La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra. EUROPA PRESS

logo
"Las mujeres de derechas también somos feministas"

Política ENTREVISTA CUCA GAMARRA, VICESECRETARIA DE POLÍTICA SOCIAL DEL PP

"Las mujeres de derechas también somos feministas"

La dirigente popular defiende que el feminismo "es un gran movimiento que no debe ser excluyente" y que estará en la manifestación del 8-M para reivindicar que "yo voto al PP y estoy aquí"

Este año, el PP ha echado el resto con motivo del 8 de marzo. Campañas institucionales, ‘spot’ feministas o eventos orientados al empoderamiento de la mujer han sido sólo algunas de las acciones que ha protagonizado un partido embarcado en un giro de guion con un tema capital, y cuya guinda del pastel será la participación oficial de una delegación azul en la manifestación del 8-M de Madrid.

Cuca Gamarra es una de las cabezas visibles y principal exponente de esa bandera morada que ahora defiende a ultranza su partido, aunque con alguna nota discordante. No es para menos. Considerada abiertamente feminista, la actual vicesecretaria de Política Social fue la primera alcaldesa de Logroño, y aunque se desmarca de la tesis «excluyente» de la izquierda, reivindica que en el feminismo hay también mujeres de derechas, al tiempo que censura la»incuestionable» lacra de la violencia de género, la brecha salarial y la aún latente desigualdad entre hombres y mujeres en España. Defiende Gamarra haber sido durante años «la única mujer» en foros «donde se toman decisiones importantes», una realidad que «merece un cambio». Un camino de «lucha» del que el PP de Pablo Casado formará parte.

Pregunta.- ¿Sólo sí es sí?

Respuesta.- Si no hay consentimiento, hay una agresión sexual. Eso está claro. Y el consentimiento ya forma parte de nuestro ordenamiento. El sí es sí se ha convertido en un eslogan, pero al final lo necesario es que las leyes que aprobemos sean leyes con garantías para los españoles. Cuando tengamos el texto completo -de la ‘ley Montero’– lo analizaremos en profundidad y trabajaremos para que, a través de enmiendas, tengamos una ley que dé garantías a que si no hay consentimiento hay una agresión sexual, pero también a garantizar la presunción de inocencia.

P.- La nueva Ley de Libertad Sexual incluye modificar el Código Penal para incluir el acoso callejero «de cualquier modo» como un delito. ¿Se está criminalizando el piropo?

R.- Es un proyecto de ley que por el momento desconozco y que no conoce nadie. No se puede frivolizar ni ser irresponsables cuando se quiere impulsar un nuevo proyecto legislativo, y me preocupan los documentos que se han filtrado, que demuestran la poca seriedad del texto y la poca seguridad jurídica que tiene. Me preocupa que se legisle con inmadurez. Una ley es una cosa muy seria, y cuando hablamos de la libertad sexual de las mujeres la mejor protección es un texto que cuente con todas las garantías.

P.- Otra de las aristas de la ley es la ilegalización de la publicidad que exhiba el cuerpo femenino para vender productos.

R.- Igual que hay que proyectar referentes para las niñas españolas, hay que trabajar para no proyectar a la sociedad estereotipos que no hacen avanzar en igualdad. Hay que pedirle al Ministerio cierta responsabilidad. Pasa lo mismo con el mensaje de ‘sola y borracha, quiero llegar a casa’, que no creemos que sean valores que hay que transmitir a las niñas. De todos modos, a esta parte de la izquierda le encanta prohibir. Parece que se levanta todos los días a ver qué prohíbe. Las prohibiciones tienen que estar bien contextualizadas, y tener un objetivo.

P.- ¿Se está reinventando el PP en feminismo?

R.- No. En el partido siempre hemos defendido la igualdad de las mujeres y de los hombres desde el reconocimiento de que hay diferencias y brechas, y que por tanto tenemos que trabajar. Donde hemos gobernado, hemos impulsado políticas para transformar y para avanzar en esa igualdad. Siempre ha sido un punto fundamental. El 8-M siempre ha estado en nuestra agenda, aunque es cierto que éste año es el primero que participamos en la manifestación de forma oficial. Nos parecía importante estar ahí porque en los últimos años ha habido una polarización de la sociedad hacia el planteamiento de unas mujeres contra otras, de que hay mejores mujeres que otras porque unas son feministas y otras no. Para nosotros ese no es el camino y había que dar un paso más, siempre desde la libertad individual que todas y cada una de nosotras tenemos.

P.- Frente a esa llamada a la unidad y a participar en el 8-M que hizo a principios de semana, surgieron voces reaccionarias dentro del partido, como la de Cayetana Álvarez de Toledo.

R.- Creo que el PP es un partido liberal, que respeta absolutamente que cada uno enfoque la manera de promover cambios para las mujeres de la manera que considere oportuna. El respeto a esa libertad que tiene cada uno de participar o no en el 8-M es algo básico. Unidad no es uniformidad. El PP es un partido abierto y libre. No puede ser de otra manera.

En el 8-M queremos dar visibilidad a esas mujeres que dicen: ‘Yo soy votante del PP, y estoy aquí’

P.- ¿Qué ha cambiado este año respecto a ediciones anteriores para que el PP quiera estar en las manifestaciones?

