Política 'DELCYGATE'

Un vigilante ratifica ante notario que Ábalos acompañó a Delcy Rodríguez a la sala VIP de Barajas

El testigo acude a una notaría de Madrid a relatar minuto a minuto los hechos que presenció en el aeropuerto después de que la contrata para la que trabaja (Ilunion) le haya abierto un expediente sancionador y lo haya apartado del servicio cautelarmente

logo
Un vigilante ratifica ante notario que Ábalos acompañó a Delcy Rodríguez a la sala VIP de Barajas

José Luis Ábalos, en la sesión de control del Congreso. EP

Resumen:

Un vigilante de seguridad de Madrid-Barajas ha declarado ante notario que José Luis Ábalos acompañó a Delcy Rodríguez desde la «zona de pistas» hasta la terminal ejecutiva del aeropuerto tras el encuentro secreto que mantuvo de madrugada con la mandataria venezolana en el interior de un avión, como desveló El Independiente el pasado 30 de enero.

Este testimonio es revelador por cuanto acredita que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana mintió cuando, tras conocerse su polémica cita a escondidas, negó de forma expresa que se hubiera visto con la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela en el edificio terminal. «No, la saludé en el avión», declaró a La Razón.

El trabajador, perteneciente a la contrata de Ilunion, acudió la pasada semana a una notaría madrileña para relatar minuto a minuto los hechos que presenció desde que inició su jornada a las 11 de la noche del 19 de enero de 2019 -una hora y cuarto antes de la llegada de la aeronave que trajo a la vicepresidenta venezolana desde Caracas- hasta después de la una y media de la madrugada, según ha informado en un comunicado el sindicato al que está afiliado (Alternativa Sindical).

La decisión de acudir a un notario la tomaba días después de que la empresa le entregara la carta por la que le notificaba la apertura de un expediente sancionador bajo la acusación de que acompañó a un periodista para que pudiera tomar imágenes de la sala VIP en la que Rodríguez permaneció hasta que a primera hora del 20 de enero embarcó en un avión de Qatar Airways rumbo a Doha para continuar posteriormente viaje hasta Estambul (Turquía). El vigilante, que niega los hechos y al que no se le ha notificado todavía resolución alguna, ha sido apartado del servicio cautelarmente y no puede acceder a las instalaciones al habérsele retirado la tarjeta.

El empleado detalla que, tras incorporarse a su puesto de trabajo aquella noche de enero, vio que en la terminal ejecutiva de Barajas -FBO en sus siglas en inglés (Fixed Base Operator)- «se encontraba personal de la Embajada de Venezuela» que había acudido a las instalaciones a «recepcionar a los pasajeros que llegaban del vuelo de Caracas».

El testigo acude al notario a relatar minuto a minuto los hechos que presenció en Barajas tras abrirle la contrata para la que trabaja un expediente sancionador

La dotación de Policía Nacional y Guardia Civil era la «habitual» cuando a las 23.45 horas acudió a la «apertura del filtro de seguridad» para atender el vuelo en el que llegaban la número dos de Maduro, su séquito y el ministro venezolano de Turismo, Félix Plasencia. En concreto, la función de este vigilante es la de controlar el arco de seguridad y pasar por el escáner de Rayos X el equipaje de las tripulaciones y los viajeros de vuelos privados.

La situación cambió cuando volvió a la terminal ejecutiva. «Percibo una presencia de vehículos policiales no habituales», se lee en el acta de manifestaciones, cuyo contenido ha divulgado Alternativa Sindical. En ese momento ya había «entre 15 y 20 policías nacionales y entre seis y ocho guardias civiles», comunicándoles al testigo que una de las personas que venía en el avión -en referencia a la vicepresidenta venezolana- no podía «acceder a territorio nacional».

00.10-00.15 horas: llega Ábalos

El trabajador sitúa la llegada del titular de Transportes y secretario de Organización del PSOE entre las «00.10 y 00.15» horas. En ese momento trató de cruzar «el acto detector con otra persona (a la que posteriormente identifico por fotografía como Koldo García Izaguirre), queriendo acceder directamente a zona restringida». No logró el ministro su propósito por cuanto, a las 00.05 horas, se habían bloqueado ya las puertas de acceso a las pistas ante la inminencia de la llegada del vuelo procedente de Caracas.

«Viendo que no pueden acceder se quedan viendo a través de los cristales», narra el vigilante de seguridad, antes de volver «al hall de las instalaciones». Allí, Ábalos y García Izaguirre mantuvieron un encuentro con «los responsables de seguridad del Cuerpo Nacional de Policía del aeropuerto». Y añade: «A las 00.25 horas accede uno de los comisarios (…), comunicando que José Luis Ábalos y tres personas le acompañan a zona restringida (pistas) sin pasar ninguna medida de seguridad con objeto de acceder al avión».

El Falcon privado en el que se desplazó a España la delegación del Gobierno venezolano tomó tierra en torno a las 00.12 horas, unos minutos después del horario previsto cuando despegó del aeropuerto internacional ‘Simón Bolívar’ de Maiquetía.

1.30 horas: el ministro regresa de la pista

«En torno a la 1.30 horas regresan de la zona de pistas el ministro con las personas que le han acompañado junto con los miembros que llegaban del vuelo de Caracas», precisa el testigo. Entre ellos se encontraba Delcy Rodríguez, uno de los jerarcas del régimen chavista que tiene prohibido entrar en los 26 países que integran el espacio Schengen en virtud de las medidas restrictivas acordadas por la Unión Europea en noviembre de 2017.

Este detalle avala también que el ministro Ábalos tampoco dijo la verdad cuando, en un intento de minimizar la polémica, aseguró que el encuentro con la vicepresidenta de Venezuela duró «25 minutos» y en él no se abordó ningún tema. No es sólo el relato del testigo: un informe policial también ha precisado que la cita se prolongó durante «una hora aproximadamente».

Vigilantes de seguridad, durante la protesta secundada este lunes en el aeropuerto Madrid-Barajas.

El Gobierno mantiene que Ábalos logró evitar una crisis diplomática al personarse en Barajas y mantiene que Delcy Rodríguez no llegó a pisar territorio Schengen por cuanto ni cruzó el control de pasaportes ni fue sometida a una inspección fronteriza en la sala de Barajas en la que permaneció durante unas siete horas custodiada por una patrulla de policías hasta que abandonó España a la mañana siguiente.

Alternativa Sindical confía en que las pruebas que han llevado a Ilunion a abrirle expediente a este trabajador -también ha sido expediente otro empleado de seguridad, concretamente de la empresa Clece- «no se pierdan». «Esperamos que por una vez no sea el vigilante el que pague el pato de los actos cometidos por otros y sea cabeza de turco para acallar a la población y depurar responsabilidades y las empresas no sean cómplices de ello», denuncian.

Trabajadores de seguridad de Madrid-Barajas secundaron este lunes un acto de protesta en las instalaciones en solidaridad con los dos compañeros y para denunciar que Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) contrate «empresas low cost» que «incumplen las condiciones salariales y laborales de los vigilantes.

Comentar ()