Política

Interior compró otros 20.000 test sin sello de la UE tres días después del primer pedido

El segundo encargo al Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción Doctores Ordas y Palomo se cerró el 30 de marzo y aún no ha salido de China la mercancía / El primer lote llegó a Madrid este lunes y lo está verificando el Instituto Carlos III

Fernando Grande-Marlaska, junto al ministro de Sanidad, en una comparecencia en La Moncloa.

Fernando Grande-Marlaska, junto al ministro de Sanidad, en una comparecencia en La Moncloa. EP

El Ministerio del Interior compró otros 20.000 test para el diagnóstico de la covid-19 no homologados aún por la Unión Europea tan sólo tres días después de cerrar el primer encargo, con lo que la remesa total asciende a 50.000 unidades. La mercancía que integra este segundo pedido no ha salido todavía de China.

Como ha informado El Independiente, el secretario de Estado de Seguridad (Rafael Pérez) firmó el pasado 27 de marzo el contrato por el que encargó a la empresa madrileña Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción Doctores Ordas y Palomo SL el suministro de un lote de 30.000 test a un precio unitario de 12 euros.

Después de varias semanas de retraso, la partida llegó el pasado lunes al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, donde permanece a la espera de que las pruebas de validación a las que está sometiendo al artículo los técnicos del Instituto de Salud Carlos III arrojen un resultado satisfactorio. En ese caso, la duda es si Interior empezará a utilizar el producto o esperará a que las autoridades sanitarias le otorguen el marcado CE.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Según ha podido conocer este diario, el número dos de Interior firmó un segundo contrato el pasado 30 de marzo con la misma empresa intermediaria, que tiene como administrador único al afamado ginecólogo madrileño Ignacio Palomo. En este caso, el encargo ascendía a 20.000 unidades del mismo test, que detecta tanto la enfermedad como si se ha desarrollado anticuerpos.

En ambos contratos, concretamente en el antecedente administrativo tercero, se detalla que este tipo de test contaba con un ensayo que se había publicado el 19 de febrero de 2020 pero que no disponía en ese momento de las acreditaciones FDA y CE. «Ambas se encuentran en trámite», especifican los documentos, reproducidos junto a estas líneas.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Tanto fuentes de Interior como de la adjudicataria han informado a este diario de que el pedido no ha llegado aún España, a pesar de que la fecha de embarque de la mercancía en China se había fijado para el 3 de abril. Ni el Ministerio ni el Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción Doctores Ordas y Palomo han podido precisar cuándo llegará la mercancía a Madrid.

El segundo encargo a la clínica ginecológica madrileña se formalizó el pasado 30 de marzo y la mercancía no ha salido todavía de China

En ambos casos, el precio unitario se fijó en 12 euros, lo que arroja un coste total de 600.000 euros (495.867,76 euros sin IVA). Interior ha informado de que no hará ningún desembolso hasta que el Instituto de Salud Carlos III valide el producto y determine que cumple con los estándares de calidad establecidos.

Sí ha tenido que anticipar una parte importante del coste del pedido la empresa contratista -intermediaria en la operación- para que el fabricante aceptara el encargo: los test los produce VivaChek Biotech (Hangzhou) Co. Ltd, filial china del grupo estadounidense VivaChek Laboratories Inc. En concreto, el contrato establece que el 70 % se pagaría «por adelantado» y la cantidad restante «contra documento de embarque».

El Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción Doctores Ordas y Palomo reconoce que, más de un mes después de firmar los contratos con Interior, el producto que han ofrecido a Interior sigue sin disponer del marcado CE, si bien esperan que las autoridades sanitarias concedan «pronto» esta homologación. Las fuentes dijeron que se han basado para la importación de este producto en «estudios internacionales que avalan este tipo de test» y prueba de ello -destacan- es que esta prueba diagnóstica «ya ha sido admitida en Australia, Singapur, Reino Unido, Arabia Saudí y Holanda».

«Test líder en el mercado»

El marcado CE es un requisito obligatorio que han de cumplir los productos fabricados en cualquier punto del mundo para poder comercializarse en los países que integran la Unión Europea. Este sello es la garantía de que el artículo cumple los parámetros de seguridad, sanidad y protección medioambiental que imponen las autoridades comunitarias.

«Es un test líder en el mercado porque te dice si tienes la enfermedad y si has desarrollado anticuerpos. Es muy potente. Que no tenga aún el marcado CE no quiere decir que no sea válido. La covid-19 es una enfermedad de hace tres meses y no ha dado tiempo a que todos se hayan homologado», justifican desde el Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción Doctores Ordas y Palomo. Con todo, las fuentes aseguran que el producto ya está acreditado por la norma ISO 13485, la que verifica la gestión de calidad exigible a los dispositivos sanitarios.

De resultar exitosas las pruebas, el Ministerio del Interior dispondrá de 50.000 test para detectar la enfermedad de forma temprana en policías nacionales, guardias civiles y personal de Instituciones Penitenciarias, colectivos que suman unos 170.000 funcionarios.

Cuando compareció en la comisión de Interior del Congreso el pasado 23 de abril, el ministro Fernando Grande-Marlaska cifró en 5.000 el número de pruebas diagnósticas que se habían realizado hasta ese momento entre el personal que depende de su ministerio. Esa misma jornada anunció que, «en los próximos días», se ampliarían a 30.000. 

Cadena de transmisión

La realización de test masivos es una de las reivindicaciones que vienen planteando desde hace semanas los sindicatos representativos de la Policía Nacional y las asociaciones profesionales de la Guardia Civil, debido al riesgo de contagio al que están expuestos los agentes y la necesidad de aislar a los posibles asintomáticos para que no se conviertan de forma indeseada en eslabones de la cadena de transmisión.

De acuerdo con las últimas cifras, en el Cuerpo Nacional existen 581 funcionarios infectados y 705 se encuentran en aislamiento al presentar síntomas compatibles con la covid-19 o haber estado en contacto con positivos. En la Guardia Civil hay más contagiados (832) pero menos agentes en cuarentena (640).

Te puede interesar

Comentar ()