Política

La oposición consigue que el Gobierno vuelva a someterse al control del Congreso

Reunión de la Junta de Portavoces en el Congreso. EFE

El Congreso hará una sesión de control al Gobierno la semana próxima, previsiblemente el 15 o el 16 de abril, han informado a Efe fuentes parlamentarias. Éstas son las fechas sobre las que este martes debatió la Junta de Portavoces. En la reunión, el PP y Vox, pero también otros grupos como EH Bildu, han abogado por restaurar el control parlamentario al Gobierno, más allá de las sesiones con comparecencia del presidente, Pedro Sánchez, que se están produciendo.

El jefe del Ejecutivo acudió al pleno del Congreso los pasados 18 y 25 de marzo para comunicar la declaración del estado de alarma y para pedir una primera prórroga hasta el 11 de abril, respectivamente. El jueves que viene volverá al pleno para solicitar autorización para una segunda prórroga, hasta el 26.

De hecho, el PP había anunciado su intención de ir al Tribunal Constitucional ante el cierre de facto del Congreso, por entender que el Ejecutivo «habría excedido sus competencias y habría vulnerado los derechos de representación política de los diputados». Lo que no ha conseguido el PP, ha sido constituir una comisión específica sobre el Covid-19 que vaya más allá de las comparecencias del ministro de Sanidad, Salvador Illa, de los jueves, pero sí que comiencen a funcionar de nuevo las comisiones habituales de la Cámara Baja.

Los Grupos intentarán llegar a un acuerdo sobre la presencia física de diputados a la Cámara Baja

La portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, ha hablado de «victoria de la presión democrática» del Congreso. En todo caso, no ha conseguido que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparezca la próxima semana para explicar su último Consejo Europeo, aunque los populares han pedido la comparecencia de todos los ministros y del Defensor del Pueblo.

En cuanto a la presencia de diputados en la Cámara y habida cuenta de que el PP amagaba con llevar al pleno a la mitad de sus parlamentarios, cerca de 45, esta es una cuestión pendiente de conversación entre distintos Grupos «para llegar acuerdo» entre posiciones encontradas, hasta el punto de la que la portavoz socialista, Adriana Lastra, ha llegado a decir que se trataba de «un boicot al confinamiento». Álvarez de Toledo defiende los debates presenciales «y ese es el modelo que tenemos que preservar». Lo cierto es que ningún partido ha secundado esta propuesta.

La portavoz adjunta de Vox, Macarena Olona, también ha calificado los cambios de «victoria de la democracia» en un momento en que el Gobierno tiene «poderes extraordinarios» derivados del estado de alarma. Por otro lado, este partido propone que la presencia no pase del 10 por ciento de la representación de cada Grupo, para respetar las indicaciones de Sanidad y dar «ejemplo a la ciudadanía, que está confinada en sus domicilios».

En cambio, a Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, la actuación de PP y Vox le ha parecido «bochornosa» y ha acusado a ambos partidos de usar la pandemia en su beneficio propio. Tras rechazar las acusaciones de «amordazamiento» de la oposición, ha señalado que, de manera «razonable,» se ha acordado ir reanudando la actividad parlamentaria. También de UP acudirá al pleno un 10 por ciento de sus parlamentarios. Este Grupo ha apoyado la propuesta de EH-Bildu de una comisión de investigación sobre las actividades de Don Juan Carlos, pero no ha salido a adelante.

El próximo jueves irá finalmente al Congreso todos los reales decretos, no sólo el de prórroga sino también los dos económicos y el social. El que afecta al departamento de la ministra de Igualdad, Irene Montero, se deja para una semana más tarde por su positivo en coronavirus.

El Congreso donará 3 millones para luchar contra el Covid-19

Durante la reunión de la Mesa del Congreso, este martes, la presidenta, Meritxell Batet, ha propuesto levantar la suspensión de los plazos de los trámites parlamentarios que se acordó el pasado 19 de marzo, en consonancia con la suspensión de la actividad ante la emergencia sanitaria.

Ahí también se ha acordado destinar el remanente presupuestario del Congreso a la lucha contra el coronavirus. Vox ha sido el único Grupo que ha solicitado que a esta propuesta de Batet se sumara no abonar las dietas de abril de los diputados, lo que permitían los servicios jurídicos de la Cámara, pero, según la versión de Olona «nos hemos quedado solos».

Posteriormente, en la Junta de Portavoces los grupos han optado por ir paulatinamente recuperando las funciones atribuidas al Congreso, como la de control al Gobierno. Habrá, por tanto, una sesión plenaria el 15 el 16 de abril con preguntas orales de la oposición al presidente y a los ministros. Todo apunta a que las preguntas versarán sobre la gestión de la crisis del coronavirus.

Además, apuntan las fuentes, las mesas de las comisiones se irán reuniendo para progresivamente ir recuperando el calendario previsto y sus correspondientes programas de trabajo.

Comentar ()