Política

Torra denuncia la "irresponsabilidad y temeridad" de relajar el confinamiento

Los presidentes autonómicos se quejan a Sánchez porque el Gobierno no ha explicado el retorno al trabajo ni el reparto de mascarillas

Quim Torra durante el encuentro de Pedro Sánchez con presidentes autonómicos

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha denunciado hoy la «temeridad» que ha su jucio supone el levantamiento del confinamiento total decidido por el Gobierno, que permitirá que a partir del lunes o martes -en función de los festivos de cada comunidad- la industria y la construcción vuelvan al trabajo. El Gobierno mantiene el estado de alarma, el confinamiento domiciliaro y el cierre de todos los demás sectores no esenciales, básicamente comercio, hosteleria, ocio y educación. Pero los presidentes autonómicos ha expresado hoy sus quejas a Pedro Sánchez por el modo en que se han decidido estas medidas, sin consultas previas ni explicación a los ejecutivos regionales, según ha relatado Torra en una comparecencia posterior.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha exigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la necesidad de «compartir y gestionar la crisis» desde las «certezas» y ha considerado que «no es admisible» la «desorientación que provoca» el «método» de «no compartir decisiones».

Urkullu ha solicitado una «consideración urgente» sobre el formato y método de trabajo de estas reuniones «porque no es admisible la desorientación que provoca». Ha incidido en la necesidad de «ofrecer certezas al conjunto de la sociedad», lo que conlleva «compartir un método de trabajo mas horizontal y cooperativo basado en la comunicación fluida y anticipada a cualquier estrategia comunicativa».

También la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado el paquete de medidas del Gobierno. Ayuso no ha cuestionado sin embargo el fin del confinamiento total, sino las ayudas a los alquileres, que ha considerado «a todas luces insuficientes» durante la reunión telemática con el presidente Sánchez. La presidenta madrileña ha lamentado que el Estado sólo prevé una aportación financiera de 100 millones de euros para todas las comunidades, de los que a Madrid le corresponderían 15,9 millones.

Juanma Moreno reclama directrices claras sobre el recuento de fallecidos

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha reclamado por su parte al Gobierno que, como mando único en la crisis sanitaria por el coronavirus Covid-19, ofrezca directrices claras a las comunidades autónomas para el recuento de las víctimas mortales con el objetivo de poder ofrecer los mejores datos posibles y no perder credibilidad y confianza ante la población. Moreno ha urgido además al Gobierno a dar un nuevo impulso en el suministro de material necesario a las comunidades autónomas, ya que ha destacado que hasta ahora Andalucía ha conseguido «el 90% por medios propios», y ha advertido de que los 130.000 test rápidos enviados esta semana tienen un ámbito de aplicación «muy limitado»

Respecto al reparto de mascarillas anunciado por el Gobierno a partir de mañana, coincidiendo con el retorno al trabajo de parte de la población, Torra ha lamentado que «las mascarillas han llegado pero nadie tiene instrucciones de cómo repartirlas, es el caos de las mascarillas. Nosotros tenemos un día para organizarnos, pero muchas comunidades mañana se encontrarán con el caos de las mascarillas. Todos estamos a favor de las medidas para proteger a los ciudadanos, pero planifiquemos las cosas con rigor».

En este contexto, Torra ha anunciado la aprobación de «plan específico» de protección para los más de un millon de catalanes que según él se verán obligados a volver al trabajo este martes, aunque el presidente catalán asegura que conserva la esperanza de que Pedro Sánchez «rectifique». «Es lo más razonable» ha asegurado, prometiendo que si lo hace «saldré a felicitarlo».

«He pedido formalmente el mantenimiento del confinamiento total», ha explicado Torra, mientras Sánchez comparecía también ante la prensa. «Los expertos dicen que no podemos relajar el confinamiento, el riesgo de rebrote es enorme, enviar a las personas a trabajar es una irresponsabilidad y una temeridad» ha advertido. «Quien tome esta decisión debe ser consiciente de la responsabilidad que asume, estamos convencidos de que no se dan las condiciones para el retorno a la actividad».

Quejas de Ximo Puig y Francina Armengol

Torra ha asegurado que no ha sido el único en expresar estas dudas. «Otros presidentes autonómicos también piden prolongar el confinamiento total, como Madrid, Castilla León» ha asegurado, para añadir que el presidente valenciano, Ximo Puig, ha propuesto que todas las empresas que no puedan garantizar la protección de sus trabajadores «no podemos obligarlas a abrir». Respecto a Baleares, Francina Argmengol habría pedido mantener el cierre de puertos y aeropuertos, siempre según el relato del presidente de la Generalitat. «Todo el mundo ve que volvemos a la actividad y no estamos preparados para volver; un rebote sería una situación muy complicada para los hospitales».

El presidente catalán ha reconocido que el Govern no ha hecho ninguna prospección del coste que supondría para la industria catalana el mantenimiento del confinamiento total. «No soy un killer de la economía, sé perfectamente el sacrificio inmenso que esto está suponiendo para las empresas y trabajadores» ha argumentado. «Lo he experimentado, sé lo que significa vivir en el paro, pero lo importante es que hagamos las cosas con máximo sentido común y esto es lo que el Govern intenta hacer con sus competencias».

En este contexto, Torra ha insistido en que la decisión de levantar el confinamiento total ha generado división en el Gobierno, aunque ha reconocido que ningún miembro del Ejecutivo le ha trasladado personalmente esta división. «me hago eco de algunos tuits» ha lamentado que Sánchez se haya negado a darles los informes científicos que avalan su decisión, tal como le han reclamado tanto él como el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

Revilla y Vara, con Pedro Sánchez

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el cántabor Miguel Ángel Revilla, sin embargo, no se han mostrado tan críticos con el Gobierno. Revilla ha pedido un «tiempo muerto» para la «crítica feroz» y para «sacar tajada» política de la crisis generada por el Covid-19, de la que no podemos «salir solos», ha avisado. «Hay que arreglar primero» el problema sanitario, para consensuar después entre todos medidas, pues van a «venir tiempos muy duros».

Revilla ha reconocido que ha habido «mucha más discrepancia» que en las anteriores de las autonomías hacia el Estado, especialmente de aquellas en las que no gobierna el PSOE, en línea con el debate «bastante bronco» registrado esta semana en el Congreso de los Diputados en la sesión en la que se prorrogó el estado de alarma. Pero ha asegurado que no ha habido un «no rotundo» a Sánchez pero sí «matizaciones» especialmente de los presidentes del PP.

El dirigente socialista ha abogado este domingo por «intentar acabar este curso escolar con normalidad», para lo cual es necesario «que haya como mínimo mes y medio o dos meses más de clase, que las puede haber», tras lo que ha instado a la finalización de esta nueva prórroga del estado de alarma para tomar una decisión. A modo de ejemplo, ha explicado que hasta el gallego, Alberto Nuñéz Feijóo, que había venido manteniendo una posición «moderada», también «ha metido sus pullas».

Comentar ()