Internacional | Política

Quiénes son los Fernando Simón más mediáticos del mundo

Los epidemiólogos-en-jefe son expertos con amplios conocimientos científicos, y destacan por sus dotes comunicativas

Imagen: Carmen Vivas

Son los epidemiólogos-en-jefe. Saben sobre virus y también son buenos comunicadores. La crisis global motivada por la pandemia del coronavirus precisa de expertos, especialistas en ciencia, que estén en primera fila. Exponen a diario cuál es la evolución de la enfermedad. Su conocimiento del tema suele tranquilizar a la población.

Como los comandantes en jefe en una guerra, son ellos quienes presentan a los ciudadanos los resultados: cuántos son los contagios, los nuevos casos, y los fallecidos. Asesoran a los gobiernos, pero también se han convertido en sus mejores maestros de ceremonias.

Los españoles se han acostumbrado a escuchar o ver cada mediodía a Fernando Simón, médico epidemiólogo al frente del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. Ya gestionó la crisis del Ébola en 2014, entonces con el gobierno de Mariano Rajoy al frente. Recurrieron a Fernando Simón, tras varios errores de bulto de la ministra de Sanidad, Ana Mato.

Tiene una amplia formación en epidemiología y ha trabajado en África. Ha sufrido el coronavirus y salvo un día siguió dando cuenta del balance diario desde su domicilio. Al igual que hizo la primera ministra noruega, Erna Solberg, junto al ministro de Ciencia, Pedro Duque, participó en una rueda de prensa con adolescentes.

Veremos quiénes son los otros Fernando Simón en el mundo que afronta esta epidemia que ha paralizado la actividad y ha transformado la vida de todo el planeta.

Anthony Fauci, el Brad Pitt de los epidemiólogos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, conocido por sus dificultades para lidiar con los conocimientos científicos, y con los datos en general, cuenta con un asesor de lujo, uno de los más reconocidos epidemiólogos del mundo, el doctor Anthony Fauci, que se ha convertido en un icono pop. La próxima Nochebuena cumplirá 80 años.

Es uno de los grandes expertos mundiales en SIDA, la enfermedad más temida en los años finales del siglo XX en Occidente.

Hay camisetas, calcetines y hasta donuts con su nombre. En Facebook tiene un club de fans con 79.000 seguidores. Fauci también ha recibido amenazas de muerte. Con gran sencillez, cuando han preguntado al doctor Fauci cómo llevaba recibir esos mensajes intimidatorios, respondía que lo asumía como parte de su trabajo.

Incluso hay una petición en change.org en la que se piden firmas para declarar al doctor Fauci como «el hombre más sexy del mundo» en la revistas People en la estela de David Beckham, Dwayne Johnson o Idris Elba. «Expone las verdades al poder, una fuerza que pocos tienen. Su rostro amable y su manera de hablar trae calma en medio de la tormenta. Para los amantes de los sabios y muchos otros, es definitivamente el hombre más sexy del mundo», dice la petición, que llevan más de 25.000 firmas.

Recientemente le preguntaron a Fauci quién le gustaría que le imitara en Saturday Night Live. El epidemiólogo contestó primero que no tenía ni idea, y después le pareció bien que fuera el actor Brad Pitt. Días después, el protagonista de El curioso caso de Benjamin Button hizo una imitación de Fauci en el programa.

Terminó Brad Pitt agradeciendo a Fauci su excelente trabajo: «Al auténtico doctor Fauci, gracias por su calma, su claridad, en estos tiempos difíciles, y gracias a todos los trabajadores sanitarios que luchan en primera línea».

Anders Tegnell, el adalid de la vía sueca

Es el estratega de la vía alternativa al confinamiento. Anders Tegnell (Uppsala, 1956) ha cautivado a los suecos, a pesar de que el éxito de esta vía excepcional en Europa aún está por comprobar.

Tegnell se ha convertido en una estrella mediática y ha ayudado a que el gobierno tenga un apoyo de un 70%. Partió con un 43% de respaldo al inicio de la crisis. Incluso le han dedicado una canción de rap.

