Política

Temor a que EEUU rompa el mercado de mascarillas: las compra al doble que España

Proveedores avisan a comunidades autónomas de problemas para garantizar envíos a partir de ahora por compras masivas de Estados Unidos en China / Washington está valorando recomendar el uso generalizado de mascarillas a toda la población

logo
Temor a que EEUU rompa el mercado de mascarillas: las compra al doble que España
Hospital de campaña habilitado en Central Park, el pulmón verde de Nueva York.

Hospital de campaña habilitado en Central Park, el pulmón verde de Nueva York. EP

Resumen:

Proveedores de material sanitario han empezado a avisar a comunidades autónomas de que no podrán garantizar a partir de ahora los pedidos ante las compras masivas que estaría realizando Estados Unidos a fabricantes chinos debido a la propagación del coronavirus y el refuerzo de las medidas de protección. Con más de 164.000 casos, es el país con más positivos confirmados de todo el mundo.

«Un suministrador con el que trabajamos habitualmente nos ha dicho que van a tener problemas para hacer pedidos porque EEUU ha bloqueado la producción de China y la ha comprado entera. Está pagando la mascarilla a 0,80 céntimos de euro, cuando nosotros nos hemos hecho con las últimas a 0,45. Y hace veinte días a 0,29 céntimos», asegura a El Independiente el responsable de Compras de un servicio autonómico de salud que pide anonimato.

La velocidad en la transmisión del covid-19, presente ya en casi 200 países desde que se identificó el brote originario en la ciudad china de Wuhan (Huabei) en diciembre pasado, está disparando la demanda de mascarillas, guantes de nitrilo, geles desinfectantes y respiradores. Las peticiones superan con creces las capacidades productivas, lo que está provocando no sólo el encarecimiento del material sino también que las operaciones se tengan que abonar íntegramente por adelantado.

A esta carrera se suma ahora un nuevo obstáculo: el temor a que la demanda de EEUU -dispuesta a pagar más para garantizarse el suministro- dificulte aún más las compras en China, el principal suministrador de mascarillas. La competencia de los sistemas sanitarios está siendo feroz.

Este mismo martes, en Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci -director desde 1984 del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas- aseguró que el Gobierno estudia «con mucha consideración» la posibilidad de recomendar el uso generalizado de mascarillas a toda la población del país, informa Miguel Riaño. Con 327 millones de habitantes, EEUU es el tercer país más poblado del mundo tras China (1.433 millones) e India (1.366), lo que da una idea de las necesidades de material que tendría en caso de que se terminara implementando dicha propuesta.

EEUU, a la cabeza en número de casos

De acuerdo con los últimos datos notificados, Estados Unidos contabiliza ya 164.603 casos positivos (el doble que China) y 3.170 fallecidos. Ello representa una tasa de mortalidad del 1,92 %, muy inferior a la de España (8,67 %). Rendido a la evidencia de la enfermedad, Donald Trump se ha visto obligado a acordar medidas restrictivas de movimiento de personas para tratar de contener la transmisión del virus y un histórico plan de ayudas a empresas y familias dotado con 2,2 billones de dólares.

La demanda de material de protección por parte de la primera potencia del mundo dificultará el abastecimiento del mercado europeo, con notables dificultades para abastecerse debido al impacto que el virus está teniendo en países como Italia (105.792 casos), España (94.417), Alemania (67.051) o Francia (45.171). China produce casi la mitad de las mascarillas que se fabrican en todo el mundo, destinando el 70 % a la exportación.

La adquisición de material sanitario se está convirtiendo en una lucha diaria para los responsables de compras de las distintas autonomías, insatisfechos con los envíos que les realiza el Ministerio de Sanidad. El departamento que dirige Salvador Illa espera resolver en las próximas semanas los problemas de abastecimiento de las comunidades con la compra que cerró la pasada semana con varios proveedores chinos por 432 millones de euros, lo que permitirá disponer de 550 millones de mascarillas (quirúrgicas y de protección respiratoria), 5,5 millones de test rápidos, 11 millones de pares de guantes de nitrilo y 950 equipos de respiración asistida.

Proveedores aseguran que EEUU está comprando a 0,80 euros la mascarilla por la que comunidades autónomas están pagando hoy 0,45

Comunidades autónomas consultadas por este diario coinciden en que «no pueden estar a expensas» del material que les facilita Sanidad porque son «absolutamente insuficientes» para las necesidades que tienen. Ello les obliga a cerrar pedidos con diversos proveedores, después de que el Gobierno de Pedro Sánchez diera marcha atrás a su intento inicial de centralizar las compras.

«Si no hubiéramos comprado las cantidades que hemos adquirido y hubiéramos dependido exclusivamente del Ministerio hoy sería un desastre», dice una fuente. Sólo esta semana tienen previsto recibir diez veces más unidades de mascarillas que las que el Ejecutivo le ha enviado desde que se inició esta grave crisis sanitaria.

«Esto es una locura. Estamos haciendo pedidos como podemos, donde podemos y suministrando como podemos. Que luego el Ministerio nos manda algo, bienvenido sea. Pero no podemos estar a expensas», insiste. Ello les ha llevado no sólo a buscar no sólo en el exterior sino en el mercado interior, tratando de cerrar acuerdos con fabricantes reconvertidos de la propia comunidad.

Compra con garantías

El directivo se muestra sorprendido con la «tardanza» con la que Sanidad -a la que tienen que informar las comunidades semanalmente de sus existencias y necesidades- está suministrando material, lo que achaca al hecho de que las competencias estén transferidas desde hace décadas a los gobiernos regionales y el Ministerio carezca de equipos humanos acostumbrados a compras y a su tramitación administrativa.

«Hubiera facilitado mucho las cosas si el Gobierno de España habla con la Embajada en China, ésta llega a los fabricantes, compra directamente con todas las garantías, se lo trae en aviones militares y luego lo distribuye entre las comunidades», razona.

Junto al encarecimiento de la mercancía, la sobredemanda ha provocado que muchos fabricantes obliguen a sus clientes a pagar por anticipado para disponer del material, lo que ha requerido incluso una modificación normativa. Ello entraña un riesgo: se compra el material a ciegas, sin poder comprobar previamente si es válido.

Comentar ()