Política

V&V, la división de élite de la trama Villarejo

Los trabajos de espionaje más delicados para BBVA, que incluyeron el rastreo de llamadas a rivales, se realizaron por "miembros de Seguridad del Estado en situación de disponibilidad" a sueldo del comisario investigado

El comisario ya retirado José Manuel Villarejo y una de las facturas por servicios al BBVA.

El comisario ya retirado José Manuel Villarejo y una de las facturas por servicios prestados al BBVA. EL INDEPENDIENTE

La letra pequeña de uno de los contratos firmados entre la empresa Cenyt del comisario investigado José Manuel Villarejo y su socio Rafael Redondo hizo saltar las alarmas de los agentes de Asuntos Internos de la Policía y de los fiscales Anticorrupción.

«V&V Developments es la división de inteligencia empresarial de Cenyt. Es una organización dirigida y coordinada por miembros de Seguridad del Estado en situación administrativa de disponibilidad singularmente especializada en metodología de análisis de información», se podía leer en dicho párrafo.

Para Anticorrupción, según uno de los informes del sumario de la pieza BBVA del caso Villarejo al que ha tenido acceso El Independiente, que el banco leyera y aceptara dicho fragmento en el primer contrato que firmó con Cenyt en diciembre de 2004 implica que desde el principio «sería conocida por BBVA la naturaleza ilícita de todas las contrataciones» que se prolongaron hasta 2017 y cuyas facturas estuvo pagando el banco hasta enero de 2019.

Esa letra pequeña resumía el funcionamiento de la división de élite de la empresa del comisario todavía en activo, la más delicada y por tanto la más cercana a rozar la ilegalidad que se encargaría de los trabajos de espionaje a los rivales empresariales del banco por encargo presuntamente del presidente Francisco González (FG), como el presidente de Sacyr Luis del Rivero o el presidente de Ausbanc, Luis Pineda.

FG habría indicado a su jefe de Seguridad, Julio Corrochano, que contratara los servicios de Cenyt para que se ocupara de estos asuntos y éste, a su vez, se habría servido de policías en segunda actividad o jubilados para que utilizaran sus contactos en compañías telefónicas y la propia Policía y llegaran así a información confidencial de los objetivos del presidente del banco. Unos hechos por los que ahora, tanto FG, Corrochano, directivos de BBVA,Villarejo y su socio están investigados por cohecho y revelación de secretos.

Desde la división V&V, el comisario y su socio ofertaron a BBVA excepcionales tareas como «asesoramiento continuo y sostenido durante las 24 horas del día» o «singular especialización en metodología de análisis de información» por las que cobraron, de entrada, 500.000 euros por cada contrato, según las facturas aportadas a la Fiscalía por el propio banco.

Porcentajes de éxito de 2,6 millones

Pero más llamativo aún es el porcentaje de éxito que BBVA pagó a Cenyt al término de cada encargo. Llegó a pagar 2,6 millones de euros en el año 2014 a la empresa del comisario en activo. Por las fechas y los conceptos de las facturas, la Policía considera que se corresponde con el pago por haber encontrado los bienes «ocultos» de los ex presidentes de Colonial y Martinsa, Luis Portillo y Fernando Martín, como habría encargado FG, o por los seguimientos hechos a Pineda.

Factura con el importe de «éxito» girada por Cenyt a BBVA

En total, según el citado informe de Asuntos Internos, el banco habría pagado a Cenyt un total de 10,3 millones de euros por sus trabajos, entre los que se habrían incluido seguimientos con las citadas prácticas presuntamente ilegales.

Comentar ()