Política

Oposiciones a policía: el doble de 'suspensos' en las pruebas físicas que en la de ortografía

Un total de 8.607 aspirantes demostraron no tener la condición física necesaria para ejercer como policía frente a los 4.123 que no superaron el polémico test ortográfico / El proceso selectivo, ya en su última fase, acabará con seguridad en los tribunales

logo
Oposiciones a policía: el doble de 'suspensos' en las pruebas físicas que en la de ortografía
Policía nacionales formados en la jura de una promoción en la Escuela de Ávila.

Policía nacionales formados en la jura de una promoción en la Escuela de Ávila. M. INTERIOR

Resumen:

El número de aspirantes a policía nacional que no superó la prueba de aptitud física en la oposición que se está desarrollando actualmente para ingresar en el Cuerpo dobla al de los que sí pasaron ese primer test pero no alcanzaron la nota de corte que, no sin polémica, el tribunal calificador estableció para el examen de ortografía.

De acuerdo con los datos facilitados por la Dirección General de la Policía a través del Portal de la Transparencia, 35.650 personas presentaron en plazo la instancia para poder presentarse a las pruebas que les permitiera conseguir una de las 2.506 plazas convocadas este año para la escala básica (categoría de policía).

Para optar a este proceso selectivo se exigía ser español, tener entre más de 18 años, no estar condenado por delito doloso o inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas, no presentar ninguna causa de exclusión física o psíquica, comprometerse a utilizar el arma reglamentaria si fuera necesario, tener una estatura mínima de 1,60 (mujeres) o 1,65 (hombres), estar en posesión del permiso de conducción de la clase B y tener el título de bachiller o equivalente.

De los inscritos, exactamente 10.048 no llegaron a presentarse a la primera prueba: aptitud física. Según detallan las bases reguladoras, en aquélla se mide la agilidad; la fuerza de resistencia de los principales músculos dorsales, flexores de los brazos y la cintura escapulo-humeral, y la resistencia orgánica de los aspirantes mediante una carrera de un kilómetro de distancia sobre una superficie lisa, plana y dura al aire libre. Cada ejercicio se califica con una puntuación de 0 a 10 (en función del tiempo empleado), debiendo alcanzarse al menos cinco puntos para aprobar.

Según los datos facilitados por el Cuerpo Nacional, sólo 16.996 de los 25.650 opositores que se presentaron al examen físico lograron la nota mínima para superar la prueba. Expresado de otra forma, 8.607 aspirantes no demostraron tener la condición física que se considera necesaria para poder ejercer como policía una vez completada su formación téorico-práctica.

8.607 aspirantes no demostraron la condición física necesaria para ser policía frente a los 4.123 que no superaron el test de ortografía

De los 16.996 opositores que seguían en liza, el examen de conocimientos -un cuestionario de 100 preguntas extraídas de 41 temas que abarcan materias diversas- lo aprobó menos de la mitad. En concreto, sólo 8.139 consiguieron al menos el 5 exigido en la convocatoria.

La criba se acentuó con la prueba en la que se evaluó la capacidad ortográfica, al quedar apeados de la siguiente fase 4.123 aspirantes. Fue después de que el tribunal fijara en 6,2 la puntuación mínima, circunstancia que no se detallaba en las bases. Éstas se limitan a indicar que la calificación sería de «apto» o «no apto».

Esta circunstancia ha generado un notable malestar entre los opositores que han sacado más de un 5 pero no han llegado al 6,2, al entender que se ha cometido una «vulneración flagrante» de las bases de la convocatoria por cuanto el establecimiento de la nota de corte en la prueba de ortografía se llevó a cabo después de que se desarrollara el examen.

Recursos de alzada por contestar

Ello ha motivado que miles de aspirantes hayan presentado recursos de alzada después de que el tribunal calificador hiciera públicas las puntuaciones el pasado 12 de diciembre y se confirmara que no era suficiente un 5 para aprobar el test de ortografía, como la mayoría entendía. A diferencia de lo que la Dirección General de la Policía sí hizo en la convocatoria de 2012, no se advirtió de antemano en esta ocasión que el tribunal fijaría «la puntuación mínima necesaria» para superarlo.

No es el único motivo alegado en los recursos con los que han pedido la anulación del polémico acuerdo del tribunal calificador y la suspensión temporal del proceso selectivo. Los opositores también demandan que se den por buenas tres palabras que se han calificado como incorrectas por no figurar en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) –ciberataque, LGTBI y reditar– y que la propia institución considera que sí son correctas aunque no figuren en la obra lexicográfica de referencia.

El confirmado director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, dispone de tres meses para contestar los recursos de alzada desde la fecha de presentación. Los opositores aseguran que todavía no han empezado a recibir respuesta, tan sólo a escritos de aclaración. La Policía ya ha dejado entrever que desestimará las alegaciones, con lo que se cerrará la vía administrativa y los aspirantes sólo podrán recurrir ya en los juzgados de lo Contencioso.

De esta forma, a la tercera prueba sólo han pasado 4.016 opositores, un 15,68 % de los que se presentaron a los ejercicios físicos. A la luz de dicha cifra, hay 1,6 finalistas por cada plaza en liza. Esta última fase comenzó el pasado 11 de enero con las entrevistas personales y los reconocimientos médicos, completándose próximamente con los tests psicotécnicos para medir la inteligencia en relación con la función policial a realizar.

523.131 euros en tasas de examen

La calificación final de la fase de oposición vendrá determinada por la suma de las puntuaciones obtenidas en la prueba de conocimientos y en la de aptitud física. Quienes la superen y presenten en plazo la documentación exigida serán nombrados policías-alumnos y se incorporarán a la Escuela Nacional de Ávila para realizar el curso académico. Los futuros agentes deberán superar todas las asignaturas que integran el plan de estudios para poder realizar la formación práctica.

La Policía Nacional ha cifrado en 523.131,86 euros el dinero ingresado en concepto de tasas con las que se trata de compensar los gastos generados por la preparación y celebración de los exámenes correspondientes a esta oposición, siendo esta recaudación «inferior» al coste que supone su desarrollo. El importe se estableció en 15,27 euros por aspirante, si bien se contemplan exenciones (estar en desempleo, pertenecer a familia numerosa de ‘categoría especial’ o ser víctima del terrorismo) o bonificaciones del 50 % (ser miembros de familia numerosa clasificada en ‘categoría general’).

Comentar ()