Política

Aznar alerta del "principio del fin" de la caja única y la solidaridad en España

logo
Aznar alerta del "principio del fin" de la caja única y la solidaridad en España
El expresidente José María Aznar y el exdelegado del Gobierno en Euskadi, Carlos Urquijo.

El expresidente José María Aznar y el exdelegado del Gobierno en Euskadi, Carlos Urquijo. MIKEL SEGOVIA

Resumen:

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha asegurado que el acuerdo entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el Ejecutivo de Iñigo Urkullu alcanzado este jueves y que incluye el traspaso en 2021 del régimen económico de la Seguridad Social es «el principio del fin de la caja única» y del instrumento básico «de solidaridad e igualdad entre españoles»: «Es un paso más en el desmantelamiento del Estado de Derecho», ha asegurado. Durante un acto celebrado en Bilbao, Aznar ha recordado cómo en su primera reunión con el entonces presidente del PNV, Xabier Arzalluz, en 1996, le dejó claro que habría cosas «que no se iban a poner sobre la mesa»: «La primera de ellas fue la caja única de la Seguridad Social».

Arropado por miembros del PP como la secretaria general de los populares vascos, Amaya Fernández y los expresidentes del partido en Euskadi, María San Gil o Carlos Iturgaiz, Aznar ha asegurado que muchos socialistas y comunistas «de buena fe» deben estar hoy perplejos. Ha señalado que no podrán comprendere el acuerdo alcanzado con «los nacionalistas vascos» en torno a un instrumento como la Seguridad Social «en el que jamás imaginarían que ellos abrirían las grietas»: «En la historia socialista y comunista el concepto de igualdad y solidaridad es sagrado y la caja única lo representa como ningún otro».

En un acto organizado por la Asociación Esteban de Garibay, que lidera el ex delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, bajo el título «El fortalecimiento de España en el País Vasco», Aznar ha afirmado que esa labor no sólo se debe emprender en Cataluña y Euskadi sino en el conjunto de país, donde la idea de la nación está en peligro en su conjunto

En su opinión actualmente existe «un pacto comunista» que busca expulsar al centroderecha de la vida política «y si ese centroderecha no es consciente de ello será sepultado». Ha alertado del riesgo que existe en el actual momento político en España, en el que está en juego un cambio del «régimen constitucional» y la extinción de la propia idea de nación: «Si no reaccionamos viviremos horas oscuras».

Vamos hacia un cambio de régimen, si no reaccionamos viviremos horas oscuras»

Dirigiéndose al PP actual, Aznar le ha instado a «mantenerse en su identidad, a ser fiel «a lo que eres» y le ha recordado que «nosotros no nos disfrazamos de nada». Ha considerado esencial acertar en el análisis y diagnóstico de la realidad en la que se encuentra, «debe ser consciente de por qué ha perdido lo que tuvo».

«Fábrica de independentistas»

Preguntado por las palabras de Felipe González cuestionando su identificación con el actual PSOE de Pedro Sánchez, Aznar ha afirmado que él sí se siente representado por el PP de Pablo Casado, «sí, es un PP con el que me identifico». Ha apuntado que avanza por una senda política adecuada y que encaja en lo que él siempre ha creído: «La política entendida no como división sino como integración, como suma, que es lo que te lleva a las mayorías».

Durante su discurso ha advertido del riesgo que supone el papel de los nacionalismos actuales y la relación del poder, del PSOE, con ellos. Apunta que un análisis de los años transcurridos desde la Transición permite constatar «que los nacionalismos han hecho su trabajo, la pregunta es qué hemos hecho los demás».

Subraya que las concesiones al diálogo no son sino victorias de los movimientos independentistas logrados gracias a las cesiones del Ejecutivo, «ningún diáĺogo puede ser alternativa al cumplimiento de la ley». Ha denunciado que a partir de 2004, con la llegada de Zapatero al poder, la izquierda abandonó el espiritu de la Transición y buscó las opciones nacionalistas «como nuevos ‘socios constituyentes'». Un periodo en el que se abonó el «aislamiento al centroderecha» y que ha calificado de letal por suponer el cambio en la relación: «Ya no se negocian traspasos competenciales sino el modelo mismo del Estado».

Ya no se negocian traspasos competenciales sino el modelo mismo de Estado».

Anar ha apuntado tres criterios básicos para abordar la cuestión territorial. La primera de ellas pasa por «impugnar el falso paradigma de ‘a mayor descentralizacioón, mayor bienestar'». También ha defendido la necesidad de frenar «la creciente disolución de los elementos identitarios comunes» y a dotar de «racionalidad económica y funcional» al modelo territorial. Ha acusado al Gobierno actual de ser la mayor «fábrica» de independentistas por «allanarles» el camino en sus reivindicaciones asegurando que «en la Constitución cabe todo, eso es mentira». Ha recoraddo cómo fue durante sus ma datos cuando los sentimientos nacionalistas registraron los indicadores maś bajos de los últimos 30 años, con un 11% en 1996 y un 12% en 2002.

«Inocente» reforma constitucional

En relación a la situación del País vasco ha asegurado que lo que ahora está ocurriendo no es nuevo, es una fase más hacia la aspiracion que siempre ha defendido el nacionalismo, tanto con ETA, como con el ‘Pacto de Lizarra’ o el ‘Plan Ibarretxe’: «Hoy volvemos a ver cierta unidad de acción entre el PNV y los herederos políticos de ETA». Advierte de que lo que el PNV y el Gobierno Urkullu defiende como «una inocente reforma estatutaria» es en realidad «una mutación constitucional «: «Se camina hacia la ruptura invocando el ‘pacto'». En este camino «de colisión» considera que el nacionalismo siempre encuentra «aliados cirunstanciales dispuestos a encontrar terceras vías'».

En su opinión, ante esta situación no se debe caer en el mismo error cometido durante la Transición de «externalizar» el problema territorial y apoyarse en «nacionalismos moderados que nos liberen de nuestra propia resposabilidad».

Ha finalizado su intervención recordando a las víctimas del terrorismo y el precio que pagaron por defender la idea de España en Euskadi : «El significado político de las víctimas hace intolerable pretender que los objetivos históricos de ETA puedan orientar ningún tipo de reforma esatutaria». El ex presidente del Gobierno ha apelado a fortalecer la idea de España en el País Vasco recordando siempre esa página oscura del pasado reciente y sin tolerar «una reescritura manipulada» de lo sucedido.

Comentar ()