitucionalista y que respete a los partidos constitucionalistas.

Hay que evitar caer en el abismo y la solución que yo estoy planteando es que se pacte un candidato constitucionalista que respete a los partidos constitucionalistas»

P.-¿Habrá referéndum de autodeterminación en Cataluña?
R.-La convocatoria de referéndum sin autorización era un delito que estaba en el Código Penal y se eliminó. Fue un error. Yo ahora no voy a hacer futurología. Deseo que haya un candidato que quiera pactar con aquellos partidos que realmente quieran ir por la senda constitucional y que no se vaya con fuerzas políticas que son de alto riesgo para la evolución de nuestro país.

P.-¿Ve a una Cataluña independiente?
R.-No, no lo veo. Simplemente pido que se respete la ley, como se debe hacer en cualquier democracia. Si uno, a cambio de ser presidente del Gobierno, cede cosas que son fundamentales… Por eso digo que está el artículo 102 y que hay unos límites en la democracia. Lo que hay que preguntarse es cómo es posible negociar con gente que no respeta la Constitución.

Fulgencio Coll, en una comparecencia informativa en Palma. / EP

P.-¿Y cuál es su respuesta?
R.-La respuesta no la tengo yo, sino los 350 diputados que tienen que buscar lo mejor para España.

P.-Le han acusado a usted de ser un golpista por hacer estas declaraciones…
R.-A Vox nos llaman de todo, cuando lo que defendemos es la Constitución. Me llaman golpista los que están negociando con golpistas o con terroristas antiguos.

P.-¿Cuál cree que va a ser la postura de la Abogacía del Estado en el escrito que ha de presentar ante el Tribunal Supremo tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)?
R.-Yo no les voy a decir nada, solo deseo que tomen la decisión más correcta. La mayoría de españoles espera que estén a la altura, que sean independientes y defiendan a España.

Deseo que la Abogacía del Estado tome la decisión correcta, esté a la altura, sea independiente y defiendan a España. La separación de poderes tiene que respetarse»

P.-¿Teme que actúe más como Abogacía del Gobierno que del Estado para facilitar la negociación con vistas a la investidura de Pedro Sánchez?
R.-Ni la Abogacía del Estado, ni la Justicia, ni otras instituciones que son fundamentales dentro de nuestro ordenamiento constitucional deben dejarse manipular. Tiene que respetarse la separación de poderes.

P.-Usted ha puesto mucho énfasis en que las críticas a Pedro Sánchez las hace como representante de Vox y no como antiguo alto mando militar. ¿Cree que sus palabras encuentran acogida en una parte del Ejército español?
R.-Yo he sido neutral y debemos ser neutrales cuando estamos en activo o en la reserva. Ya soy un civil con mis derechos y ahora defiendo ideas que antes no podía defender porque estaba sometido a la lealtad institucional. Ejerzo mi derecho porque me he visto forzado a hacerlo. Ojalá no hubiese tenido que hacer esto, pero, ante la situación delicada en la que se encuentra España, he dejado mi jubilación y mis palos de golf y he dicho que hay que defender nuestro país, nuestra Historia, nuestra Transición, nuestra democracia y nuestra Constitución. Y es lo que estoy haciendo.

He tenido el apoyo de mucha gente que ve riesgo en la línea que ha seguido Sánchez. También otros me han llamado golpista, de extrema derecha… Defiendo la Constitución»

P.-Insisto. ¿Cree que su discurso es compartido por muchos militares?
R.-No pregunto. He mantenido cierta distancia tratando de tener la máxima objetividad. Estoy en el mundo político y no quiero que haya interferencias. Como comprenderá usted, he tenido el apoyo de mucha gente que piensa que es un riesgo la línea que ha seguido el señor Sánchez. También otros me han llamado de todo: golpista, de extrema derecha… Todo lo contrario. Lo único que he pretendido es defender la Constitución y abogar por un gobierno en España en el que sumen fuerzas y estén todos los partidos que realmente quieren un país respetando la Constitución.

P.-Se lo preguntaba por las declaraciones que ha realizado la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, quien ha dicho que no le consta que exista preocupación en las Fuerzas Armadas por el hecho de que el PSOE esté negociando con ERC
R.-Yo respeto enormemente a la ministra de Defensa. Me recuerda en algunos aspectos a Carme Chacón y sé que ella es próxima a las Fuerzas Armadas y a sus problemas, y que trata de mejorar en lo que puede la eficiencia de las Fuerzas Armadas. Respeto las declaraciones de la ministra.

P.-¿Cómo definiría usted a Vox?
R.-Es un partido que puede chocar contra la ‘dictadura progre’, porque eso de ser políticamente correcto es una mentira. Hay que decir cosas que no se han dicho. Por ejemplo, se ha llegado a esta deriva catalanista porque se ha mirado hacia otro lado y ha habido gente que no lo ha denunciado. Vox es un partido constitucionalista, democrático y que defiende la unidad de España. Y tiene un discurso que apoya gente conservadora y también de la clase obrera que se ha visto engañada con mucha propaganda. Luego resulta que no se hacen viviendas, que no se apoyan ciertas medidas sociales o que se apoya más a la gente que acaba de llegar a este país que a los propios españoles. Hay un discurso muy respetable y no tiene nada de extremista. Se equivoca profundamente quien piensa que defender a España y la Constitución es extremismo.

Vox es el partido que más quiere defender a la mujer ante la violencia de género; mucha gente me dice que decimos lo que piensa la mayoría pero sin complejos»

P.-Más allá de la unidad territorial, ¿también defiende usted a rajatabla los postulados en Vox en materia de violencia de género y de inmigración?
R.-El discurso de Vox se ha retorcido. Los medios de comunicación tienen ya unas ideas preconcebidas dependiendo de sus líneas editoriales y de lo políticamente correcto. Lo que hay que hacer es escuchar los postulados de Vox y dejarnos hablar…

P.-Se lo estoy preguntando, explíquelo…
R.-Vox es el partido que defiende con mayor firmeza a la mujer ante la mal llamada ‘violencia de género‘, que nosotros definimos como violencia intrafamiliar. Cuando sale nuestro presidente con el señor [Pablo] Motos y le preguntan, la gente se da cuenta de que dice cosas que entiende. Mucha gente me dice que nosotros decimos lo que piensa la mayoría, pero sin complejos.