Política

La Generalitat descarta utilizar el hospital de campaña montado por la Guardia Civil

logo
La Generalitat descarta utilizar el hospital de campaña montado por la Guardia Civil

Hospital de campaña montado por la Guardia Civil en Sant Andreu de la Barca (Barcelona) GC

Resumen:

El hospital de campaña montado por el Ayuntamiento de San Andreu de la Barca gracias al apoyo de la Guardia Civil y Médicos sin Fronteras «está descartado, no es necesario». Así lo ha asegurado la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, al explicar la entrada en funcionamiento de los nuevos hospitales de campaña que la Generalitat ha concluido esta semana. Vergés ha asegurado que tanto el de la Fira, como el de Montjuic y el de Sabadell están listos para recibir pacientes, pero ha descartado rotundamente la puesta en marcha del de Sant Andreu, que ha originado un abierto conflicto con el Consistorio de este municipio.

«Hemos creado espacios muy anexos al hospital de Martorell» argumentaba este miércoles Vergés. Se refería a la creación de un espacio anexo en el Hospital Sagrat Cor de la misma localidad, dedicado a la salud mental. El Govern decidió habilitar allí camas supletorias para desahogar el colapso del hospital comarcal cuando la vecina localidad de Sant Andreu propuso la creación de un hospital de campaña en su pabellón deportivo. El de Sant Andreu quedó listo el 26 de marzo. Vergés no ha confirmado si el Sagrat Cor ya ha entrado en funcionamiento, aunque el hospital de Martorell ya ha derivado pacientes a un hotel medicalizado en la misma población.

Respecto a los hospitales de campaña sí aceptados por Salut, Vergés da por supuesto que el Hospital Clínico empezará ya la derivación de pacientes al pabellón adaptado en Montjuic, y asegura que los hospitales de campaña de la Fira, en Hospitalet de Llobregat, y Sabadell, «se pondrán en marcha cuando se necesiten, y no esperamos necesitar más». La consellera no ha aclarado si la puesta en marcha de estas instalaciones llega tarde, cuando España ya ha alcanzado el pico de contagios por Covid-19.

Baja la presión en las UCI

De hecho, la propia Vergés se ha permitido un primer atisbo de optimismo al anunciar que la ocupación de las UCI ha bajado por primera vez del 80% para coronavirus este miércoles, con 1.391 ingresados en las unidades de cuidados intensivos. La semana pasada, el 86% de las UCI catalanas -que han multiplicado por tres su número para atender a la emergencia sanitaria- estaba ocupada por enfermos de Covid-19.

«Bajamos por primera vez del 80% y debemos empezar a atender» a pacientes de otras patologías, señaló la consellera, que ha insistido en la necesidad de planificar bien el desconfinamiento, para mantener esta curva descendente y evitar el colapso de capacidad asistencial. Aun así, Vergés se reconoce «satisfecha de que el sistema sanitario haya podido aumentar su capacidad y la sociedad haya mantenido los contagios por debajo de ese limite que hemos puesto».

Por ello, Vergés asegura que prepararán el desconfinamiento y empezarán a programar esta diversificación de los medios asistenciales «con toda la prudencia» insistiendo en el temor a los «rebotes de contagios» que «podrían volver a comprometer» esa capacidad. «Es esencial, no podemos tensionar más el sistema, el 80% de la capacidad triplicada es muchísimo, es mucha tensión, tenemos que poder recuperar actividad asistencial».

Comentar ()