El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantendrá su reunión prevista con Quim Torra si el Parlamento de Cataluña decreta que continúe como presidente autonómico a pesar de la inhabilitación que le obliga a dejar su acta de diputado.

Así lo ha anunciado este lunes la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, en rueda de prensa, tras la reunión de la Ejecutiva del partido en Ferraz. La dirigente socialista ha insistido en la tesis del Gobierno de que Torra puede seguir siendo presidente de la Generalitat, a pesar de que no sea diputado, ya que tener escaño sólo es condición legal para su elección como tal, no para su continuidad.

Por ese motivo, si «pierde su condición de parlamentario, preceptiva para ser elegido presidente de la Generalitat, pero no para seguir siéndolo», podría continuar al frente del Govern catalán y por tanto sería el interlocutor del jefe del Ejecutivo. Si por el contrario, el Parlamento catalán elige a un nuevo presidente de la Generalitat, Sánchez se reunirá con él en una fecha aún por determinar en el mes de febrero. «Cuando llegue el momento, el presidente se reunirá con quien sea presidente de la Generalitat, con quien determine el Parlamento de Cataluña», ha anunciado Narbona.

El secretario general del Parlament, Xavier Muro, ha ordenado a los servicios de la Cámara retirar el acta de diputado a Quim Torra «dado que la JEC exige dar cumplimiento inmediato al acuerdo que dispone realizar todos los trámites necesarios para la efectiva pérdida de la condición del diputado Joquim Torra, una vez denegada la suspensión del mismo por la interlocutoria del 23 de enero del Supremo».

JxCat y ERC, socios en la Genralitat, difieren sobre cómo aplicar la decisión del Tribunal Supremo. Quim Torra aseguró el viernes que «nada ha cambiado», pero Esquerra ha invertido el fin de semana en intentar convencer a sus socios de la necesidad de acatar la decisión judicial.

La dirección de ERC se encuentra reunida este lunes en el Parlament para «buscar una solución consensuada». «Creemos que el cargo de presidente está blindado, pero hay que trabajar porque pueda seguir votando» afirman desde Esquerra, cuyo objetivo es, según el comunicado emitido, «proteger a la institución y preservar la validez y eficacia de las decisiones que se aprueben en el Parlament».

Ábalos no da la cara

Narbona ha ofrecido la rueda de prensa en Ferraz a pesar de que habitualmente se encarga de atender a los periodistas el secretario de Organización, José Luis Ábalos, envuelto en controversia por su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

El dirigente socialista ha recibido el «respaldo pleno de la Ejecutiva del PSOE», que ha reprochado el «cuestionamiento no justificado» que está viviendo el ministro por las lagunas existentes sobre el encuentro con una persona que tiene prohibida la entrada en territorio español.

Narbona no ha querido entrar en incógnitas como si la vicepresidenta venezolana incumplió las sanciones que le ha impuesto la Unión Europea con su visita a España y ha asegurado que es innecesario que el Gobierno haga una «autocrítica» sobre la gestión de este episodio tan oscuro.

La presidenta del PSOE ha insistido en que Ábalos y el Ejecutivo se limitaron a «actuar conforme a nuestros compromisos como país miembro de la UE y teniendo en cuenta que existe una relación con el Gobierno con Venezuela, todavía del señor Maduro, y que muchísimos españoles viven allí», por lo que instó a «cuidar la relación entre ambos gobiernos».

«En Venezuela hay embajador de España y se trata de cuestiones extremadamente delicadas, teniendo en cuenta que también muchos compatriotas están viviendo allí», ha asegurado, para instar a a ser «escrupulsos» en esa relación.  

Narbona se ha sumado así a las vicepresidentas tercera y cuarta del Gobierno, Nadia Calviño y Teresa Ribera, han salido esta mañana en auxilio de Ábalos. La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, considera que Ábalos ha dado «todas las explicaciones» sobre su reunión con la vicepresidenta ha tachado el encuentro como «falsa polémica».

En una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, Calviño ha asegurado que la reunión entre el dirigente socialista y la vicepresidenta venezolana «tiene el recorrido que tiene y no da para más».

El propio José Luis Ábalos reconoció este domingo que mantuvo un encuentro con Rodríguez que duró entre «unos 20 y 25 minutos«, en los que no les dio tiempo «a tratar nada».

Sobre el reconocimiento por parte del Ejecutivo español al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como líder venezolano, Calviño ha defendido que España «fue el primero en reconocer a Guaidó» y ha reclamado elecciones en este país.

Por su parte, la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha calificado este lunes de «anécdota» la reunión entre el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y ha defendido que el secretario de organización socialista logró «el cumplimiento de una obligación por parte de España».

Así lo ha expresado en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, en las que ha asegurado que Ábalos ofreció «una explicación muy correcta» sobre este encuentro.

«Creo que él ha dado una explicación muy correcta de por qué y cómo logró el cumplimiento de una obligación por parte de España respecto a la señora vicepresidenta del Gobierno venezolano», ha subrayado Ribera.

Sin congreso federal a la vista

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha trasladado este lunes a los miembros de la dirección federal del partido que su voluntad es convocar el Congreso Federal de la formación en 2021, una vez que pasen las eleccciones previstas este año en Galicia, PaísVasco y probablemente en Cataluña.

La celebración de este cónclave desencadenaría a continuación los respectivos congresos regionales y algunos socialistas andaluces preferían su celebración cuanto antes para promover la sustitución de Susana Díaz.