Política

Casado vuela todos los puentes con Sánchez: "Hasta aquí hemos llegado"

El presidente del Gobierno ha instado a Casado a "sumar" y a "arrimar el hombro" en la crisis, pero el jefe de la oposición ha recordado que no habrá negociación posible, ni sobre la quinta prórroga del estado de alarma ni sobre los Presupuestos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su turno de intervención en la sesión de control. EFE

«Hasta aquí hemos llegado. No le volveremos a apoyar para arruinar España». Pablo Casado ha evidenciado este miércoles su ruptura con Sánchez. De aquí en adelante, para el PP no hay negociación posible con el Ejecutivo, ni sobre la quinta prórroga del estado de alarma ni para aprobar los Presupuestos.

Si el presidente del Gobierno ha vuelto a hacer un llamamiento a la unidad para «salvar vidas», el jefe de la oposición ha respondido que no le tendrá al lado, sino enfrente. Casado ha presentado ante Sánchez el plan de choque que desgranó ayer al PP en Génova para sacar a España de la crisis social y económica que ha causado el virus con la exposición de algunas de sus propuestas, como que las mascarillas sean obligatorias, extender el cobro de las ayudas de los ERTE hasta diciembre o impultar el denominado Pacto Cajal por la Sanidad. «Nosotros presentamos ese plan B que usted no encuentra», continuaba Casado, al tiempo que le instaba a «sustituir de una vez el estado de alarma por la legislación vigente».

«¿Va a pedir el rescate a Europa?», cuestionaba Casado, que sacaba la artillería pesada aludiendo a los 15.000 millones de euros en recortes «al estado de bienestar» de José Luis Rodríguez Zapatero, de los que se cumple una década, acusando al PSOE de querer «volver a la vieja normalidad socialista» para «volver a arruinar España». «Ahora piden otro plan Marshall, pero Europa lo pidió para contener al comunismo, no para patrocinarlo», seguía Casado en su turno de réplica, en un tono cada vez más duro con el Ejecutivo.

Pero no ha habido respuesta de parte de Sánchez, quien ha eludido aclarar si va a pedir un rescate al fondo europeo. El presidente del Gobierno se ha negado a «entrar» en argumentos de «cartón piedra», y ha pedido a Casado que «abandone la confrontación, que sume, y que arrime el hombro» en la crisis.

A diferencia de anteriores sesiones en que la iniciativa ha venido a cuenta del PP, este miércoles la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha instado a sus señorías a guardar un minuto de silencio por los fallecidos durante la pandemia antes del comienzo de la sesión.

El Gobierno se enfrenta este miércoles a una nueva sesión de control cuando resta apenas una semana para que tenga que volver a pedir la confianza de la Cámara para secundar una nueva prórroga del estado de alarma. Moncloa ha comenzado a tantear con los partidos la posibilidad de ampliarla a un mes, hasta llegar al menos en algunas comunidades autónomas a la ‘nueva normalidad’.

El PP ya avanzó ayer que no secundaría más prórrogas, y el papel clave vuelve a recaer en Ciudadanos y en el PNV. La relación con los naranjas se ha visto enturbiada en las últimas horas, después de que Moncloa faltase a una de las condiciones pactadas con Arrimadas, la de la transparencia e interlocución con el Gobierno. Los naranjas confirmaban ayer que a ellos no se les había informado de las intenciones del Ejecutivo de ampliar la prórroga 30 días y no 15 como se venía haciendo, y deslizaban que no darían su apoyo si no había «negociación» y «diálogo».

Este pleno se ha celebrado además con la mitad de España en la fase 1 y con la pugna por parte de los territorios de algunas autonomías que lamentan que el Ejecutivo se haya guiado por «intereses partidistas» para descartar el cambio de fase en según qué regiones.

Comentar ()