En una entrevista en el Daily Show de Trevor Noah, Anders Tegnell, explicaba cómo en Suecia han reaccionado como suelen hacerlo cuando hay una crisis de salud pública. «Hemos dicho a la gente que asuman su responsabilidad y hagan lo que les parezca mejor para no contagiar a otras personas», decía Tegnell.

Añadía: «Históricamente nos ha funcionado bien». Es decir, es la fórmula que mejor encaja con la sociedad sueca, muy consciente de su responsabilidad colectiva, y nada amiga de que el Estado se entrometa en su vida privada.

En Suecia no se han cerrado las guarderías ni las escuelas, por ejemplo. Tampoco los comercios ni los restaurantes, aunque no puede tomarse en la barra. Las grandes concentraciones de gente no se permiten. Hay libertad de movimiento en Suecia. Tienen más limitadas sus salidas los mayores, los más vulnerables.

Con modestia, Anders Tegnell señala que aún es pronto para saber si esa vía ha funcionado. Los resultados son peores en Suecia que en los países nórdicos vecinos, pero dista mucho de las dramáticas cifras del Reino Unido, Italia o España. Y el daño económico está siendo mucho menor que en cualquier otro país de Europa occidental.

La mejor ‘cazadora de virus’ del mundo

La doctora Jung Eun-kyeong (Gwangju, 1965) se ha convertido en una heroína nacional en Corea del Sur, uno de los países que mejor está plantando cara al Covid-19.

Uno de los hallazgos que permitieron a Corea del Sur acometer la lucha contra el coronavirus con resolución fue descubrir que una de las primeras infectadas había acudido a dos servicios religiosos de una secta ocultista llamada Shincheonji, que puede traducirse como «nuevo cielo y nueva tierra».

Fue la doctora Jung Eun-kyeong quien llegó a un acuerdo con la secta para que desvelaran el nombre de 212.000 de sus miembros. La jefa del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (KCDC) acometió una tarea titánica: se hicieron test a 320.000 personas y en dos semanas lograron reducir la mortalidad diaria de 900 a menos de 100. Esto fue en la primera quincena de marzo.

Jung-Corea del Sur
La doctora Jung Eung-kyeong, en una de sus alocuciones. TBS/KOREA

Jung, en origen médico de un pequeño pueblo, estuvo implicada en la respuesta a la epidemia de otro corona virus, el MERS, en 2015. Murieron 38 personas en Corea del Sur. Sus informes diarios en televisión han despertado el interés de los surcoreano. Explica a la gente qué pasa y no promete lo imposible. Es su mejor táctica.

Uno de sus antecesores, el doctor Jung Ki-suck, aseguraba a Bloomberg que nadie sería capaz de hacer el trabajo mejor que la actual epidemióloga-en-jefe. «No solo precisas conocimiento. También experiencia en epidemias similares. Sabe lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer».

El doctor ‘podcast’ alemán

Alemania cuenta con una canciller científica. Eso marca una gran diferencia en tiempos de coronavirus. En general, su estilo de gobernar es distinto en cierta medida por su manera de mirar los problemas. Los disecciona. Y no se cansa hasta que no encuentra la solución.

Además, Angela Merkel, doctora en física química, es capaz de explicar cualquier concepto científico con naturalidad. Lo hizo recientemente al exponer la delgada línea que existe controlar la situación y evitar el colapso hospitalario y no hacerlo.

Si la tasa de contagio es menor a 1, es decir, una persona contagia a menos de otra, la situación es asumible, hay camas suficientes para los más graves. Pero si se eleva la tasa a 1,1, o dos décimas más, el riesgo aumenta exponencialmente.

Pero la canciller, que enfila su penúltimo año de mandato con un índice de popularidad de un 70%, no está sola. Cuenta con la inestimable ayuda del doctor Christian Drosten, (Lingen, 1972) cuyos podcast en la NDR se han hecho muy populares en Alemania.

