Política

El comisario García Castaño pide "igualdad de armas" con la Fiscalía en el caso Villarejo

El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional recurre su auto de procesamiento y reprocha al instructor de la Audiencia Nacional que cierre la investigación sin practicar las diligencias que solicitó

El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía Enrique García Castaño.

El ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía Enrique García Castaño, llegando a la Audiencia Nacional con su abogado. EFE

El comisario de la Policía Nacional jubilado y recién procesado junto a José Manuel Villarejo por la Audiencia Nacional, Enrique García Castaño, ha recurrido el fin de la investigación de la primera pieza del caso Tándem lista para juicio, denominada Iron.

En un duro escrito dirigido al instructor Manuel García-Castellón, el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía denuncia que éste «ha dejado la instrucción en manos de la Fiscalía Anticorrupción» con «discriminación del investigado en detrimento de las tesis de la acusación pública».

El investigado por los presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias, descubrimiento y revelación de secretos y falsedad en documento mercantil reprocha al juez que haya copiado el informe presentado por los fiscales para concluir la instrucción sin practicar las diligencias procesales que solicitó: «El auto de 7 de mayo acordado por este órgano judicial repite, literalmente, y en términos absolutamente idénticos, los hechos, subsunciones y fundamentaciones plasmadas por el Ministerio Público en su solicitud. Y no hacemos referencia a que el órgano judicial siga una misma línea argumental o discursiva, verbalizando en sus propios términos, sino que encontramos una reproducción mimética, calcada y gemela del escrito presentado por el Ministerio Público», se puede leer en el recurso de reforma.

«Esto, ya de por sí, debería invalidar la propia resolución judicial, porque viene a establecer que, durante la fase de instrucción, no se han tenido en cuenta ninguno de los postulados de la defensa, que han sido respetuosos y fundamentados. La contradicción, a la vista de este auto, es una mera entelequia en este procedimiento. Este auto reflejaría que el órgano judicial, que debería dirigir la instrucción, se habría desentendido de la misma, dejando el impulso, control y equilibrio procesal que le competen en manos de la parte acusadora», denuncia la defensa de García Castaño.

Pruebas solicitadas y no practicadas

El comisario recuerda distintas pruebas solicitadas por su defensa a las que el juzgado no ha dado transcurso y con las que trata de contrarrestar la tesis acusatoria. Con ellas, García Castaño busca demostrar que no fue él, sino subordinados suyos como el inspector de la Comisaría General de Información, Constancio Riaño, quienes facilitaron datos confidenciales de las bases de datos policiales a la red de Villarejo para sus trabajos de espionaje privados en la empresa Cenyt.

En la pieza Iron del caso Tándem, con 14 procesados, se ha investigado el trabajo de espionaje de la empresa de Villarejo para un despacho de abogados, Herrero & Asociados, que quería indagar los pasos de varios de sus miembros escindidos en otro bufete, Balder IP Law, y convertidos en competencia del primero. El comisario jubilado y ahora en prisión preventiva les habría ofrecido datos confidenciales de estas personas que les ayudarían a iniciar acciones legales contra ellos y «destruir su reputación». Para ello, sostienen Anticorrupción y el instructor, se habrían valido de colaboradores, funcionarios policiales, a los que que Villarejo habría dado «dádivas y regalos que ya vendrían repercutidas en el precio del servicio pactado entre HERRERO&ASOCIADOS S.L. y CENYT dado su eminente carácter ilícito».

Entre estos funcionarios policiales, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 incluye a Enrique García Castaño, «al Inspector Jefe de la Sección de Relaciones Institucionales de la UCAO Constancio Riaño, al Subinspector de la UCAO Javier Fernandez, al funcionario de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria Antonio Chaparro, y otros colaboradores de CENYT en la Tesorería General de la Seguridad Social y en entidades financieras no suficientemente identificados».

García Castaño ha solicitado diligencias «pertinentes y fundamentales para la investigación» que el juez no acordó tramitar. Entre ellas, librar un oficio a una compañía telefónica para que remitiera el tráfico de llamadas entre el comisario Riaño y el inspector Antonio Bonilla, colaborador de Villarejo también investigado. También solicitar al Servicio Informático del Cuerpo Nacional de Policía los correos que se intercambiaran estas dos personas.

El propio Riaño, también procesado, reconoció durante su declaración en sede judicial que habría remitido información a Villarejo, así como a otros policías en segunda actividad o retirados de manera irregular, como el caso del inspector Antonio González Pacheco, conocido como ‘Billy el Niño’ y fallecido la pasada semana.

«Colabora con la Justicia, no es de recibo»

Por la falta de estas diligencias, García Castaño afirma que no es verdad que la instrucción haya concluido y afea al juez que la haya cerrado con los plazos procesales paralizados por la pandemia del coronavirus y en un momento en que los juzgados sólo tramitan asuntos de urgencia.

«Es por lo tanto inexplicable en términos jurídicos que el Ministerio Público solicite que se adopte una decisión de tamaña envergadura, como igualmente sorpresivo es que el órgano judicial de instrucción la adopte sólo dos días después. No existe ninguna circunstancia que legitime la adopción de estas decisiones urgentes en medio de un estado de alarma en el que todos los operadores jurídicos están en sus domicilios confinados, la actividad judicial paralizada, y en definitiva, inmersos en un contexto que exigiría actuar con mayor prudencia», afirma su defensa en el recurso de reforma.

Igualmente, los abogados del comisario recuerdan su colaboración «desde el inicio» con la Justicia: «Nuestro patrocinado está colaborando con la Administración de Justicia, desde el inicio, y no es de recibo que se vea sometido a esta presión de una de las partes y que no se le permita ejercer su defensa, en forma debida, sin dar siquiera una mínima respuesta a todo un conjunto de diligencias planteadas que jamás han sido respondidas. Y ello siendo llamativo que no exista ni una sola denegación de diligencias de las propuestas por la Fiscalía, mientras son reiterados los rechazos u olvidos en tramitar respecto de las diligencias pedidas por esta representación», denuncian.

Te puede interesar

Comentar ()