R.- Ha cambiado el contexto. Vivimos en una sociedad cambiante, y sobre todo cuando hablamos de igualdad España es una sociedad en transformación. Hemos avanzado mucho, pero todavía queda. Queremos dar visibilidad a esas mujeres que dicen ‘yo soy votante del PP, y estoy aquí’. No podemos abordar la desigualdad ni la lucha contra ella desde unos planteamientos politizados, porque así no avanzamos. Todas las mujeres debemos unirnos a la causa y no debemos hacerlo solas, sino con los hombres. Así llegaremos antes y más lejos.

P.- Quiere reivindicar que las mujeres de derechas también pueden ser feministas.

R.- No es que puedan serlo, es que lo somos. No es bueno para la sociedad ni para las mujeres que se señale a algunas como aquellas que no trabajan en pro de la igualdad por su ideología. En este tipo de acciones, nadie es más que nadie. Ninguna mujer tiene un papel más relevante que la de al lado.

P.- Algunos colectivos feministas apuntan a que no seréis bienvenidos en la manifestación. ¿Teme que les pase lo que le ocurrió a Ciudadanos en el Orgullo LGTBi de 2019?

R.- Yo espero que no pase nada. No voy a adelantar acontecimientos. Creo que hemos explicado muy bien cuáles son los motivos de nuestra presencia, e igual que respetamos a todas las personas que acuden, esperamos que se nos respeto a nosotros. Espero que todo transcurra con normalidad.

No es bueno para la sociedad que las mujeres señalen a otras mujeres por su ideología

P.- Lleváis vuestro propio manifiesto, ¿en qué se diferencia del oficial?

R.- El compromiso del PP y lo que queremos transmitir es que hay aspectos en los que aún hay desigualdad, y sobre los que tenemos que seguir trabajando e implantando reformas y medidas para avanzar. Debemos reconocer el empleo como un vehículo para esa igualdad de oportunidades, el reconocimiento de la brecha salarial y que hay una gran lacra social como es la violencia de género. Tener un manifiesto propio me parece lo más normal del mundo porque lo tiene todo el mundo, no solo el PP. Lo tienen los sindicatos, PSOE, Ciudadanos… es la tónica habitual.

P.- Pero, ¿en qué difiere respecto al de la Comisión 8M?

R.- La principal diferencia radica en que el nuestro no llama a excluir a nadie, sino en sumar a todo el mundo. El de la Comisión excluye y señala a los hombres. No se trata de polemizar, pero un planteamiento en el que se defienda que el hombre con carácter general es machista y no apoya la causa, evidentemente no lo compartimos. Consideramos que el papel del hombre es necesario para avanzar.

P.- Lo que defienden estos colectivos feministas es que si el PP participa activamente en el 8-M, debe romper los pactos territoriales con Vox, por coherencia.

R.- No tiene nada que ver una cosa con la otra. Esos acuerdos han garantizado la gobernabilidad en Comunidades Autónomas que garantizan la estabilidad. Donde gobierna, el PP lleva a cabo políticas que mejora el día a día de las mujeres, sin permitir la influencia de Vox en este aspecto. Para nosotros hay líneas sagradas, y el compromiso del partido con la defensa de la igualdad y la lucha contra la violencia de género son incuestionables.

P.- Y Vox les ubica como parte del ‘consenso progre‘ por estar presentes en la manifestación.

R.- Se equivocan de adversario. Estamos allí donde consideramos que debemos estar.

P.- ¿Tratan de diferenciarse de Vox?

R.- Para nosotros en España se sigue matando a mujeres por el hecho de ser mujeres. La violencia de género es incuestionable. Y vamos a seguir trabajando en ese sentido allí donde la sociedad española nos coloque en cada momento. Es un compromiso y un eje fundamental en nuestro proyecto político.

P.- ¿Es Vox un partido machista?

R.- No. Pero creo que las líneas gruesas al final no permiten avanzar. Y que les haría bien sumarse a trabajar por la igualdad.

P.- ¿Cuál es el feminismo que defiende Cuca Gamarra?

R.- El de que hay diferencias entre hombres y mujeres, que sigue habiendo obstáculos para que ellas puedan tener un trabajo en igualdad de condiciones de los hombres, que sigue habiendo brecha salarial, que siguen siendo necesarias medidas para la conciliación y un contexto de racionalización de horarios para que mujeres y hombres podamos conciliar nuestra vida laboral, personal y familiar. Y el de reconocer que hay una gran lacra social, que es la violencia de género. Yo soy de ese grupo de feministas que considera que existe desigualdad, que trabaja para ello y que respeta absolutamente cómo cada uno quiera trabajar para transformar la sociedad española.

P.- ¿El movimiento feminista es progresista?

R.- El feminismo es un gran movimiento que no debe ser excluyente. En nuestro caso, puede ver cómo grandes mujeres son referentes y han transformado la sociedad española. Mi partido ha promovido que las mujeres lleguemos a lo más alto. Hay muchas mujeres que han hecho grandes cosas, y si cada uno consulta a cuatro o cinco que tenga alrededor se dará cuenta que hay mujeres de todas las ideologías políticas. En el caso del PP ha habido comisarias europeas, la primera presidenta del Congreso, grandes alcaldesas, presidentas de Comunidades Autónomas, ministras, o vicepresidentas del Gobierno.

Comentar ()