Política

Campo también ubica la crítica de Iglesias al Poder Judicial en la libertad de expresión

El ministro de Justicia afirma que "todos los miembros de este Gobierno" respetan la independencia judicial tras la polémica por la crítica del vicepresidente a la sentencia que condenó a la diputada de Podemos Isabel Serra a 19 meses de prisión

El Gobierno cierra filas con el vicepresidente segundo Pablo Iglesias frente al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Este miércoles, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha encuadrado la crítica de Iglesias a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que condenó a la diputada de Podemos, Isabel Serra, a 19 meses de prisión por delitos de atentado, lesiones leves y daños contra la Policía en el «derecho fundamental a la libertad de expresión que tenemos todos, también el vicepresidente y los miembros de su partido político». Campo contestó así a una pregunta de la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

«Los jueces siempre actúan bajo unas premisas muy claras: independencia, responsabilidad y sometimiento al imperio de la Ley. Le puedo asegurar que es la opinión de todos y cada uno de los miembros de este Gobierno que respetan y velan porque el ejercicio de la función judicial se realice bajo esas premisas», dijo Campo, juez de carrera, a la portavoz del PP.

Es el tercer miembro del Gobierno de coalición, y tercer juez, que respalda a Iglesias por su crítica al Poder Judicial. En los últimos días, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska y la ministra de Defensa, Margarita Robles, también encuadraron la manifestación de Iglesias en la libertad de expresión.

El enfrentamiento con el CGPJ

Tras conocer el fallo del TSJM que condenó a Serra, portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, por insultar y empujar a policías durante una manifestación contra un desahucio en 2014 en Madrid, Iglesias afirmó en su Twitter: «Me invade una enorme sensación de injusticia». Consideró que Serra fue condenada por «protestar contra un desahucio vergonzoso» mientras «mucha gente siente que corruptos muy poderosos quedan impunes gracias a sus privilegios y contactos». Las palabras del vicepresidente provocaron «profundo malestar» en el Consejo General del Poder Judicial, cuya Comisión Permanente emitió un comunicado contra lo que entendió como una injerencia entre poderes del Estado.

Distintas asociaciones judiciales también criticaron las palabras de Iglesias, que entendieron siembran desconfianza hacia la labor de los jueces entre los ciudadanos. Una treintena de juristas, en contrapunto, salieron en su defensa al entender que existe una «presión corporativa contra una opinión libre». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también se vio obligado a hablar del asunto en rueda de prensa y encuadró las palabras de su socio de Gobierno como secretario general de Unidas Podemos, no como miembro del Ejecutivo.

Esta semana, tras asumir el Partido Popular las críticas judiciales como un asunto político contra el Gobierno, los ministros apoyan en bloque al vicepresidente Iglesias.

Tensión entre Campo y Álvarez de Toledo

Así se ha percibido en el enfrentamiento dialéctico entre el ministro de Justicia y la portavoz del PP en la Sesión de Control al Gobierno de este miércoles. Álvarez de Toledo leyó los insultos proferidos por Serra a policías locales de Madrid recogidos en los hechos probados de la sentencia que la condenó. «Serra participó en la violencia. Por estos hechos fue condenada y no por frenar un desahucio. El vicepresidente miente y lo sabe. Miente para socavar el Poder Judicial al que llama corrupto porque él si tiene un plan, los socialistas sólo tienen cuatro fases, cuatro, y al señor Iglesias lo justifican y amparan. En el Gobierno hay cuatro jueces. Dígame, señor Campo, ¿por qué ampara las mentiras del señor Iglesias y sus ataques a la Justicia?», preguntó.

«Tengo la mejor opinión y consideración de los jueces de este país. Los jueces, y no siempre en las mejores condiciones, siempre actúan bajo unas premisas muy claras: independencia, responsabilidad y sometimiento al imperio de la Ley. Eso no tiene mucho sentido que se lo diga, soy juez desde hace 30 años y es mi opinión. Pero le puedo asegurar que es la opinión de todos y cada uno de los miembros de este Gobierno que respetan y velan porque el ejercicio de la función judicial se realice bajo esas premisas. Usted me pregunta por sus declaraciones. Están enmarcadas en un derecho fundamental: la libertad de expresión que la tenemos todos, también el vicepresidente y los miembros de su partido. No me gustaría tener que tirar de hemeroteca. Pero, ¿cuántas declaraciones de miembros de su partido señalando a jueces? Mire, este Gobierno cree tanto en la libertad de expresión que incluso con lo que está oyendo o se ha oído aquí esta mañana le tiende la mano para un pacto de reconstrucción nacional», contestó Campo.

Comentar ()