Hace unos días dos aviones repletos de material sanitario llegaron a Valencia para la Generalitat. Un gran logro en el mercado chino que la administración valenciana consiguió gracias a la intermediación del empresario chino Chen Wu Keping residente en la localidad de Onteniente. Es la otra cara de la moneda de las gestiones de la administración que ha tenido su lado negativo, esta semana, en la errática compra de los test del gobierno central.

Los chinos tienen ventajas y competencias que no tienen ni las administraciones, ni la mayoría de empresarios españoles: canales propios para comprar material sanitario. Y los reivindican para poder ayudar y traer más material al país. Lam Chuen Ping, de la Federación de Asociaciones de Chinos en España destaca a El Independiente el papel que los empresarios chinos pueden aportar en la crisis del coronavirus y reclama una política clara para el material que ellos están encargando, porque ellos están usando sus canales de compra de materiales y entienden que no interfieren en los canales de compra de las administraciones. “Habría que tener claro qué se puede traer, qué puede ir para donación y que hubiera otra parte para poder despacharla”, asegura. 

China se movió para sacar las mascarillas de donde fuera y se han puesto muchas fábricas a hacer mascarillas. En China se hacen cien millones de mascarillas al día

“El gobierno Chino asesora al gobierno de Pedro Sánchez a través de la embajada. Con el gobierno Chino todo puede ir más rápido. Las autonomías también compran por su lado y claro, eso hay que ser cauto porque con las prisas hay que estar bien asesorado. Nosotros estamos haciendo asesoramiento cuando nos lo piden, sobre todo en verificar las empresas, su localización y si es una empresa creíble o no. Estamos asesorando a comunidades autónomas, pero no podemos decir a cuáles. Con la verificación hay que ir rápido y para verificar necesitas personal en China”, explica Chuen Ping. 

Los empresarios reclaman que cada uno, a su nivel, puede aportar a solucionar la crisis. “Nosotros tenemos un equipo de supervisores porque conocemos el gobierno Chino y cuando hubo problemas en China se movió para sacar las mascarillas de donde fuera y se han puesto muchas fábricas a hacer mascarillas. En China se hacen cien millones de mascarillas al día”, asegura a El Independiente el presidente de una asociación catalana de empresarios de una región china que prefiere mantenerse en el anonimato. “No queremos follones”, asegura en un perfecto castellano. 

Representantes de la comunidad china en Asturias, a la entrada de las urgencias del hospital de Asturias HUCA en Oviedo, en donde donaron mas de 3.500 mascarillas a los sanitarios del hospital. EFE/Alberto Morante

“Las asociaciones hacemos de puente con China porque el problema es que los españoles no saben a quién compran, para eso estamos nosotros. A mi me han llamado de China para ofrecerme material al ver que en España se necesita. Los contactos en China son clave”, asegura este representante de la asociación. Los empresarios chinos además de poder ser fundamentales para traer material quieren poder acceder a sus canales de compra propios, porque consideran que China es un mercado muy grande y no van a interferir en la compra de material de las administraciones. Entienden que si los pequeños comercios chinos compran material van a sumar en la llegada de éste, no a restar. 

Mientras en el mercado haya mascarillas podemos comprar mascarillas. La mayoría de la gente no tiene mascarillas

“Muchos chinos lo que hacemos es comprar mascarillas y en las aduanas nos las están requisando. Si es porque se las llevan a los hospitales está bien, el problema es que así se pierde la voluntad de comprar. Cada vez España necesita más mascarillas si todo lo que viene lo requisan luego ya no van a traer más”, explica un empresario chino que también prefiere exponer los hechos sin dar su nombre. “El sistema de retener las mascarillas y no dejarnos comprar y vender no es correcto. Mientras en el mercado haya mascarillas podemos comprar mascarillas. La mayoría de la gente no tiene, los que van a la compra no tienen, no es que no quieran llevar, es que no tienen, no hay para comprar”, asegura. 

“El Gobierno solo no puede solucionar el tema de las mascarillas para los ciudadanos. Pero, por otro lado, no nos deja hacer negocio. Podemos seguir comprando mascarillas y dar al gobierno una parte y otras para vender”, pide este empresario.

Investigados tras donar mascarillas

“El martes pasado yo llevé nueve cajas de mascarillas a un hospital, dos días después la Guardia Civil vino a mi tienda buscando más. Hay voluntad para ayudar, no hacemos esto para que nos den las gracias, pero tampoco para que nos traten como gente mala”, explica este empresario residente en Cataluña. Su caso según el presidente de la asociación catalana no es el único, han sido varios los empresarios que han vivido la misma experiencia.

Lo que haceel Estado al requisar las mascarillas y no dejar vender es un sistema que no es correcto, es matar gallina para sacar huevos

“Hay muchos empresarios con ganas de hacer cosas, tengo muchos compatriotas ayudando, pero cuando viene el material de China se requisa y si luego llevas a hospital te van a ver si tienes más… Tengo muchos amigos que quieren comprar material para traer. Yo sé donde venden en china y hasta dónde comprar respiradores. Tengo amigos que me pueden enviar las cosas por correo. Yo sé dónde hay mucho material y de mejor calidad y precio que compra el gobierno. Todo certificado CE”, asegura sacando su vena comercial.

“En este momento no somos chinos, somos madrileños, catalanes y españoles. Estamos aquí en el mismo barco y queremos ayudar. Lo que hace el Estado al requisar las mascarillas y no dejar vender es un sistema que no es correcto, es matar gallina para sacar huevos”, asegura el empresario.