Drosten, virólogo en la Charité de Berlín, fue uno de los epidemiólogos que identificó el virus del SARS de 2003. Explica que la canciller no solo entiende lo que pasa, sino que transmite seguridad a los alemanes.

En una entrevista en The Guardian, Dorsten explicaba cómo en Alemania se da la llamada paradoja de la prevención. Los datos en Alemania son buenos, pero es muy frágil ese avance. Como los alemanes ven que los hospitales no están colapsados, y la situación no es como la española o la italiana, no entienden que la desescalada vaya lenta.

«Para muchos alemanes soy el demonio que hunde la economía. Recibo amenazas de muerte. Pero me inquietan más los mensajes de quienes me cuentan que tienen hijos y les preocupa el futuro. Son estos mensajes los que no me dejan dormir por la noche», concluye.

Theresa Tam, la mano derecha de Trudeau

Nacida en Hong Kong hace 55 años y educada en Reino Unido, Theresa Tam está al frente de la Oficina de Sanidad Pública desde junio de 2017. Es pediatra especilizada en enfermedades infecciosas.

Coautora de un informe basado en las lecciones del SARS con vistas a otras pandemias, de 2006, Theresa Tam fue de los que tardaron en hacer saltar las alarmas por el coronavirus de Wuhan.

Secundó la política de la OMS, que el 23 de enero de 2020 se contuvo a la hora de declarar la alarma. Lo hizo una semana después. Hasta el 11 de marzo no se declaró que que el Covid-19 ya se podía calificar de pandemia.

Theresa Tam, que después corrigió el rumbo, recurre a sus redes sociales para trasladar los mensajes básicos sobre prevención. En uno de sus tuits, canta su canción favorita y la recomienda para que los padres la enseñen a los niños a la hora de lavarse las manos.

Tam cuenta con un gran apoyo en el primer ministro, Justin Trudeau, con gran capacidad comunicativa. Justin Trudeau anunció desde su cuenta de Twitter que su esposa padecía coronavirus y por esa razón guardaría cuarentena preventiva. Despachó los asuntos de gobierno desde su despacho en su domicilio. Trudeau suele mostrar su casa en sus mensajes, incluso su cocina.

Después de esa etapa inicial, una vez admitido el grave riesgo de la pandemia, el primer ministro reconoció que el mundo viviera en una «nueva realidad» hasta que hubiera una vacuna.

Carla Vizzotti, la optimista pragmática

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, de 47 años, es médica, hija de médico, con formación en enfermedades infecciosas. Estudió en la Universidad del Salvador y se especializó en la Universidad de Buenos Aires, y en enfermedades infecciosas. Es presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología.

Se presenta en su cuenta de Twitter como «optimista por naturaleza». Pero esta misión le obliga a ser también pragmática.

Es Carla Vizzotti la portavoz del gobierno de Alberto Fernández en esta pandemia. El presidente Fernández es uno de los que más respaldado está resultando tras esta gestión.

En su reporte diario, Vizzotti es muy clara y trata de no despertar falsas esperanzas. «Si pensamos que tal día se levanta la cuarentena, no va a funcionar. Mañana no será como ayer», remarcaba recientemente en Radio Continental.

Fue muy comentada la invitación que hizo al infectólogo José Barletta para que hiciera recomendaciones sobre cómo evitar la propagación del virus a través de la vía sexual. «Hablaremos de sexo seguro en tiempos de Covid», dijo Vizzotti, en su introducción. Barletta recomendó las videollamadas, el sexo virtual y el sexting, y evitar el sexo con personas con las que no se convive.

Vizzotti comparaba en La Nación la estrategia para vencer la pandemia con una partida de ajedrez. «Uno tiene que anticipar cuál será el próximo movimiento de la pandemia», decía. «Hay verdades que eran absolutas hace tres meses que ya no lo son… Hay preguntas que todavía no tienen respuesta».

Lo suscribirán todos los epidemióligos-en-jefe del planeta.

Comentar ()